Las carreras de caballos en España cumplen 175 años

Los historiadores datan en 1835 la primera carrera de caballos que se celebró en España, de forma que el próximo año el “turf” cumplirá 175 años en nuestro país. Por la historia de esta competición hípica han pasado, entre otros, los madrileños hipódromos de la Casa de Campo y de la Castellana, anteriores a las actuales instalaciones de La Zarzuela.

CARRERAS DE CABALLOS

El próximo año las carreras de caballos en España cumplirán 175 años. Para ello hay que aceptar que los primeros indicios históricos de esta competición datarían de 1835 en la madrileña Alameda de Osuna, propiedad del Duque de Osuna, una iniciativa que años después se consolidará con la celebración de las primeras carreras disputadas en la Casa de Campo en 1843.

Dos años antes, concretamente en abril de 1841, se constituye la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (SFCCE), cuyo primer presidente fue el Duque de Osuna. El primer programa aprobado por la SFCCE en 1842, y que sería aplicado en las primeras carreras oficiales de 1843, contenía algunas reglas que en la actualidad nos pueden parecer bastante insólitas.

Carreras en la Casa de Campo

Por ejemplo, las carreras debían finalizar obligatoriamente el mismo día de su comienzo o que en los casos de llegadas apretadas y cuando el juez no pudiera establecer el orden de las posiciones, los implicados volverían a correr la carrera nuevamente. Lo cierto es que en aquellos años existía la costumbre de correr al mejor de dos mangas y cuando se empataba había que celebrar una tercera.

En abril de 1843 se celebra en las instalaciones de la Casa de Campo, junto al Canal del Manzanares, la primera carrera sobre una distancia de 3.000 varas y con un premio de 6.000 reales, prueba que en sus dos mangas sería ganada por Pagoda, un caballo del marqués de Guadalcázar.

Andalucía toma el mando

También en 1843 podemos contabilizar carreras de caballos en Jerez (Cádiz), sede de muchas bodegas propiedad de ciudadanos de origen inglés, donde en 1868 se construiría el hipódromo de Las Caulinas, que para muchos expertos pasaría por ser la primera instalación de nuestro país de dedicada a la competición hípica, por delante incluso de la Casa de Campo que no era en sí mismo un hipódromo.

HIPÓDROMO EN ESPAÑA

En 1845 y 1846 se suman al calendario las pruebas celebradas en las playas de Sanlúcar de Barrameda y Puerto de Santa María, respectivamente, de forma que la provincia de Cádiz tendrá cuatro pistas de competición hípica cuando en 1878 se inauguren en la propia capital las instalaciones de Los Puntales.

Esta fiebre por la competición hípica en Andalucía acabará extendiéndose a Granada, Málaga, Córdoba y Sevilla, ciudad esta última donde en 1880 se inaugurará el hipódromo de Tablada.

Antes de los Nuevos Ministerios

En 1878 las carreras de caballos llegan a Madrid, concretamente al hipódromo de la Castellana, en el mismo lugar donde hoy se levantan los Nuevos Ministerios. En la primera jornada de carreras, celebrada el 31 de enero de 1878, el premio mejor dotado fue el patrocinado por el ministerio de Fomento, alcanzando los 60.000 reales con ocasión de las fiestas reales por la boda entre el Rey Alfonso XII y doña María de las Mercedes de Orleans y Borbón.

El primer Gran Premio de Madrid se celebró en 1881, ganando la primera edición la yegua Sirena de la jerezana cuadra de José Pedro de Aladro. En 1919 el Gran Premio de Madrid alcanzaría la “astronómica” cifra de 100.000 pesetas para el ganador, premio que se fue para las vitrinas de Nouvel An.

La fiebra por la hípica se extiende

Como es natural Barcelona no quiso quedarse atrás en estos de las competiciones hípicas y existe constancia de que en 1871 ya hubo carreras de caballos en la Ciudad Condal, aunque este tipo de pruebas no adquirirían carácter oficial hasta 1887 con la inauguración del hipódromo de Casa Antúnez. En Zaragoza también hay reseña histórica de carreras disputadas por jinetes militares.

CARRERA EN HIPÓDROMO EN ESPAÑA

Aunque efímeras las primeras carreras organizadas en el País Vasco tienen lugar en Bilbao los días 21, 24, 28 de agosto y 1 de septiembre de 1890. En aquella ocasión las principales carreras programadas fueron el Gran Premio de Bilbao con una dotación de 8.000 pesetas y el Gran Hándicap de Vizcaya con 4.500 pesetas.

La suspensión generalizada de las carreras de caballos en Europa motivada por el estallido de la Primera Guerra Mundial favorecerá la creación de nuevos recintos hípicos como el que se abre en San Sebastián en 1916, luego destinado a desempeñar un importante papel en las carreras españolas. Esa misma circunstancia facilitará la apertura del hipódromo de Santander, que no llegó a alcanzar la continuidad deseable.

El proyecto de La Zarzuela

La gran afición por las carreras del monarca español Alfonso XIII le lleva en 1919 a levantar un hipódromo en Aranjuez, pero la incómoda comunicación desde Madrid en esa época impedirá su consolidación. Desde ese año hasta la Guerra Civil la última tentativa de crear una temporada de carreras de caballos tendrá lugar en Chipiona en 1930.

La proclamación en España de la Segunda República en abril de 1931 coincide con el vencimiento del plazo de la concesión hecho por el Ayuntamiento de Madrid a la SFCCE para la utilización de los terrenos de la Castellana. Esos terrenos eran del Estado cuando fueron ofrecidos y aceptados por la Sociedad de Fomento en usufructo para, posteriormente, ser transferida esa propiedad al Ayuntamiento que en caso de expropiación, quedaba obligado al compromiso de entregar otras instalaciones que permitieran la continuación de la actividad.

En 1933 el gobierno republicano de España decide derribar el hipódromo de la Castellana ofreciendo a cambio la capacidad para explotar el hipódromo de Aranjuez; 250.000 pesetas de subvención y la promesa de construir un nuevo hipódromo. Fue durante la presidencia de Alejandro Lerroux cuando se cita por vez primera la zona de la Zarzuela como lugar de emplazamiento para este nuevo hipódromo, cuyas obras se iniciarán en 1934.

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *