Frisón, el único y auténtico caballo «made in Holland»

En 1913 tan sólo quedaban en Holanda tres sementales de raza frisona, pero fue entonces cuando un grupo de campesinos creo una asociación destinada a salvar a los frisones de su desaparición. Hoy un caballo frisón es un objeto de deseo dado su buen carácter para la monta y su docilidad para todo tipo de actividades ecuestres.

Caballo frisón de color negro

Los caballos de raza frisona, además de ser los únicos y auténticos «made in Holland», son una de las razas más utilizadas en el cine y espectáculos por su gran tamaño, su color negro y sus crines espesas y onduladas que dan a los animales una apariencia imponente, mientras que visualmente sus movimientos rítmicos les proporcionan un aire grácil y elegante.

Pero entre sus muchas virtudes son un carácter extremadamente dócil y una gran facilidad de aprendizaje las características que han salvado al caballo frisón de su práctica desaparición en el siglo XIX, gozando a día de hoy de una gran popularidad entre los aficionados a las actividades ecuestres.

Origen del caballo Frisón

El caballo frisón procede de la región de Frisia, una provincia de lagos situada al norte de Holanda y su origen está en los cruces que se realizaron con otras razas de caballos con el fin de obtener animales con una gran capacidad de tiro. En el año 150 los caballos frisones eran muy utilizados por los romanos y se cree que el rey Guillermo «El Conquistador» utilizó animales muy similares en la batalla de Hastings en 1066.

El primer registro escrito sobre la existencia de caballos frisones data del siglo XV durante la guerra que la católica Corona Española libraba en Flandes contra los luteranos. En esa época los frisones originales comenzaron a cruzarse con caballos árabes y andaluces dando lugar a la raza actual.

Con el paso de los años su uso se extendió siendo muy valorados en las escuelas de doma, aunque en el siglo XVIII esta raza comenzó a desaparecer en otros países mientras que en Holanda continuó empleándose en carreras y para el tiro de carruajes. Apenas cien años después, con la llegada de razas americanas y rusas de competición, el caballo frisón pasó a convertirse en un medio de transporte y en animal de trabajo, actividades de las que poco también fue sustituido por otras razas, circunstancia que lo llevó al borde de la extinción.

Para evitarlo un grupo de campesinos holandeses fundó el «Het Friesen Paarden-Stamboek», una asociación cuyo objetivo era proteger la raza frisona dado que en 1913 tan sólo quedaban tres sementales: Prins, Alfa y Friso. La iniciativa acabó teniendo tanto éxito que incluso fue proclamada “Real Asociación” por la Reina Juliana, tras haber logrado la recuperación y reconocimiento mundial de la raza frisona.

Características Físicas del Caballo Frisón

La alzada de un caballo frisón va desde 1,65 a 1,75 metros. Su cuerpo es corto, compacto y musculado y las capas aceptadas son la negra total y, tan sólo en algunos casos, los tonos azabache o castaño muy oscuros. Los animales pueden presentar una mancha en la frente que no debe superar los tres centímetros de longitud ni bajar por debajo de los ojos.

La cabeza presenta un perfil recto y con un flequillo poblado, mientras que crines y colas son abundantes, muy frondosas, largas y pueden estar onduladas de forma natural en algunos animales. Sus ojos son muy expresivos, grandes y de mirada dulce y las orejas son rectas y orientadas al frente. El cuello de un caballo frisón es ancho y fuerte, como el pecho, terminando en un tórax amplio y profundo. Su espalda se inicia en una cruz ancha y poco pronunciada, larga, bien inclinada y fuerte. Las extremidades son esbeltas y potentes.

Un jinete monta un caballo frisón

Carácter de los caballos frisones

Su carácter tranquilo es quizás una de las cualidades más buscadas en un caballo frisón, una raza de animales dóciles y fáciles de manejar que demuestran una gran inteligencia y facilidad de aprendizaje, por lo que son empleados en numerosas actividades ecuestres, principalmente en aquellas en las que intervienen jinetes con pocas experiencia.

En la actualidad los caballos frisones son habituales en exhibiciones de equitación y en los concursos de doma clásica gracias a su aspecto imponente. A pesar de su tamaño se trata de animales muy ágiles dado que sus articulaciones son grandes y sus cascos fuertes, dos características anatómicas que les otorgan la potencia necesaria para que puedan ser empleados como caballos de enganche.

Por último como caballos de silla los frisones se muestran siempre elegantes, luciendo un andar armonioso, un paso amplio y un trote elevado y manteniendo una postura erguida.

Consulta otras razas de caballos

American Quarter HorseCaballo Frisón
Caballo AndaluzCaballo Garrano
Caballo AppaloosaGypsy Vanner
Caballo ÁrabeCaballo Hannoveriano
Caballo AsturcónCaballo Lusitano
Caballo AztecaCaballo Mallorquín
Caballo BretónCaballo Monchino
Caballo CamarguésCaballo Mustang
Caballo CartujanoCaballo Percherón
Caballo ClydesdaleCaballo Pinto
Caballo ConnemaraCaballo Pura Sangre Inglés
Caballo ExmoorCaballo Shetland
Caballo FalabellaCaballo Shire
Caballo Fiordo NoruegoCaballo Welsh

Si necesitas un seguro para tu caballo Frisón o para cualquiera de estas otras razas, no dudes en entrar en el comparador de Terránea y obtén el mejor seguro para tu equino al mejor precio.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *