Sully, el labrador de asistencia que acompañó al expresidente George Bush

La fidelidad de los perros no tiene límites, pero el caso de Sully se ha hecho viral en las redes sociales, donde aparece sentado respetuosamente junto al féretro del expresidente americano George Bush, al que ha acompañado en los últimos meses de su vida.

Sully el labrador que ayudaba a George Bush

Tras la muerte del expresidente norteamericano George Bush -padre- el pasado fin de semana, las imágenes virales de la capilla ardiente han estado protagonizadas por Sully, el perro labrador de asistencia que ha sido su inseparable compañero durante los últimos meses, y que en las fotos aparece respetuosamente tumbado junto al féretro del exmandatario cubierto con la bandera de Estados Unidos.

A sus dos años de edad desde el pasado mes de junio el trabajo de Sully ha sido acompañar a un George Bush que desde la muerte de su esposa Bárbara ha tenido a este perro como parte de su familia más próxima. Aquejado de Parkinson desde hacía seis años el expresidente dependía de una silla de ruedas para sus movimientos.

George Bush fue tres veces presidente de Estados Unidos y ya en el mandato entre 1989 y 1993 en la Casa Blanca se hicieron famosos dos Springer Spaniel Inglés -Ranger y Millie-, símbolo de su amor hacia los perros, aunque en la última etapa de su vida ha sido Sully, un perro especialmente entrenado para ayudar a personas con discapacidad física, mental o sensorial, quien no se ha apartado de su lado.

Para cumplir con su labor Sully ha pasado antes por las manos de los entrenadores caninos de America´s VetDogs, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en este campo desde 2003 y que bautizó a este labrador como homenaje a Chesley “Sully” Sullenberger III, el piloto que en 2009 consiguió aterrizar un avión de pasajeros de la US Airways en el río Hudson.

El Airbus A320 chocó con una bandada de gansos nada más despegar del aeropuerto neoyorquino de La Guardia y con dos motores inutilizados y sin tiempo para alcanzar un aeropuerto tuvo que amerizar sobre las heladas aguas del Hudson sin que hubiera víctimas entre el pasaje y la tripulación.

Sully viajó en el avión militar que transportó el féretro de George Bush hasta Washington D.C. donde se celebró la capilla ardiente y se le brindaron al expresidente los honores que exige el protocolo. Ahora Sully se unirá al programa de perros del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde su trabajo será ayudar a los soldados heridos.

seguro para perro

Sully, el labrador de asistencia que acompañó al expresidente George Bush

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *