Enfermedad de Lyme en perros: Todo lo que debes saber

También conocida como Borreliosis canina, la enfermedad de Lyme es una afección que produce una bacteria y se transmite por las garrapatas del género Ixodes. En las mascotas, sobre todo perros, puede provocar graves problemas de salud.

Diagnosticada por primera vez en España en 1992, la enfermedad de Lyme presenta un cuadro clínico que se asocia principalmente con la artritis, la carditis, la deformación de las articulaciones, la nefritis, la fiebre o la insuficiencia renal entre otros. A pesar de todos estos síntomas, se debe tener en cuenta que si se diagnostica con el margen suficiente y bajo las indicaciones de los profesionales veterinarios, se puede superar con relativa facilidad.

La Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) comparte una serie de consejos para que los propietarios de perros tengan claro cómo actuar tanto para evitar que esta enfermedad se manifieste en su mascota como para saber si se ha contagiado y qué debe hacer en tal caso.

¿Cuánto tiempo dura la enfermedad de Lyme?

La garrapata que causa el contagio de la enfermedad de Lyme se encuentra en zonas de hierba alta, matorrales, pantanos y bosques. Este parásito se instala en nuestra mascota por contacto directo, agarrándose a la piel y buscando una zona caliente y húmeda en la que mantenerse y comenzar a alimentarse.

enfermedad de lyme en perros

La transmisión puede durar entre 24 y 48 horas después de haberse adherido la garrapata a la piel del animal, por lo que será de vital importancia revisar de forma regular y retirarla si fuera necesario de su piel.

Al tratarse de una zoonosis, debemos tener siempre presente que esta puede ser transmitida a las personas. Ante cualquier síntoma, es fundamental que tanto propietario como mascota se pongan en manos de profesionales médicos o veterinarios.

¿Cómo saber si mi perro tiene la enfermedad de Lyme?

Tras el contagio, los síntomas pueden manifestarse durante semanas o incluso meses. Los más habituales son los siguientes:

  • Deformación e inflamación de las articulaciones (artritis).
  • Fiebre.
  • Falta de apetito y depresión.
  • Inflamación o irritación de la zona en la que se encuentra la picadura.
  • Problemas renales que pueden derivar en nefritis, vómitos o diarrea.
  • Carditis.
  • Complicación en el sistema nervioso central.

Ante cualquier síntoma o anomalía en tu mascota, se debe acudir al centro veterinario lo antes posible para que el animal sea examinado. En el mismo se indicarán las pautas y protocolo de actuación a seguir para su recuperación.

¿Cómo se cura la enfermedad de Lyme en los perros?

Una vez hayamos acudido al veterinario tras detectar estos síntomas en nuestra mascota, se debe mencionar posibles problemas de salud que pudieran agravar su estado de salud y aportar la máxima información posible. El objetivo no es otro que el de lograr que las pruebas que se realicen sean lo más precisas posible.

Como ya se ha mencionado, nos encontramos ante una enfermedad que si se diagnostica con la suficiente antelación y se actúa con rapidez, se minimizan los posibles riesgos y secuelas. Pero si, en cambio, actuamos con cierta tardanza y, además, existen precedentes de algún otro tipo de enfermedad en la mascota, el riesgo será mayor. Esto implicaría que zonas más vulnerables podrían verse afectadas, tales como el corazón, el sistema nervioso central o los riñones.

enfermedad de Lyme

Son habituales los tratamientos personalizados para atender a la parte del cuerpo afectada, y según lo avanzada que se encuentre la enfermedad. Comenzar con un tratamiento a base de antibióticos y algún medicamento para el dolor será lo más normal. Estos medicamentos siempre deben ser recetados por nuestro veterinario, y deberemos procurar que el animal realice los mínimos esfuerzos posibles.

Además, en el caso de los perros, existen dos tipos de vacunas. Si bien su uso debe consultarse previamente con el veterinario para saber si son necesarias.

Mediante este protocolo, a los pocos días debe disminuir la inflamación por el efecto de los antibióticos. Aun así, por lo general, tendremos que aplicar este proceso alrededor de un mes para así asegurarnos de que hemos controlado totalmente la enfermedad. Las revisiones veterinarias y la prevención serán clave para el bienestar animal.

¿Cómo se detecta la enfermedad de Lyme?

Para minimizar el riesgo de que nuestro perro pueda sufrir esta enfermedad, lo más recomendable es examinar su piel periódicamente para buscar parásitos de todo tipo, ya sean internos o externos. De esta forma, reduciremos el riesgo de contagio tanto para el animal como para nosotros mismos. Intenta evitar zonas que puedan estar más infectadas de las garrapatas y cualquier otro insecto o parásito. También puedes emplear, dentro del margen estipulado, alguno de los antiparásitos recomendados.

seguro veterinario para perro
Perfil del autor
 | Web

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Jesús Rengel Ortiz

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *