Comanche, el heroico caballo del Séptimo de Caballería

A finales de junio de 1876 miles de guerreros sioux, lakota, arapaho y cheyennes aniquilaron al Séptimo de Caballería del general Custer en los campos que rodean el río Little Big Horn. Tras la batalla, tan solo un caballo malherido se paseaba entre decenas de cadáveres. Su nombre era Comanche.

Cuando el 27 de junio de 1876 el destacamento del coronel Terry llegó a las proximidades del río Little Big Horn (Pequeño Gran Cuerno), lo que encontró fueron los restos de lo que había sido el Séptimo de Caballería del general George Amstrong Custer, prácticamente aniquilado durante la feroz batalla que durante los días 25 y 26 los había enfrentado a la mayor fuerza india jamás vista en Norteamérica y que estaba comandada por el líder sioux Toro Sentado y por los jefes tribales Caballo Loco, Nube Roja y Lluvia en el Rostro.

La alianza de Sioux, Lakota, Cheyenne y Arapaho reunió en Little Big Horn a miles de guerreros que acabaron con la vida de casi 270 militares americanos, entre ellos el propio Custer muerto de dos balazos. Sobre el campo de batalla malherido y perdido entre decenas de cadáveres que se pudrían bajo el tórrido sol del verano tan sólo un superviviente se mantenía en pie. Era Comanche, el caballo del capitán irlandés Myles W. Keogh, veterano miembro de la Guardia Pontificia, lugarteniente de Custer y más conocido por haber convertido la vieja cancioncilla militar “Garryowen” en el himno del Regimiento.

El Séptimo de Caballería había sido enviado a Montana por las autoridades de Washington para poner fin a la creciente escalada de tensión entre las poblaciones indias nativas y los grupos de civiles lanzados por la fiebre del oro a la conquista de los territorios del oeste, primero a través de una negociación de paz que apostaba por las famosas “reservas indias” y más tarde mediante la guerra de BlackHills (Colinas Negras) en el transcurso de la cual se produciría la batalla de Little Big Horn.

La lucha de los regimientos de caballería contra las distintas tribus indias se convirtió en una larga sucesión de contiendas y escaramuzas, que el 29 de diciembre de 1890 terminaría en Dakota del Norte con la masacre de Wounded Knee (Rodilla Herida). En ese lugar, hoy convertido en Monumento Nacional, el Séptimo de Caballería se tomó venganza de Little Big Horn asesinando a decenas de indios lakota desarmados. En el anárquico intercambio de disparos también murió Gustave Korn, un soldado prácticamente desconocido y que antes de ese día había tenido mucho que ver en la vida de Comanche.  Pero no adelantemos acontecimientos.

Muy malherido tras la batalla Comanche fue rescatado y trasladado en barco de vapor hasta Fort Lincoln para ser tratado de sus múltiples heridas y donde fue puesto al cuidado del soldado Gustave Korn. Tras una larga rehabilitación, después de la cual nunca más fue montado, Comanche retornó durante dos años más al servicio militar activo, siempre bajo la tutela de Korn, tras los cuales pasó “a la reserva” no sin antes ser condecorado por el coronel Sturgis por su valeroso comportamiento en Little Big Horn, una epopeya que por aquel entonces ya había pasado a la historia y al heroico imaginario del Oeste americano.

En una orden inusual el coronel Sturgis ordenó que el caballo conocido como Comanche, único superviviente de la sangrienta tragedia de Little Big Horn, tuviera derecho hasta su muerte de un trato amable y que su comodidad hasta el final de sus días fuera cuestión de orgullo para todos y cada uno de los soldados del ejército americano.

Cuando Comanche murió lo hizo convertido en un auténtico héroe nacional, lo que motivó que el gobierno decidiera disecar el cuerpo del animal y que con este objetivo destinara 450 dólares de la época para el pago a Lewis Dyche, un habilidoso taxidermista de la Universidad de Kansas. Para comprender lo que este caballo superviviente de Little Big Horn llegó a significar en los Estados Unidos de finales del siglo XIX, baste decir que sus órganos internos fueron colocados en un ataúd y enterrados con los máximos honores militares.

Inicialmente Comanche fue exhibido en la Columbian Exposition de Chicago de 1893, para más tarde ser trasladado a su actual ubicación permanente en el Museo de Historia Natural de Kansas, donde todavía hoy continúa siendo una de las atracciones más visitadas, mientras que la derrota de Little Big Horn es recordada en el monolito levantado en el lugar de la batalla y por una abundante cinematografía que repasa a favor y en contra la polémica figura del general Custer y de su Séptimo de Caballería.

seguro para caballos

Comanche, el heroico caballo del Séptimo de Caballería
4.9 (97.14%) 7 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *