Sólo 12 genes explicarían las diferencias entre todos los perros del mundo

La acción del ser humano a lo largo del tiempo ha provocado que hoy los perros sean uno de los mamíferos más numerosos del planeta, aunque desde un punto de vista genético todas las razas existentes son “primos hermanos” separados tan sólo por una docena de genes.

Según datos de la Federación Cinológica Internacional (FCI) en todo el mundo existen unas 345 razas caninas oficialmente reconocidas, aunque para los expertos esta cifra podría extenderse más allá de las quinientas lo que convierte a los perros en uno de los mamíferos más numerosos de la Tierra, siendo el sudeste asiático la región del planeta donde se contabiliza una mayor variedad genética y por lo tanto un mayor número de razas.

Esta diversidad se debe en buena parte a la acción selectiva de los seres humanos que por razones de necesidad, económicas, estéticas o de cualquier otro tipo llevan miles de años cruzando ejemplares de orígenes distintos para dar lugar a nuevas razas con unas características específicas adecuadas.

Con el paso del tiempo nuestros ancestros fueron favoreciendo distintas habilidades en los ejemplares de cada una de las razas, lo que a su vez serviría de explicación a la creciente diferenciación en los conceptos de morfología y comportamiento, un distanciamiento que al comienzo pudo ser leve y que con el tiempo fue acrecentándose hasta llegar a la situación actual, aunque no obstante desde un punto de vista genético todas las razas de perros tienen entre si muchas más similitudes que diferencias.

Todos los canes domésticos son miembros de la misma especie y por ello tienen la misma cantidad de cromosomas, aunque estos se encuentren organizados de diferente forma, además de poseer los mismos cromosomas en los mismos genes. ¿Dónde descansan pues las distancias entre las distintas razas de perros? ¿Qué razón científica se esconde detrás de que un Gran Danés y un Maltés sean primos lejanos? La explicación hay que encontrarla en los subconjuntos de genes.

Las diferencias entre un Chihuahua, que apenas pesa un kilogramo, y un lebrel irlandés de 45 kg, se resumen en apenas una docena de genes, lo que viene a probar según los expertos que la diversidad anatómica no significa una diversidad genética, porque irónicamente desde que los perros dejaron se ser lobos salvajes y fueron domesticados por los hombres ha transcurrido un largo camino, aunque a día de hoy esta especie todavía está muy cerca del punto de partida.

seguro para perro

Sólo 12 genes explicarían las diferencias entre todos los perros del mundo
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *