Recibir un coche por herencia: GUÍA BÁSICA para resolver dudas

El reparto de bienes de una persona fallecida puede generar diferentes situaciones, sobre todo si no ha dejado constancia de ello en su testamento. Repasamos cuáles son los trámites a efectuar si recibes un coche por herencia y cómo actuar en cada caso según la decisión que tomes.

Si tras el fallecimiento de un familiar cercano has heredado un coche, debes saber que debes realizar una serie de trámites antes de utilizarlo y conducirlo como vehículo propio. Esto es lo primero que debes saber si estás en esta tesitura, pero no lo único. Y es que pueden darse varias circunstancias y todas ellas pueden generar dudas según la decisión que tomes y el procedimiento que te plantees que debes realizar. Repasamos todas las posibilidades y resolvemos todas las dudas posibles.

Heredar coche si no se incluye o no hay testamento

Pero claro, puede darse es que el vehículo no se encuentre anotado en el testamento o que ni siquiera el propietario redactara este antes de fallecer.

Heredar coche sin testamento

Si no existe testamento alguno, debemos realizar una Declaración de Herederos para que se considere a sus descendientes más cercanos los herederos por partes iguales. Si el fallecido no dejó constancia de su última voluntad, deben ser los descendientes los herederos a partes iguales. De esta forma se repartirán los bienes de forma proporcional como marcan los criterios de la ley. Sin cónyuge ni descendientes, son los familiares más directos los herederos.

Siendo una herencia intestada, se necesita la firma de un notario para llevar a cabo la Declaración de Herederos, para así respetar las decisiones de los familiares de la forma más justa. Por ello y para otorgarle a la persona la condición de legatario, la presencia del notario es imprescindible en estos casos.

Heredar coche que no está en el testamento

También puede darse que exista testamento, pero que el fallecido no asignara a ningún heredero el vehículo o bien no lo incluyese en el documento como bien a repartir. Una tesitura en la que el adjudicatario del coche debe decidirse según la repartición de bienes con el resto de herederos o mediante venta. Si no hay acuerdo entre los propios herederos se tendría que acudir a un notario o incluso a los tribunales.

No hay un único heredero

Si el vehículo se incluye en el testamento pero no hay un único heredero, a cada uno de estos le tocará una parte proporcional del coche. Esto pasará cuando el bien figure como parte de la herencia sin destinatario concreto. Esta cuestión suele resolverse mediante la venta o la partición de bienes entre los propios herederos.

Si uno de los herederos quisiera ser propietario del coche pero otro pretende su venta, se debe llegar a un acuerdo entre ambas partes. Uno puede comprar la parte del otro o negociar sobre la propiedad o el intercambio de otro de los bienes. El notario es de nuevo la figura idónea para mediar en estas situaciones, mientras que si no hay acuerdo posible se trasladará el asunto al juzgado para su venta judicial, que requerirá acudir a los tribunales para tomar una decisión final a la que los herederos no pueden oponerse.

Trámites para heredar un coche

Una vez exista testamento y se indique con precisión quién es el heredero del vehículo, este debe realizar una serie de trámites para cambiar la titularidad y pasar a ser el propietario definitivo.

El cambio de titularidad y el proceso de transmisión del vehículo son procesos indispensables a cumplimentar, además de abonar impuestos y tasas al respecto. Para ello se debe aportar la documentación necesaria que haga efectivo el cambio, por lo que la transmisión provisional debe solicitarse antes de 90 días tras pasar a ser el adjudicatario del vehículo.

Cambio de titularidad y transmisión definitiva

  1. En primer lugar se debe pedir cita en la Jefatura de Tráfico, bien por la web o Registro Electrónico o llamando al 060.
  2. El siguiente paso será solicitar un certificado de Defunción en el Registro Civil del lugar donde falleciera el propietario. Este no tiene ningún coste y debe ser solicitado por los herederos.
  3. Tras 15 días hábiles desde el fallecimiento, se debe solicitar también el certificado de Actos de Última Voluntad en el Registro Civil, o bien en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia o vía online. Se requiere presentar el Certificado de Defunción y abonar una tasa de 4 euros. Este paso será sustituido por la Declaración de Herederos o Acto Judicial de Derechos Herederos en caso de que el propietario y fallecido no fijara un único heredero.
  4. Abonar el Impuesto de Sucesiones como tasa necesaria para heredar un bien. Su precio varía según la comunidad autónoma y según el grado de parentesco, que será más bajo cuanto mayor sea. Se debe realizar el pago del porcentaje que corresponda sobre el total de lo heredado (no sólo sobre el vehículo) en la Delegación de Hacienda. Todo ello cuando los herederos cuenten con el testamento del fallecido o el Certificado de Actos de Última Voluntad.
  5. Una vez en la Jefatura de Tráfico, para realizar el cambio de titularidad debemos aportar la siguiente documentación:
    DNI, pasaporte o tarjeta de residencia del interesado o heredero.
    DNI o pasaporte original o fotocopia compulsada de la persona fallecida.
    Certificado de Defunción.
    Escrituras de herencia (Testamento o Declaración de Herederos) que confirme que el vehículo es heredado por el beneficiario interesado.
    Documentación del vehículo.
    Justificante del pago del Impuesto de Sucesiones.
  6. También se debe pagar la tasa de cambio de titularidad del vehículo, que suele tener un coste de 54 euros. Se realiza también en la Jefatura de Tráfico y únicamente se acepta el pago con tarjeta.
  7. Y por último, abonar el impuesto de circulación en el Ayuntamiento.

Transmisión provisional

Si no se determina el beneficiario definitivo del vehículo, el heredero interesado que se haga con la custodia provisional debe comunicarlo en Tráfico antes de 90 días tras el fallecimiento de su anterior propietario.

Además, tendrá que realizar los mismos trámites que se requieren para un cambio de titularidad habitual en caso de herencia, pero en el registro de vehículos debe quedar anotado que esta transmisión específica es provisional, hasta que se complete su adjudicación hereditaria.

¿Puedo circular con un vehículo heredado?

Está permitido circular durante el periodo de tramitación de la transferencia, siempre y cuando su documentación se encuentre en regla.

Qué hacer si no quiero un coche heredado

También puede darse la tesitura de que el beneficiario o heredero único del coche no desee ser el propietario del mismo. En ese caso podría optar por renunciar a la herencia o bien aceptar la propiedad para luego venderla una vez realice primero el cambio de titularidad.

Renunciar a una herencia o a un bien específico heredado es posible siempre y cuando se dé en su totalidad, nunca de manera parcial o con condiciones. Esto implica que no se puede renunciar al vehículo pero sí aceptar el resto de la herencia, lo que sin duda supone un aspecto muy importante de la misma a tener en cuenta. Y es que si se opta por renunciar al coche, ello significa tener que renunciar a toda la herencia, siendo además tanto la renuncia como la aceptación de la misma actos irrevocables ante la ley.

Cuestiones que hacen que sea necesario reflexionar para tomar una decisión de la que se esté totalmente convencido. Por ello, en caso de duda quizá convenga aceptar la herencia e intentar la venta del vehículo a posteriori si es el único bien que no se desea recibir. Para la venta de este, es necesario llevar a cabo antes el cambio de titularidad y todos los pasos que implica y que se han especificado más arriba. Esta es el único medio para que el beneficiario pase a ser el propietario y pueda tomar una decisión sobre su bien.

Si hemos optado por vender un coche heredado, en ese caso estamos obligados a realizar una doble transferencia. Primero como herederos legítimos y nuevos propietarios del vehículo, y posteriormente realizar un segundo cambio de titularidad con el nombre del nuevo comprador.

Seguro para un coche heredado

Cambiada la titularidad del vehículo, se debe informar a la compañía aseguradora del fallecimiento del tomador del seguro presentando el certificado de defunción, para que de esta forma se pueda cancelar la póliza. En este caso, la compañía podría ofrecer parte de la prima no consumida para que así el nuevo propietario contrate un nuevo seguro, el que más le interese según sus necesidades, ya sea temporal o anual.

seguro turismo

Jesús Rengel Ortiz

Un comentario

  1. Es muy interesante saber que no se puede recibir el vehículo a beneficio de inventario y rechazar el resto de la herencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *