6 secretos de la dieta japonesa para comer bien y no engordar

La dieta mediterránea tiene grandes ventajas para la salud al igual que sucede con la dieta japonesa, pero en cambio los nipones tienen algunos secretos para comer bien sin engordar. ¿Cuáles son esos secretos? Pues no freír los alimentos, no utilizar sal y azúcar como condimento, consumir grandes cantidades de fibra e ingerir alimentos fermentados que aportan probióticos y enzimas digestivas.

platos de la dieta japonesa

Si hablamos sobre las similitudes que existen entre japoneses y españoles, muchas personas podrían decir que ninguna, pero sin embargo estos dos países separados por miles de kilómetros y por culturas muy diferentes, comparten dos aspectos que los hacen afortunados.

España y Japón ocupan los primeros puestos en el ranking de países con mayor esperanza de vida, además de ser dos de los lugares donde sus habitantes consumen una mayor cantidad de pescado. Esto nos lleva a pensar que la clave de esta longevidad quizá pueda venir dada por el tipo de alimentación.

Las dietas mediterránea y japonesa están relacionadas con un menor índice de mortalidad, siendo consideradas como “dietas modelo” por nutricionistas de todo el mundo. Sin embargo, ambos conceptos están en peligro por el impacto negativo que tienen algunos hábitos occidentales de alimentación.

El consumo de cantidades excesivas de carne roja, un incremento del consumo de alimentos ultraprocesados y la presencia de gran cantidad de azúcar y sal en muchos alimentos, están generando un mayor índice de patologías asociadas con una mala alimentación.

Esta es una de las razones por las que desde múltiples plataformas se defienden las dietas tradicionales de ambos países, ya que guardan una relación directa con una mayor calidad de vida.

Además, algunos nutricionistas defienden adoptar las buenas costumbres alimenticias de otras culturas, y ahí es donde Japón puede aportar mucha sabiduría a la cocina española, ya que los japoneses consiguen alimentarse bien sin engordar. ¿Dónde está el secreto?

platos de la dieta japonesa
comida japonesa

¿Por qué es más sana la dieta japonesa?

  • Ingredientes naturales: La dieta tradicional japonesa está basada en el consumo de alimentos altamente saludables, como frutas, verduras, legumbres, cereales y pescados, que curiosamente conforman también la columna vertebral de la dieta mediterránea. En ambos casos los consumidores de estos alimentos tienen un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Poca carne roja: En el caso japonés el secreto para alimentarse bien sin engordar está en que su dieta emplea pocas cantidades de carne, mientras que la ingesta de alimentos fermentados les aporta probióticos y enzimas digestivas.
  • Mucha fibra: Por otro lado, la dieta japonesa se caracteriza por la gran cantidad de fibra que contienen los alimentos, que es capaz de disminuir la cantidad de azúcar, el colesterol en sangre y los posibles excesos de grasa contenidos en los alimentos.
  • Condimentación intensa: Además, los españoles difícilmente podemos concebir una comida sin el salero para corregir los sabores, mientras que los japoneses tienden a condimentar la comida de manera intensa. Estecomportamiento aporta personalidad a la comida y no acarrea los problemas de salud derivados del consumo de sal y azúcar. De esta manera se ahorran problemas de hipertensión y altos niveles de glucosa en sangre, que provocan obesidad y desarrollo de diabetes tipo 2, reduciendo los riesgos de sufrir problemas cardiovasculares.
  • Sin fritos: Finalmente, en la dieta japonesa los alimentos fritos son una excepción. Los platos tradicionales suelen prepararse mediante cocciones al vapor o fuego lento, reduciendo de manera importante el contenido de grasas y también de sustancias altamente dañinas que se desprenden de los aceites al exponerse a altas temperaturas.
  • Raciones menos copiosas: Por último, la dieta japonesa ofrece a los comensales una gran diversidad de platos en la mesa, pero las cantidades son más limitadas que las que ponemos en nuestro país.
    Con la introducción de un mayor número de platos con una menor cantidad controlamos mejor la ingesta de alimentos, ya que el tiempo entre uno y otro permitirá a nuestro cuerpo valorar mejor las cantidades ingeridas.

Si por el contrario comemos gran cantidad de comida de una forma rápida superaremos con facilidad la cantidad diaria recomendada de calorías, provocando una mayor acumulación de grasas en el organismo.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.