Authi: Cuando los Mini se fabricaban en España

A finales de los sesenta la empresa hispano-británica Authi fabricó en Landaben (Navarra) distintos modelos de las marcas Austin y Morris, entre ellos el Mini. A comienzos de los setenta la compañía acabó siendo vendida a British Leyland y, finalmente, desapareció trasladándose todos sus activos a Seat, marca que en aquel momento era propiedad del INI.

Authi Mini 1275C de 1968

La empresa Automóviles de Turismo Hispano-Ingleses (Authi) fue una compañía automovilística española que existió entre los años 1963 y 1975 y que bajo licencia de BMC (British Motor Company) se dedicó a la producción de vehículos -entre ellos el Mini- de las marcas británicas Austin y Morris.

Authi se constituyó el 12 de noviembre de 1966 bajo la presidencia de Eduardo Ruiz de Huidrobo y Alzurena. La empresa propietaria era Nueva Montaña Quijano (NMQ), histórica sociedad en manos del Banco de Santander y de la familia Quijano que desde 1899 venía produciendo acabados siderúrgicos y manufacturas metálicas y que entre otros clientes era suministrador de Fasa Renault.

El capital social inicial de Authi fue de doscientos millones de pesetas divididos en acciones nominativas y su domicilio social se estableció en Landaben (Navarra), que en aquel momento tenía unos beneficios fiscales que hacían de este territorio una sede ideal para Authi.

1967: Llegan los Mini a España

En enero de 1967 comenzó la comercialización de los primeros vehículos fabricados por Authi, concretamente los Morris y Austin 1100, que incorporaban una avanzada suspensión hidroelástica. En octubre de 1968 salieron al mercado los Mini 1275 C, un modelo que montaba una mecánica similar a la del Morris 1300 y que incorporaba tablero de nogal y asientos de piel, detalles de lujo que no se veían en los modelos fabricados en Gran Bretaña. Su precio superaba las 120.000 pesetas.

Morris Mini 850 de 1970

En abril de 1969 salieron al mercado los Mini 1000 en sus versiones Standard y Especial. Esta última es, a juicio de los expertos, el mejor Mini fabricado por Authi en toda su historia. El montaje de estos primeros Mini se realizaba en la fábrica de Landaben con chapas procedentes del Reino Unido y con suministros de todo tipo procedentes de Nueva Montaña Quijano, que en su planta de Los Corrales de Buelna (Cantabria) fabricaba motores, transmisiones y cajas de cambio, y de otras empresas del grupo como Crilastic, Ketalauto, Tecniauto, Miguel de Prado y Ogerma.

A pesar de su calidad las ventas de modelos Mini no respondieron a las previsiones comerciales, debido al elevado coste de unos coches excesivamente lujosos para las posibilidades económicas de los españoles y por ello en noviembre de 1968 se iniciaron gestiones para la participación directa de British Leyland en Authi. La operación concluyó en julio de 1969 con la adquisición del 51% de las acciones de Nueva Montaña Quijano por 1.407 millones de pesetas.

Alianza con British Leyland

Aunque la denominación de la empresa no cambió, los siguientes modelos de vehículos comenzaron a comercializarse bajo el nombre Leyland-Authi. En 1973 se amplió nuevamente el capital a 2.400 millones de pesetas y la British Leyland Motor Corporation (BLMC) compró prácticamente toda la participación española.

Tras la compra de las acciones de Authi por parte de BLMC en enero de 1970 comenzó la fabricación del Mini 850 (su precio era de 80.000 pesetas) y en octubre del mismo año se lanzaron las series 1275 C, 1000 S y 1000 E. Con la introducción del Mini 850 se comenzó a eliminar la sensación de lujo y el excesivo coste que habían lastrado la imagen de Authi, aunque en ningún momento esta marca consiguió disponer de una buena red de posventa, lo que provocó la pérdida de clientes y la imposibilidad de “afirmar” las ventas de Mini en nuestro país.

Mini Cooper 1300 de 1974
Mini Cooper 1300 de 1974

En 1971 se introdujo en el mercado el Mini 1275 GT, que sustituyó al 1275 C. El cambio se basaba en la eliminación de los asientos de piel, tablero de nogal y faros halógenos, lo que supuso una sensible disminución de precio que situó al GT a un nivel muy competitivo.

Finalmente, a finales de 1973 y ya en pleno declive como marca BL-Authi lanzó el Mini Cooper 1300, versión mucho más cuidada que su antecesor (el Mini 1275 GT), tanto en confort como en acabado. A nivel de equipamiento el Cooper marcó un hito gracias a disponer de instrumentación completa, luneta térmica, depósito de combustible de 36 litros y, opcionalmente, limpia-lava luneta, reposacabezas en asientos delanteros y radiador de aceite.

Aunque el nombre fuera casi idéntico, el motor de este coche era distinto al Cooper S inglés o al Innocenti Mini Cooper italiano. El motor que se montó en Italia era el mismo motor del Austin Victoria de Luxe fabricado también por BL-Authi, mientras que la caja de cambios incorporaba el grupo final del Mini 1000 para aumentar el nervio.

A pesar de los dos carburadores SU, del escape independiente y del cigüeñal nitrurado para aumentar su dureza, el rendimiento de esta mecánicas era de tan solo 68 CV, frente a los 76 CV del Cooper S y los 71 CV del Innocenti.

Seat lo compra todo

La aparición de este coche no fue suficiente para mantener la rentabilidad de la fábrica y, junto con la crisis del petróleo de mediados de los 70, BL-Authi decidió cerrar sus puertas en 1976, después de haber producido más de 140.000 unidades Mini y no sin antes tener que superar el incendio que se produjo en Landaben en octubre de 1974 y que dejó en el paro a sus 1.700 trabajadores y generó unas pérdidas de 500 millones de pesetas.

Finalmente, el INI le encarga a Seat que se haga cargo de la fábrica navarra de Authi en mayo de 1975 por 1.250 millones de pesetas y en febrero de 1976 comienza en Landaben la producción del Seat 124.

Los Mini del campeón

Antonio Albacete con uno de sus Mini de Authi

Mucha gente conoce al campeón español de carreras de camiones Antonio Albacete, tres veces Campeón de Europa y uno de los pilotos punteros del Campeonato Europeo de esta especialidad, pero lo que pocos saben es que en su taller de Colmenar Viejo (Madrid), Antonio Albacete es un especialista en la restauración, reparación y mantenimiento de modelos Mini. En la década de los sesenta el padre de Antonio Albacete ya competía con Seat 600 y cuando llegaron los Mini a España de la mano de Authi, comenzó a preparar y competir con estos vehículos en el Campeonato de Turismos haciendo famosas las preparaciones de Me-Pre, una herencia que en la actualidad Antonio Albacete ha continuado.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *