¿Qué es el efecto elefante en un accidente de tráfico?

En caso de accidente, si los pasajeros de los asientos traseros de un vehículo no llevan abrochado el cinturón de seguridad pueden graves daños a los ocupantes de los asientos delanteros. Esto es lo que se conoce como efecto elefante. Te contamos más detalles a continuación.

Efecto Elefante de un Accidente

Gracias a las continuas campañas de concienciación por parte de la Dirección General de Tráfico cada vez hay menos gente que viaja en sus vehículos sin abrocharse el cinturón de seguridad. Sin embargo, a pesar de que el uso de este sistema de seguridad pasiva es obligatorio, aún hay bastantes conductores y pasajeros que hacen caso omiso.

Su obligatoriedad de uso no radica solo en ser el sistema que más vidas ha salvado en accidentes de tráfico, impidiendo que los ocupantes salgan despedidos por el habitáculo, sino que también actúa como freno del cuerpo en caso de impacto generando una rápida desaceleración. Si lo comparamos, el cinturón de seguridad actúa de forma similar a un paracaídas.

Por otro lado, no llevar abrochado el cinturón de seguridad puede conllevar multas de 200 euros y la pérdida de tres puntos del permiso de conducir. Además, está detrás del fallecimiento de 116 personas en el año 2019. Esto supone que el 20% de los fallecidos el curso pasado en accidentes de tráfico no estaba haciendo uso de este elemento de seguridad. Se estima que alrededor del 50% de ellas se podría haber salvado de haberse abrochado el cinturón.

Al mismo tiempo, no hacer uso del cinturón de seguridad puede provocar otras graves consecuencias. La principal de ellas es lo que se conoce como “efecto elefante”.

El efecto elefante

El término “efecto elefante” no es nuevo. De hecho, se acuñó tras el lanzamiento de una campaña publicitaria en Francia titulada “No viajes con un elefante en el asiento trasero”. En ella se ponía de manifiesto la importancia de que aquellas personas que viajaran en la parte de atrás de un vehículo hicieran uso del cinturón de seguridad. Pero, ¿en qué consiste el efecto elefante?

Efecto elefante

El efecto elefante es el efecto que se produce cuando un pasajero que viaja sin cinturón en el asiento trasero de un vehículo sale despedido hacia delante e impacta contra el asiento delantero como consecuencia de un fuerte frenazo o un accidente. Esta persona no solo pone en riesgo su vida sino que, además, supone un peligro añadido para los ocupantes de la parte delantera.

Para que quede claro, cuando una persona sale despedida de los asientos traseros tras un frenazo o una colisión, la fuerza con la que se golpea y golpea el asiento de en frente es igual a la de multiplicar su peso por la velocidad a la que circula el vehículo. El resultado es similar a si impactase un elefante grande.

Por poner un ejemplo con cifras, y según los cálculos de la DGT, si viajamos a 60 km/h un pasajero con un peso de 75 kilos golpearía el asiento delantero, y por tanto a su ocupante, con una fuerza equivalente a 4,2 toneladas, el peso del comentado elefante. En autopista, donde la velocidad máxima permitida es de 120 km/h la fuerza del impacto se multiplicaría por dos. Imaginad que sucede si se supera ese límite de velocidad.

¿Cómo evitar el efecto elefante?

En este aspecto la respuesta es muy sencilla. La única forma de evitar las consecuencias fatales del efecto elefante en un accidente, es abrocharse el cinturón de seguridad.

La recomendación dada desde la propia DGT es que antes de iniciar la marcha el conductor se asegure de que todos los ocupantes del vehículos hacen uso de este elemento de seguridad.

Por otro lado, y en línea con el efecto elefante, la DGT también recuerda la importancia de no llevar objetos sueltos dentro del vehículo. Estos pueden actuar a modo de proyectil en caso de frenazo bruzo o fuerte colisión provocando graves consecuencias y poniendo en riesgo la salud y la vida de los ocupantes.

seguro turismo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *