Chantilly, la histórica capital francesa del caballo

Situada a tan sólo 40 kilómetros de París desde el siglo XVIII la ciudad de Chantilly tiene la consideración de “capital francesa del caballo” porque en su entorno hay estabulados más de 3.000 pura sangre. En su histórico hipódromo todos los años se celebran unas doscientas carreras, entre ellas los prestigiosos Prix du Diane y Prix du Jockey Club.

Carrera de caballos en Chantilly

A unos 40 kilómetros de París se encuentra la boscosa región de L´Oise uno de cuyos principales centros urbanos es Chantilly, una bellísima ciudad creada alrededor de su famoso castillo y que rodeada por los bosques de Ermenonville o D´Halatte es conocida en Francia como la “capital del caballo” por el número de criadores y cuadras que existen en la zona y por las importantes competiciones hípicas que anualmente se celebran en su histórico hipódromo.

La fama de Chantilly como epicentro de la equitación francesa viene desde el siglo XVIII, cuando en 1719 el entonces propietario del castillo, Jean Aubert, mandó construir en el mismo unos establos para 240 caballos y 500 perros de caza, instalaciones que actualmente albergan el mayor Museo del Caballo (Musée Vivant du Cheval) que existe en el mundo.

El castillo de Chantilly también cuenta con el Museo Condé, dedicado a exponer la colección de pintura de su último propietario, el duque de Aumale, considerada la mejor exposición tras el Louvre y que cuenta con obras de Botticelli, Rafael, Delacroix o Ingrés, entre otros, por no hablar desde una óptica arquitectónica de las próximas abadías de Royaumont, fundada por San Luis en 1228 y que pasa por ser una de las mayores de Francia, y de Real de Chaalis donde nos encontraremos con un jardín de treinta hectáreas diseñado por el creador de los célebres jardines italianos Tívoli.

Muy cerca del castillo, rodeado de establos, de bosques y en el mismo centro de Chantilly está el famoso hipódromo que acoge carreras desde 1834, remodelado en 1840 y que ocupa una superficie superior a las sesenta hectáreas. Las tribunas de este hipódromo fueron construidas a finales del siglo XIX -concretamente en 1881- lo que las convierte en “monumento histórico”, aunque fueron restauradas y modernizadas a comienzos del siglo XXI.

El hipódromo de Chantilly es un bien público propiedad del Instituto de France y que es gestionado y administrado por la empresa France Galop, que en sus instalaciones realiza todos los años unas doscientas carreras principalmente durante los meses de verano, además de estar abierto a visitas turísticas.

La reputación de la región de Chantilly entorno al mundo del caballo despegó en el siglo XIX. En la actualidad en las ciudades de Chantilly, Gouvieux, Lamorlaye o Avilly-Saint Leonard existen numerosas cuadras y centros de entrenamiento donde hay estabulados más de 3.000 caballos pura sangre.

El más importante de estos centros es el de Des Aigles -Gouvieux- creado en 1898 y donde sobre 120 hectáreas sus propietarios han construido 33 kilómetros de pistas de tierra, dos pistas artificiales y distintas pistas de césped natural. En estas instalaciones trabajan unos cuarenta entrenadores que a diario preparan a varios centenares de caballos, aproximadamente el 45% de los que compiten de forma habitual en los hipódromos franceses.

A parte de su amor por los cuadrúpedos y de la importancia que los equinos tienen en la economía de la región, si Chantilly está considerada como la “capital francesa del caballo” es por dos de los Grandes Premios que de disputan en su hipódromo: el Prix du Jockey Club y el Prix du Diane, dos de las competiciones más prestigiosas del país y de Europa y que están consagradas al mejor potro y a la mejor yegua del año, respectivamente.

El primer Prix du Jockey Club se corrió en 1836 y actualmente está abierto a potros de tres años que compiten sobre una distancia de 2.100 metros. Por su parte, el Prix du Diane fue creado en 1843, también sobre 2.100 metros, y en el mismo participan yeguas de tres años. Este año la yegua británica Laurens ganó el Prix du Diane y el irlandés Study of Man se impuso en el Prix du Jockey Club.

El primero de estos GP se corre el primer domingo de junio, mientras que el segundo se celebra el tercer domingo del mismo mes, combinados con conciertos, desfiles, concentraciones de clásicos, etc, actividades todas ellas que convierten a la ciudad en un epicentro de interés turístico.

Pero dentro de Chantilly el barrio de la vida hípica por excelencia es el de Bois Saint Denis, que desde el siglo XIX cuenta en sus calles con pistas de arena, señalización específica para circular a caballo y donde viven algunos de los principales entrenadores de caballos de carreras de Francia. Esta “zona hípica” cuenta con una protección especial y en su interior se construyó un albergue donde durante su formación viven los futuros profesionales de la equitación.

Si te ha resultado útil este artículo, te recomendamos también la lectura de los siguientes:

seguro para caballos

Chantilly, la histórica capital francesa del caballo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *