¿Cerveza o vino? ¿Cuál es la mejor bebida para nuestra salud?

Se trata de dos bebidas con carga alcohólica que deben ser consumidas con moderación, sobre todo en el caso del vino que presenta más graduación, aunque ni siquiera la OMS considera la posibilidad de su prohibición total. Cerveza y vino tienen propiedades que pueden resultar beneficiosas para nuestra salud, siempre y cuando su consumo se realice sin sobrepasar los 20-30 gramos de alcohol diarios. 

cerveza

Cerveza y vino son las dos bebidas alcohólicas que más se producen y se consumen en España y cada una de ellas tiene sus virtudes y defectos desde el punto de vista de la salud, aunque en ambos casos los expertos aconsejan un consumo moderado para evitar que los perjuicios superen con creces a los beneficios. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no prohibe taxativamente el consumo de alcohol, aunque si limita a 30 gramos/día la ingesta máxima que debe realizar un hombre adulto y sano (aproximadamente dos tercios de cerveza o latas de 33 cl) y a 20 gramos/día cuando se trata de mujeres (aproximadamente un tercio de cerveza). 

Anualmente en nuestro país se producen unos 40 millones de hectólitros de cerveza y unos 45 millones de hectólitros de vino, aunque el consumo “per capita” entre los ciudadanos españoles es muy difícil de calcular en un país donde antes de la pandemia de Covid-19 hemos venido recibiendo por año unos ochenta millones de turistas. 

Los posibles beneficios y perjuicios que estas bebidas alcohólicas tienen sobre la salud de nuestro organismo dependen en muchos casos de quienes promuevan los análisis y estudios realizados, porque no hay que olvidar que en ambos casos existen poderosos intereses económicos en favor de su consumo. 

¿Es la cerveza agua? 

Es cierto que aproximadamente el 93% de un litro de cerveza es agua, pero también lo es que el proceso de fermentación del cereal empleado en su producción (cebada, trigo, etc) convierte a la cerveza en una bebida que contiene entre un 4 y un 5% de alcohol, salvo cuando se trata de cervezas SIN, que por cierto suponen en la actualidad un 13-14% del consumo total de cerveza en nuestro país. 

La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación considera que el consumo de cerveza con moderación no es desaconsejable en individuos adultos, sobre todo cuando se trata de personas que estén siguiendo algún tipo de dieta, ya que la cerveza carece de sodio en su composición, circunstancia química que la convierte en una bebida que puede contribuir a mantener niveles adecuados de tensión arterial en personas que sufren de hipertensión. 

¿Es saludable beber cerveza? 

La respuesta es si, siempre que su consumo se mantenga dentro de los límites establecidos por la OMS, sobre todo porque la cerveza es un excelente hidratante dado su alto contenido en agua y minerales como magnesio o potasio.  

cerveza

Incluso algunos dietistas aconsejan la ingesta moderada de cerveza frente a los zumos industriales y ello tiene su explicación en los contenidos de vitaminas B1, B3 y B6 que tiene la cerveza, sobre todo cuando se trata de variedades artesanales o que utilizan lúpulo natural en su proceso de fermentación. 

Este procedimiento consigue que se eleven los niveles de antioxidantes y de ácido fólico, factores que pueden tener una incidencia más o menos importante sobre los niveles de colesterol en sangre. 

Por otro lado, los minerales y flavonoides presentes en la cerveza pueden prevenir la osteoporosis y la pérdida de masa ósea, además de ser protectores de la piel, del cabello y de contribuir a reducir los agentes oxidantes que provocan nuestro envejecimiento. 

Del lado negativo, junto a la presencia de alcohol y sus efectos colaterales negativos, hay que apuntar que la cerveza favorece la obesidad abdominal y provoca la secreción de ácidos gástricos que son los causante de los desagradables ardores, reflujos, etc, que se producen durante el proceso digestivo. 

¿Es sano tomar vino? 

Las estadísticas reflejan que en las comidas y cenas la población española está sustituyendo el vino por cerveza, un consumo que en este sentido supone el 38-39% del consumo total de cerveza, aunque los expertos estiman que ello se debe más al miedo a las normativas antialcohólicas de tráfico que a una decisión meditada que tenga que ver con la salud. 

vino

Desde el punto de vista de los beneficios el vino tinto supera al blanco, porque en el primer caso los taninos podrían cumplir funciones de antioxidantes, contribuyendo con ello a  

incrementar las defensas de nuestro organismo, lo cual sería positivo en el caso de determinadas patologías. 

Por otro lado, el aporte calórico del vino es mínimo, lo cual desde un punto de vista dietético sería un punto a favor, aunque por sus niveles de alcohol pocas dietas permiten o aconsejan su  

consumo. Además, el aporte de vitaminas de los grupos B, C y K también es algo a tener en cuenta si analizamos los nutrientes del vino. 

De cualquier forma las personas que sufren de ácido úrico, entre otras patologías de todo tipo, tienen prohibido la ingesta de cerveza, vino y de cualquier otra bebida con carga alcohólica. Finalmente, apuntar que en circunstancias normales de salud para una persona adulta no existen razones para que un consumo moderado de cerveza y de vino resulte nocivo para nuestro organismo. 

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *