Pastores belgas y Bloodhound, perros contra la caza furtiva

Los cazadores furtivos están diezmando las poblaciones africanas de paquidermos y rinocerontes. Para evitarlo en los parques nacionales de Kenia, Sudáfrica, Tanzania, Ruanda o Congo la «guardería» ha sido reforzada con perros capaces de descubrir el menor rastro y de seguirlo durante decenas de kilómetros.

La caza furtiva es uno de los mayores problemas que sufren los parques naturales africanos y cada año son millones los animales cazados irregularmente por su carne o por sus cuernos y colmillos. Se calcula que los furtivos matan a diario en África un centenar de elefantes -y al menos tres rinocerontes-, una circunstancia que en términos anuales supone la escalofriante cifra de 35.000 paquidermos y que ha provocado que la población de elefantes africanos se haya reducido a una tercera parte.

Luchar contra los cazadores furtivos no es fácil, puesto que el alto valor que alcanzan los colmillos y cuernos en China y otros mercados asiáticos permite que cada cazador pueda recibir hasta 10.000 dólares por captura, una cifra que atrae a grupos de exmilitares fuertemente armados y que no dudan en enfrentarse con armamento de guerra a los guardas encargados de evitar su presencia en las zonas bajo su control.

En los últimos tiempos las brigadas antifurtivos que operan en los parques naturales de distintos países (Kenia, Congo, Ruanda, Sudáfrica, Mozambique, Tanzania, Zimbabue, etc) han sido reforzadas con la presencia de perros rastreadores capaces de advertir a distancia cualquier rastro  y de seguirlo durante decenas de kilómetros. En Kenia, por ejemplo, los furtivos que atraviesan la frontera desde Somalia tienen que vérselas ahora con los Bloodhound, animales famosos a nivel mundial por su fino olfato.

Otro de los ejemplos es Sudáfrica donde los perros utilizados en el conocido Parque Kruger son entrenados incluso como paracaidistas, porque en muchas ocasiones las distancias a vigilar son tan extensas que obligan a la utilización de medio aéreos. En este caso se utilizan Pastores Belgas Malinois, una raza empleada habitualmente en la detección de explosivos y drogas.

En otro país con un gran número de espacios naturales vigilados, Tanzania, han comenzado a trabajar los pastores belgas de Animals Saving Animals (ASA), que previamente a su presencia en África son entrenados en Reino Unido por Daryll Pleasants, un exoficial del ejército británico que estuvo ocho años entrenando perros con fines militares.

Los ejemplares que ASA tiene en Tanzania, y ahora también en Ruanda y Congo, son auténticos «soldados de infantería» puesto que su método de entrenamiento es muy similar. Antes de su llegada a África y de su despliegue sobre el terreno una vez superado el obligado tiempo de adaptación, estos perros ya han pasado tiempo en el zoo de Londres acostumbrándose a los olores de los animales con los que tendrán que convivir cuando estén en servicio.

seguro para perro

Pastores belgas y Bloodhound, perros contra la caza furtiva
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *