Gunter IV: El perro más rico del mundo viaja en jet privado

Cuando la condesa alemana Karlotta Libenstein murió en 1991 estableció un “fideicomiso para mascotas” valorado en 106 millones de dólares en favor de su perro Gunter III. Con el paso de los años esta cantidad se ha multiplicado y ahora Gunter IV disfruta de una fortuna de casi 400 millones de dólares.

GUNTER EL PERRO MILLONARIO

Para sus dueños una mascota no tiene precio, pero en ocasiones existen animales de compañía que por azares de la vida se convierten en animales de un valor incalculable y no estamos hablando de perros cinematográficos como Lassie, Rin-Tin-Tin o los que han protagonizado 101 Dálmatas, sino de un pastor alemán llamado Gunter IV y cuya fortuna está valorada en unos 400 millones de dólares.

Pero la historia del “acaudalado” Gunter IV comenzó en 1991 con la muerte de la condesa alemana Karlotta Libenstein, que al morir sin hijos humanos decidió realizar un “fideicomiso para mascotas y dejarle todas sus riquezas, aproximadamente 106 millones de dólares, a su querido “hijo perruno” Gunter III.

La ley no reconoce a los perros como “personas físicas”, de forma que no pueden heredar, así que el fideicomiso del que era beneficiario Gunter III necesitó de un equipo de varias personas para administrarlo correctamente. Tan bien hicieron su trabajo los gestores, que el resultado de las inversiones realizadas ha incrementado los “haberes” hasta casi los 400 millones de euros, tiempo que Gunter III ha aprovechado para tener descendencia.

Es aquí donde aparece Gunter IV, convertido desde la cuna en el perro más rico del mundo y en uno de los pocos canes que viaja habitualmente en limusina y que tiene a su servicio un jet privado con el que realiza los traslados de larga distancia. ¿Quién dijo que un perro está obligado a llevar una “vida de perros”?

Por si todos estos lujos fueran poca cosa, Gunter IV tiene a su servicio un conductor, un equipo de seguridad y un chef en exclusiva, que se encarga de que su “jefe” no pase hambre y coma todo aquello que le gusta, pero siempre de forma equilibrada y saludable para guardar la línea y para que no se vaya de prematuramente de este mundo sin antes haber concebido a Gunter V.

Gunter IV se apasiona, entre otras “delicatessen”, por el caviar, así que su chef particular no duda en prepararle recetas que incluyen las carísimas y deliciosas huevas de beluga, alimentos que previamente deben ser “visados” por su veterinario particular.

Ni que decir tiene que el chef forma parte del equipo de personas que acompañan a Gunter IV en todos los viajes que realiza para visitar sus múltiples propiedades alrededor del mundo, entre ellas la mansión que acaba de adquirir en Miami y que anteriormente perteneció a la cantante Madonna.

Además, como rico que es Gunter IV suele participar en subastas y eventos que se convocan con el fin de recaudar fondos con fines benéficos para la infancia y para financiar albergues para animales abandonados, citas donde se codea con las mascotas más ricas del mundo, como la gatita Olivia Benson, a la que Taylor Swift le donó 97 millones de dólares, o la gallina escocesa Gigoo, que a la muerte de su dueña heredó 15 millones de dólares.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *