Traveller, el caballo que el general Robert E. Lee montó en la Guerra de Secesión

En febrero de 1862 el general Lee compró a Traveller por la friolera de 200 dólares de la época. Pero aquel caballo resistente y que no se asustaba fácilmente con el fragor de los combates y el ruido de los proyectiles, valía su peso en oro para un oficial en campaña. Traveller acompañó a Lee en su rendición en Appomatox y a su retiro en Lexington (Virginia) al final de la contienda.

En la mañana del 12 de abril de 1861 fuerzas confederadas atacaban Fort Sumter, un hecho bélico que para la historia norteamericana significó el comienzo de una Guerra de Secesión que a lo largo de cuatro años, entre 1861 y 1865, enfrentó a los estados unionistas del Norte (el legítimo Estados Unidos), con capital en Washington y presididos por Abraham Lincoln, y a los estados secesionistas de la Confederación del Sur, con capital en Richmond y presididos por Jefferson Davies, una contienda que causó un millón y medio de víctimas y que finalizó con la derrota del Sur tras la rendición del general Lee en Appomatox.

Carolina del Sur fue el primer estado sureño en levantarse contra el nombramiento del abolicionista Abraham Lincoln como presidente de Estados Unidos y a la secesión se sumaron los estados esclavistas de Georgia, Louisiana, Alabama, Mississippi, Florida, Texas, Arizona, Misouri, Tennessee, Virginia y Carolina del Norte, al frente de cuyos ejércitos estaba el general Robert E. Lee, uno de los más destacados alumnos de la academia de oficiales de West Point. Enfrente estaba la Unión del resto de estados norteamericanos liderados entre otros por el general Ulysses S. Grant.

En aquella época las campañas militares exigían que los oficiales al mando contaran con buenas monturas y por eso en febrero de 1862 el general Lee le compró su caballo al capitán Joseph M. Broun por la friolera de doscientos dólares de la época. ¿Se figuran la fortuna que ese mismo animal valdría ahora? La raza del equino era lo de menos –Saddlebred Americano– porque lo importante era aquel caballo no se ponía nervioso ni se asustaba por el ruido de los proyectiles y de los obuses.

El general Lee compró a Traveller (Viajero) cuando el caballo se llamaba Greenbier, nombre del condado de Virginia Occidental donde había nacido, aunque antes de que pasara a manos del capitán Broun el animal había sido bautizado como Jeff Davies, nombre del primero y único presidente de la Confederación de Estados del Sur.

Lee y Traveller llegaron a formar una pareja tan perfecta en los campos de batalla, que la mayor parte de las estatuas que actualmente homenajean al general confederado lo presentan casi siempre montado a caballo, un vínculo hombre-animal que se mantuvo incluso tras el final de la Guerra de Secesión.

Muy adecuado para un oficial en campaña Traveller era un caballo de gran resistencia, mediana altura, que podía soportar largos periodos sin casi beber ni comer, que no temía los fragores de los enfrentamientos bélicos y que en más de una ocasión salió con rasguños y heridas de los importantes combates que Robert E. Lee dirigió, como por ejemplo la batalla de Gettysburg, uno de los últimas grandes enfrentamientos antes de que Traveller acompañara a su general al acto oficial de rendición en Appomatox, donde coincidió con Cincinnatti, el también famoso caballo que en ese momento montaba el general nordista Ulysses S. Grant, por otra parte poco aficionado a las actividades ecuestres.

Tras el final de la Guerra de Secesión Traveller acompañó al general Robert E. Lee hasta Lexington (Virginia) donde hasta su muerte en 1870 presidió el Washington College, una institución que actualmente y en su honor responde al nombre de Universidad Washington y Lee. Un año después, en 1871, moría Traveller a la edad de catorce años.

seguro para caballos

Traveller, el caballo que el general Robert E. Lee montó en la Guerra de Secesión
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *