Biscúter, el coche que se podía conducir sin carné

El Biscúter fue un vehículo creado por Gabriel B. Voisin en 1950. Este microcoche de 9 CV de potencia y tres velocidades, fue presentado en Francia durante el Salón del Automóvil de París de 1952,  aunque no gozó de gran éxito en el país galo. Un año más tarde, en 1953, llegaría a España de la mano de Autonacional, S.A. y comenzaría a producirse en la fábrica de Sant Adriá del Besós (Barcelona). Uno de los atractivos del Biscúter es que podía conducirse sin necesidad de carné.

La posguerra española fue una mala época para el sector de la automoción. La escasez de recursos y la destrucción provocada por la Segunda Guerra Mundial posteriormente, hicieron que los diseñadores de vehículos comenzaran a producir modelos de pequeñas dimensiones muy básicos, tanto en el diseño, como en la mecánica y los materiales de fabricación.

biscuter 200 A
Biscúter 200A

La mayoría de los prototipos de microcoches diseñados y producidos después de la contienda, presentaban unas características muy similares. Estaban compuestos por un chasis con cuatro ruedas situadas en los extremos y que dejaban libre el máximo espacio interior y ello sumado a un motor de motocicleta y a una carrocería lo más ligera posible.

De los aviones a los coches

La firma francesa Voisin, que a lo largo de este año 2019 celebra su centenario, fue fundada por Gabriel B. Voisin, un estudiante de la Universidad de Lyon que comenzó su carrera profesional dentro del sector de la aeronáutica.

A pesar de la sencillez de los microcoches, algunos llegaron a incorporar elementos realmente innovadores para la época, como la tracción delantera, la dirección de cremallera o las carrocerías de aluminio.

Cuando Voisin decidió cambiar la fabricación de aeronaves por la de automóviles, también aplicó los conocimientos y el diseño de una disciplina a otra, principalmente en todo lo que se refería al uso de aleaciones ligeras para la carrocería.

En un primer momento Gabriel V. Voisin diseñaba y fabricaba automóviles de lujo equipados con motores Knight V8 y V12. Además, también fabricó algún modelo pensado específicamente para la competición.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Voisin no pudo hacer frente al pago de las nóminas de sus empleados y se integraría dentro de Gnome & Rhône, la cual proveía de motores a la cesada compañía y que a la vez era el principal acreedor.

El nacimiento del Biscúter

En 1945 Gnome & Rhône sería nacionalizada y pasaría a formar parte del SNECMA. En ese momento Voisin se puso de nuevo manos a la obra con el diseño, pero esta vez presentaría un vehículo que nada tendría que ver con sus lujosos y deportivos anteriores. Se trataba del Biscúter.

Manual Biscuter

Este microcoche montaba una carrocería de aluminio, transmisión de tres velocidades y un motor Gnome & Rhôde de 125 cc y 9 CV, que le permitían alcanzar los 75 km/h.

El Biscooter se presentaría en el Salón del Automóvil de París de 1952, pero sin embargo nunca logró alcanzar popularidad en el país galo. Todo lo contrario de lo que sucedería en España.

El Biscooter aterriza en España

biscuter 200 coupé
Biscúter 200 Coupé

En 1953 el Biscúter llegó a España de la mano de Autonacional, S.A. Esta compañía, fundada en 1951, fue la encargada de adaptar su diseño para hacerlo compatible con la normativa española y poder empezar a comercializarlo.

El interés que el Biscúter tenía para los clientes españoles, es que dada su simplicidad y sus prestaciones podía conducirse sin necesidad de tener carné.

La Feria de Muestras de Barcelona fue la primera puesta de largo de los dos prototipos de Biscooter realizados por Autonacional. Ambos se fabricaron en la planta que la compañía tenía en Sant Adriá del Besós, cerca de Barcelona, y recibieron el visto bueno del propio Voisin.

biscuter 200A

Estos dos primeros Biscúter españoles recibieron el nombre de 200-A. La carrocería, fabricada completamente en aluminio, fue obra de EMTISA dados los escasos medios técnicos de Autonacional, mientras que la parte mecánica quedó en manos de Hispano Villiers.

En 1954 el Biscúter llegaría por primera vez al mercado español a un precio de 28.000 pesetas, pero la popularidad del modelo no se reflejó en las ventas, las cuales no tuvieron apenas éxito.

Dos años después, en 1956, había un gran stock de unidades de Biscúter sin vender, pero a pesar de ello la compañía decidió presentar un nuevo modelo: el 200-R. Esta nueva versión del microcoche de Voisin incorporaba marcha atrás y arranque eléctrico.

Además, con el objetivo de ahorrar costes, se abandonó la carrocería de aluminio para comenzar a fabricarse en acero, una decisión que hacía al vehículo 55 kg más pesado. Este último cambio supuso el enfado del propio Voisin.

Por otra parte, la mala cadena de producción unida a la necesidad de rentabilizar el proyecto hicieron que el precio del Biscúter se incrementara exponencialmente en pocos años. Las 41.000 pesetas que llegó a costar este microcoche en 1958 casi duplicaban el valor inicial del vehículo.

biscuter 200 comercial

A finales de la década de los cincuenta las ventas no se incrementaron y Autonacional continuó acumulando deudas. Para paliar esta situación decidieron presentar el Biscúter 200-C, una versión comercial del original, y el Biscúter 200-I, con el techo más alto. También se creó un modelo con carrocería de fibra bautizado como 200-F. Tanto los nuevos como los antiguos modelos no llegaron a producirse al ritmo esperado y antes del cese de la actividad de Autonacional, en 1960, la compañía se dedicó a vender el stock de unidades.

seguro coche antiguo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *