Santa Anita, el “hipódromo maldito” de la costa oeste

Desde la pasada Navidad ya son veintinueve los caballos de carreras que han fallecido en el hipódromo de Santa Anita víctimas de graves lesiones o por muerte súbita. Por este motivo esta pista, que fue campo de concentración entre 1942 y 1945, y que en 1940 conoció el despegue de Seabiscuit, ya ha sido calificado por los periódicos norteamericanos como el “hipódromo maldito”.

HIPÓDROMO SANTA ANITA

Desde Navidad ya son veintinueve los caballos de competición que han muerto en el hipódromo de Santa Anita en Arcadia-Los Ángeles, una de las pistas míticas de las carreras de caballos en la costa oeste. El último caballo en fallecer fue Truffalino, una potranca de tres años que se derrumbó en el transcurso de una de las carreras víctima de un ataque al corazón.

Tan sólo un día antes fue Formal Dude el que tras un mal paso tuvo que ser sacado de la pista tras romperse la pelvis. Después de estos dos últimos incidentes, que se suman a los cuatro ejemplares muertos en las últimas semanas, la Junta de Carreras de Caballos de California ha solicitado a los responsables del hipódromo de Santa Anita que suspendan lo que queda de tiempo de competición con el fin de analizar la situación y evitar más muertes de caballos.

Pista en mal estado

Los expertos achacan esta sucesión de incidentes al mal estado de la pista principal de tierra de una milla de longitud (1.610 metros) que en Santa Anita rodea al trazado de hierba, sobre todo en el caso de los animales que fueron sacrificados a causa de graves lesiones, pero también hay que destacar que al menos quince de los caballos fallecidos lo fueron durante o al finalizar sus respectivas carreras, una cuestión donde la pista de tierra se considera que tuvo poca o nula intervención.

Lo que es indiscutible es que el número de caballos muertos en Santa Anita es escandaloso. Ya el año pasado este hipódromo norteamericano era el segundo con más sacrificios (2,04 por cada 1.000 caballos), un ranking donde tan sólo fue superado por el recinto de Churchill Downs de Kentucky.

CARRERA DE CABALLOS

Según datos de la Junta de Carreras de Caballos de California entre 2008 y 2018 se produjeron en Santa Anita 55 muertes de caballos sobre un total nacional de 553 fallecimientos, lo que supone un porcentaje del 10% para la pista gestionada por The Stronach Group y que este año acogerá, entre otras pruebas famosas, la Breeder’s Cup.

Ante esta situación distintas organizaciones californianas de defensa de los animales han comenzado a recoger firmas con el objetivo de cerrar un recinto inaugurado en 1934 y que es uno de los trazados históricos en las carreras de caballos en Norteamérica. Por ahora estas entidades han recogido más de 600.000 firmas en favor de que Santa Anita eche el cierre definitivo.

Por el momento los responsables del “hipódromo maldito”, como han comenzado a llamar a Santa Anita los periódicos de Estados Unidos, han propuesto una serie de reformas que apuntan a la restricción de algunos medicamentos que se aplican a los caballos, principalmente “furosamide”, una iniciativa en la que también participa la Agencia Antidopaje y la eliminación del uso de la fusta en situaciones en la que pueda peligrar la seguridad e integridad del caballo.

Un hipódromo de leyenda

Fue en Santa Anita en 1940 donde el mítico Seabiscuit comenzó su andadura triunfadora, un historial que le convertiría en el caballo de los estados y ciudadanos norteamericanos de la costa oeste, protagonista de históricos duelos con caballos míticos llegados desde la costa este.

JINETE Y SU CABALLO EN SANTA ANITA

Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en 1942, Santa Anita se convirtió en campo de concentración para 18.000 ciudadanos norteamericanos de origen japonés, siendo reabiertas las instalaciones el final de la contienda en 1945.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *