Dieta BARF: Regreso a una dieta con alimentos naturales

Los partidarios de la dieta BARF para perros y gatos proponen un regreso a una alimentación natural. Entendiendo que se trata de animales estrictamente carnívoros, en la dieta BARF la carne ocupa un alto porcentaje de la alimentación, aunque antes hay que conocer que alimentos naturales podrían no ser adecuados para nuestra mascota.

DIETA BARF EN PERROS

Desde hace un tiempo la moda de las dietas ha llegado también al mundo de las mascotas, de forma que junto a las alternativas veganas comienza a sonar la llamada “dieta BARF”, siglas que definen el concepto anglosajón “Biologically Appropriate Raw Food”, que en castellano podría traducirse como “comida cruda biológicamente adecuada”, una filosofía de alimentación para perros y gatos que propone regresar a la alimentación ancestral y natural de estas especies.

Los defensores de la dieta BARF sostienen que los perros y los lobos comparten un 99,98% de su material genético y que su dieta evolutiva los define, también a los gatos, como animales estrictamente carnívoros, con la única diferencia de que el corto sistema digestivo de los perros es capaz de digerir los almidones, así que en su opinión la carne debe ser la base de la alimentación de un perro sano.

De esta forma el 50% de la dieta BARF consiste en huesos carnosos, un alimento de donde los animales obtienen, junto a la propia carne, el calcio y otros minerales que necesita su organismo. Por otro lado, el hecho de que la comida sea con hueso facilita la limpieza dental, fortalece la dentadura y la masticación y contribuye a la relajación del animal durante el tiempo que dura su alimentación.

En opinión de los partidarios de la dieta BARF, los alimentos tradicionales para perros pueden calificarse de “desnaturalizados”, ya que provocan en los animales un exceso de carbohidratos, la ingesta de proteínas de baja calidad, carencia de aceites grasos omega 3 y una deshidratación crónica al tratarse de piensos secos.

Este tipo de dieta a la larga se traduce en envejecimiento prematuro, pérdida ósea, un sistema inmune frágil y en general problemas de riñón y obesidad, trastornos todos ellos que en teoría no existirían siguiendo una dieta BARF, de ahí que haya dueños que decidan apostar por una alimentación más natural donde por supuesto no todo vale.

En internet es fácil encontrar información sobre la dieta BARF y un gran número de recetas, aunque lo destacable es que no toda la comida natural puede ser apropiada y saludable para nuestra mascota, así que lo primero será consultar con nuestro veterinario para conocer qué tipo de alimentos naturales podrían no ser adecuados para nuestro perro o gato.

seguro veterinario para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *