Qué saber antes de Alquilar un Coche – GUÍA de Consejos

Alquilar un coche siempre es una opción interesante cuando necesitamos un transporte para una situación particular en la que vemos condicionada nuestra movilidad. Pero para ello no debemos guiarnos únicamente por el precio, ya que el alquiler de un vehículo nos supone cumplir con ciertos requisitos con los que debemos estar al tanto. Si te planteas alquilar un coche y tienes dudas sobre los condicionantes que debes cumplir o qué necesitas para seguir adelante, las resolvemos todas.

Qué necesito para alquilar un coche

Requisitos para alquilar un coche

A la hora de alquilar un coche conviene tener en cuenta que debemos cumplir una serie de requisitos o condiciones que nos solicitarán las empresas especializadas. Si no somos conscientes de ello y no presentamos la documentación exigida, o incumplimos algunas de las normas establecidas para alquilar vehículos, podemos encontrarnos con trabas innecesarias. Antes de adentrarnos en este procedimiento, lo mejor es informarse debidamente.

Vamos a repasar todos los puntos que no podemos olvidar a la hora de tomar un vehículo en alquiler, para así evitar imprevistos más allá del coste económico inicial que nos suponga. Y que a su vez puede incrementar con extras si incumplimos ciertos aspectos: fechas, horarios, políticas de combustible y kilometraje, de recepción y devolución del vehículo, cumplir con la edad mínima establecida, las políticas de fronteras, el seguro…

Edad mínima y documentación necesaria

Asegúrate de tener la edad mínima requerida para alquilar un vehículo. Si bien podríamos, en teoría, desde los 18 años si tenemos carnet de conducir, muchas compañías marcan el límite en los 25. Incluso pueden exigir a todos aquellos conductores menores de esa edad una cláusula del ‘conductor joven’, que supondrá un considerable incremento del precio. Pero, además de la edad, tampoco descuides el tiempo de experiencia con el que cuentas al volante, ya que si has aprobado recientemente el carnet de conducir o cuentas con él desde hace menos de dos años, puede conllevar otro sobrecoste final.

También suele imponerse un límite de edad máxima, que habitualmente ronda los 70 años. Aquellas personas que superen ese rango de edad suelen ser expuestos a restricciones específicas o sobrecargos en el importe que debe desembolsar por el alquiler del vehículo.

En lo que respecta a la documentación necesaria para alquilar un coche, las compañías tienen por norma exigir como requisito indispensable el carnet de conducir, DNI o NIE, o el pasaporte como documento de identificación oficial.

Para efectuar el pago, debemos utilizar tarjeta de crédito siendo aconsejable que el nombre del titular de la misma sea el nuestro si el contrato de alquiler va a estar a nuestro nombre. Suele solicitarse para que nos retengan la fianza por el préstamo del vehículo. Si como conductor contamos con antecedentes o hemos acumulado multas o algún tipo de infracción vial, la compañía puede también acogerse al derecho de rechazar el alquiler. Es posible que también podamos efectuar el pago de forma online si contratamos el préstamo desde la web de la empresa de alquiler de coches.

seguro coche alquiler

Recogida y entrega de un coche alquilado: la opción del One Way

Las empresas de rent a car o de alquiler de coches disponen de una serie de fechas o horarios para alquilar los vehículos, muchas de ellas cobrando por franjas de 24 horas, y añadiendo costes extra si el cliente no entrega el vehículo prestado antes de la hora estipulada (salvo que se haya ofrecido un tiempo de cortesía).

coche de alquiler

En lo que respecta a la recogida y entrega del vehículo alquilado, es posible que nos interese devolver el coche en otra oficina de la misma compañía. Lo normal es que podamos optar a ello, lo que se conoce como cargo por One Way o dejar el coque alquilado en otra oficina que forma parte de la red de la compañía de alquiler de coches. Tener esta opción en mente es fundamental si no nos interesa entregar el vehículo en la misma oficina en la que lo alquilamos. En ese caso conviene comparar precios del posible importe por One Way para elegir la opción que más nos interese.

Política de combustible

El combustible forma parte de una de las principales políticas indispensables con las que cuentan las compañías de alquiler de vehículos. Un punto fundamental que aparecerá reflejado de manera obligatoria en los términos de condiciones del contrato de alquiler que firmamos, y que dictamina la cantidad de combustible con la que debes entregar el vehículo. Las políticas de combustible más habituales son las siguientes:

  • Lleno/lleno: Recogemos el coche con el depósito lleno y debemos devolverlo de la misma forma. La compañía cargará un importe en la tarjeta de crédito si no lo hacemos y retirará de la cuenta la diferencia de combustible. Esta opción suele ser la más recomendable para ir sobre seguro y evitar sorpresas de ningún tipo respecto al combustible al devolver el coche.
  • Prepago con reembolso: Para recoger el coche se debe pagar el importe del tanque de combustible más una tasa por el servicio de repostaje. Pero si entregamos el vehículo con el tanque lleno o medio lleno se nos devolverá la parte proporcional del combustible, pero no la tasa por repostaje.
  • Lleno/vacío: Recogemos el vehículo completamente lleno y podemos entregarlo con el tanque vacío. Tendremos que abonar el importe estipulado por la compañía, eso sí, en el momento de retirarlo para que posteriormente ésta pueda llenarlo.
política de combustible para alquiler de coches

Kilometraje de un coche de alquiler

Al igual que el combustible, la política de kilometraje se incluye en el contrato junto con el coste del kilómetro extra para controlar la cantidad de kilómetros que se incluyen en el contrato de alquiler del vehículo y que el arrendatario del mismo debe cumplir sin sobrepasarse. Las dos modalidades de kilometraje más comunes son el ilimitado y el limitado.

  • Kilometraje ilimitado: Con este tipo de kilometraje podemos recorrer tantos kilómetros como queramos sin ningún incremento en el coste inicial.
  • Kilometraje limitado: Contamos con una serie de kilómetros máximos que podemos recorrer, dependiendo de cada empresa de alquiler. Si nos pasamos de ese límite, entonces se nos cobrará una tasa fija por cada kilómetro que supere lo establecido que dependerá en función de lo que cada compañía marque. Esto normalmente oscila entre los diez y los cincuenta céntimos por kilómetro tras superar el mínimo.

Cruce de fronteras

Unida a la de kilometraje, encontramos también la política del cruce de fronteras cuando alquilamos un vehículo. Se trata de una tasa que incluyen ciertas compañías de alquiler si conducimos un coche en un país diferente a aquel en el que contratamos.

Por norma general las compañías permiten conducir un coche alquilado en el país más cercano, pero antes de darlo por hecho debemos informarnos (e informar de nuestras intenciones). De hecho, si no comunicamos nuestra intención en el momento de alquilar el vehículo, el seguro no cubre un accidente que tenga lugar al otro lado de las fronteras.

Segundo conductor de un coche alquilado

Si vamos a alquilar un coche y vamos a estar acompañados cuando lo usemos, es posible que nos interese contar con el servicio adicional que permite que un conductor adicional pueda circular con el vehículo alquilado. Las compañías de alquiler de coches suelen ofrecer la opción de contratar un suplemento mediante el que un segundo o tercer conductor tenga la posibilidad de coger el volante, además de nosotros. Evidentemente, se debe contratar con antelación y previo uso del vehículo, facilitando el nombre, DNI y permiso de conducir del segundo conductor. Y, como no, abonar un suplemento.

Anular una reserva de alquiler de vehículo

No será la primera vez, y más en estos tiempos de pandemia, que un plan se tuerce por algún motivo o imprevisto de última hora. Al igual que sucede con los medios de transporte u otros tipos de reserva, lo habitual es que podamos anular la correspondiente al alquiler de un vehículo 48 horas antes de la hora prevista de recogida del mismo.

Consejos a seguir antes de alquilar un coche

Una vez que hemos resuelto dudas y hemos revisado los posibles extras antes de alquilar el coche, todavía quedaría un paso previo y último antes de recoger el vehículo y circular sin preocupaciones. Nos referimos a las siguientes pautas:

  • Lee minuciosamente el contrato de alquiler: La letra pequeña no es famosa por nada y, aunque nos invada la pereza, debemos hacer un esfuerzo y revisar de manera minuciosa el contrato del préstamo aunque creamos que ya sabemos todo lo que debemos.
  • Revisa posibles daños del vehículo: Aspecto importante, puesto que si el vehículo contiene daños antes de que sea alquilado, estos deben estar reflejados en el parte de recogida. Se trata de un documento en el que debe incluirse un dibujo del vehículo en el que se señalarán los desperfectos. Tomarse el tiempo necesario merece la pena con tal de evitar que nos imputen el daño a nosotros en el momento de la devolución sin que seamos los responsables del mismo.
  • Haz fotografías: Este último consejo evitará posibles confusiones en la entrega del vehículo cuando hayamos hecho uso del mismo. Contar con fotografías de todos los lados nos asegura contar con una prueba gráfica que demuestra en qué situación se encontraba el coche antes de efectuarse el préstamo, y nos eximirá de posibles cargos sobre daños que ya existían.

Seguros para coches de alquiler

Todo vehículo debe contar con seguro, y el caso de los coches de alquiler no es diferente. Las empresas especializadas incluyen una póliza a todo riesgo para cubrir al conductor frente a daños personales o materiales que ocasione a terceros.

Pero este tipo de seguro suele ir acompañado por una franquicia, lo que significa que en caso de siniestro, el asegurado debe abonar el coste de una cantidad fija en la póliza para cubrir una parte de los daños. Por ejemplo, si se fija una franquicia de 500 euros y sufrimos un accidente que conlleva un pago de 1.000 euros, como asegurados debemos poner de nuestro bolsillo los primeros 500 del total, encargándose del resto la compañía aseguradora.

Para evitar esta situación, lo ideal es optar por contratar un seguro de franquicia para alquiler de vehículos, una póliza temporal que cubre la franquicia establecida en el contrato de alquiler mediante reembolso en caso de sufrir un siniestro. El alquiler de un vehículo por motivo vacacional o por trabajo o negocios son las dos principales vías para favorecerse de un contratar este tipo de seguro. De esta forma nos aseguraremos de que la opción de alquilar un coche, ya sea por unos motivos u otros, no nos supondrá ningún problema.

seguro coche alquiler

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *