¿Entrenas con tu perro? Así afecta a tu unión con él

Practicar ejercicio con nuestra mascota es uno de los aspectos fundamentales que debemos cumplir como propietarios si nuestro perro necesita actividad física. Según el tipo de entrenamiento que realices, afectará a la unión que tengas con tu animal de compañía.

ENTRENAMIENTO FORTALECE LA UNIÓN

Como propietarios de mascotas debemos ser conscientes de la necesidad que tienen nuestros mejores amigos de realizar actividad física. Algunos más que otros según las razas, pero a fin de cuentas el ejercicio y el entrenamiento son básicos para fortalecer su salud y también la nuestra.

En lo que sí existe debate es en la manera de organizar y llevar a cabo dicho entrenamiento con los animales domésticos. Por una parte, existe un sector de entrenadores o profesionales que opinan que el refuerzo positivo es el mecanismo idóneo para realizar ejercicio con perros, con recompensas positivas para que estos lleven a cabo la actividad idónea. Mientras que por otro lado, otro grupo se inclina por la disciplina como medio más eficaz que el animal realice el entrenamiento adecuado.

Siendo el entrenamiento con refuerzo positivo el más recomendado por las investigaciones más recientes, ha sido un nuevo estudio el que ha obtenido nuevas conclusiones sobre los entrenamientos o la práctica de la actividad física con perros. El proyecto que ha sido elaborado por investigadores de la Universidad de Oporto se centra en este caso en la importancia emocional y en cómo refuerzan o afectan los diferentes tipos de entrenamiento el vínculo y la unión que tenemos con nuestro mejor amigo de cuatro patas.

La investigación se centró en analizar una muestra de 34 perros que formaban parte de seis escuelas diferentes de entrenamiento, de las que tres empleaban métodos con refuerzo positivo y la otra mitad se centraba en la disciplina para la actividad física. Los animales estuvieron expuestos ante una prueba de una situación extraña para así comprobar el apego que sentían por sus propietarios.

De esta forma, se manipuló tanto la presencia como la ausencia de un ser querido y un extraño para la mascota en una habitación, para posteriormente analizar a través de diferentes factores de comportamiento que demostraran o no apego, como el contacto, la ansiedad por separación y efecto posterior o el propio si se produce un reencuentro tras la separación.

Una vez realizadas dichas pruebas, los expertos pudieron comprobar que sólo aquellos perros entrenados mediante refuerzo positivo mantenían un vínculo más seguro con su propietario. Por otra parte, aquellos en los que los métodos se basaban en recompensas, se mostraban más juguetones y saludaban con más entusiasmo a su dueño que a un extraño.

La revista Psychology Today publicó también en relación al mismo estudio un artículo en el que el Dr. Stanley Coren se refirió a estos métodos como los desencadenantes de una fórmula «estímulo-evento-emoción» que acaban provocando que «el estímulo sea el detonante de la emoción». En cambio, en lo que respecta a la disciplina, Coren advirtió que factores como «ver a su entrenador, su mano, la correa y el collar del entrenamiento, si van seguidos de dolor, se asociarán con sentimientos de negatividad de manera inmediata».

Por lo tanto, todo esto repercutirá en la creación, construcción o mantenimiento de un vínculo leal y de una fuerte unión entre propietario y perro, para lo que esta investigación recomienda sobre todo el el método de refuerzo positivo.

seguro para perro

Jesús Rengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *