Así es el lenguaje que comparten perros y caballos mediante el juego

La respuesta facial cuando estas especies de animales juegan es muy similar. Existe por tanto una comunicación particular a través de un lenguaje que tienen en común perros y caballos cuando se entretienen a través de los juegos.

Como montar a caballo junto a un perro.

Cuando dos perros se divierten o se disponen a iniciar un juego entre ellos o incluso con algún humano, emplean un lenguaje característico que suele consistir en persecuciones, peleas sin objetivo dañino y movimientos que imitan a los que realiza su compañero. Se trata de una forma de comunicación que llevan a cabo de forma similar los caballos, según diferentes estudios e investigaciones que han querido profundizar en el tema. Sus conclusiones afirman también que si juegan entre ellos, el comportamiento de ambas especies es prácticamente el mismo, traduciéndose en gestos que se imitan de manera sincrónica.

De hecho, esto último es lo que más ha sorprendido al parecer a los investigadores, puesto que es destacable que dos especies diferentes lleguen a imitar sus gestos y expresiones faciales, que si bien recuerdan en National Geographic que se da en primates, perros domésticos, suricatos y osos malayos, hasta ahora no se había comprobado que se produjera entre compañeros de juego de dos especies diferentes.

La imitación de gestos y expresiones faciales

Tras siglos de domesticación de ambas especies, perros y caballos coexisten con total normalidad y sin ningún tipo de problema en la actualidad, pero estos estudios recuerdan que desde el punto de vista evolutivo, en su origen fueron depredadores y presas, por lo que es si cabe más sorprendente que ambas compartan un lenguaje común en lo que respecta al juego y a la diversión.

https://www.youtube.com/watch?v=0q7hlkGUmcQ

El estudio elaborado por investigadores italianos Behavioural Processes (Procesos de comportamiento) apoya con estas conclusiones que la idea del juego es universal, y que el comportamiento a través del mismo puede darse en un gran abanico de criaturas que sin duda habrían evolucionado. Esto argumenta que a pesar de las grandes diferencias en sus orígenes, el lenguaje tiene aspectos en común y similares a través del juego.

Lo que es desconocido para estos expertos todavía es el fin que tienen estos animales para el que utilizan el juego, puesto que los jóvenes podrían llevarlo a cabo para mejorar sus habilidades de caza y otras sociales, mientras que los adultos, al igual que muchos humanos, simplemente se propondrían obtener mayor confort y relajación a través del mismo.

La coautora del estudio, Elisabetta Palagi, experta en conducta animal de la Universidad Pisa (Italia), comenzó a profundizar en su investigación científica tras descubrir a través de un vídeo la sincronización entre un perro y un caballo que jugaban juntos. Junto a sus alumnos, Palagi consultó más vídeos de perros y caballos como protagonistas actuando con total libertad de movimiento y sin que ningún humano le indicara.

perro juega con un caballo

Comprobaron que estas sesiones de juego duraban unos 30 segundos, y se centraron sobre todo en la imitación facial entre ambas especies, concluyendo que esta dependía del grado de tolerancia, afiliación y familiaridad entre los que llevaran a cabo el juego. Los científicos también hicieron hincapié a la hora de elaborar el estudio en lo variable de los comportamientos de juego que mostraba cada animal y en las señales de imitación facial.

La influencia de la domesticación y del proceso evolutivo

Según los resultados, todas las sesiones estudiadas comenzaban con el perro o el caballo iniciando el juego y su compañero simplemente seguía su ritmo. Una vez que ambos dejaban de jugar o uno de los dos interrumpía el juego, la sesión se daba por finalizada. Tras completar el estudio, se calculó que las sesiones tuvieron una duración de 79 segundos. Comportamientos como el de intentar morder al compañero eran imitados por el otro, aunque no llegaban a hacerlo. Sí que ejecutaban saltos, persecuciones o empujones, jugaban con algún objeto o intentaban imitar la postura del otro, colocándose boca arriba o sacudiendo la cabeza, posiciones que automáticamente les situaba en una situación de discapacidad.

El despliegue de la boca abierta relajada fue el comportamiento en el que más se fijaron los científicos, al ser esta una señal de intimidación. Hasta 12 perros y 10 caballos llegaron a emplear esta posición. Además, tras completar el análisis de los 20 vídeos, se registraron las variedades de comportamientos entre ambas especies, y concluyeron que no presentaban diferencias marcadas en sus estilos de juego, lo que sugiere, según Palagi, que “tienen algunas tácticas compartidas que posibilitan el juego social entre especies diferentes“.

lenguaje de juego entre perro y caballo

Si bien no se aclara cuándo habría empezado esta complejidad entre ambas especies, sí se reconoce el factor fundamental de este lenguaje común creado a través del juego para que se haya creado un lazo entre ellos, como así especificó la ecóloga del comportamiento de la Universidad de Michigan Barbara Smuts: “La investigación demuestra cómo dos animales de aspectos y comportamientos tan diferentes pueden conseguir negociar el juego de forma que sea cómodo para ambos“.

Precisamente, Smuts revela que sorprende más esta revelación siendo los animales perros y caballos, dada su gran diferencia de tamaño que sitúa al perro vulnerable ante las proporciones equina, y temiendo este último al perro dada su similitud con los lobos.

La conclusión es que, si bien perros y caballos han llevado a cabo caminos evolutivos diferentes, la domesticación ha propiciado, según estos expertos, que reconozcan las expresiones faciales tanto de sus semejantes como de los humanos que les rodean. Factores que podrían ayudarlos incluso a establecer sintonía con las emociones de otras especies, según afirma el equipo de Palagi. Aún así, se reconoce que este lenguaje continúa siendo un misterio, puesto que esto podría hacer indicar que dejaran de lado sus instintos en un futuro y divertirse juntos gracias al juego.

Si te ha interesado este artículo, no te pierdas la historia de Dally y Spanky, el perro y el pony que se hicieron amigos inseparables.

seguro veterinario para perro
Perfil del autor
 | Web

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Jesús Rengel Ortiz

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *