El 21% de los jóvenes españoles son adictos a la tecnología

Una reciente encuesta del Ministerio de Sanidad a 4.000 jóvenes españoles sobre tecnología muestra que uno de cada cinco sufre trastornos del comportamiento a causa del uso abusivo de dispositivos tecnológicos. Según los expertos se trataría de una “adicción sin sustancia”. Patología ya admitida por la OMS y que se incluirá el Plan Nacional sobre Drogas.

JÓVENES ADICTOS A LA TECNOLOGÍA

El ministerio de Sanidad está preocupado por los datos obtenidos en una reciente encuesta realizada a 4.000 jóvenes de entre 10 y 25 años. Según este estudio el 21% de estos jóvenes sufre algún tipo de trastorno del comportamiento por culpa de las tecnologías. Los expertos han calificado este hecho como una “adicción sin sustancia” y es por ello que Sanidad incluirá los resultados de la encuesta en el nuevo Plan Nacional sobre Drogas.

La adicción a las pantallas y la tecnologíaes muy difícil de diagnosticar, más teniendo en cuenta que esta enfermedad quedó fuera del DSM5 en la actualización de 2012, una clasificación de trastornos mentales que realiza la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. En esta lista solo aparece la ludopatía como único comportamiento adictivo asociado a conductas de alcoholismo, tabaquismo o drogadicción.

Por el contrario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) si incluyó el pasado año el trastorno por videojuegos como una enfermedad mental en su Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11), listado que no se actualizaba desde 1992. Para la OMS se considera un trastorno si supone un «deterioro significativo» en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, o educativo.

Pese a que su reconocimiento se produjo en 2018, ya en 2017 se valoró la posibilidad de incluir a los videojuegos como los causantes de algunos trastornos mentales. Ante esta situación algunos investigadores criticaron que la inclusión prematura de este trastorno podría provocar el diagnóstico de falsos positivos y ser motivo de pánico entre la población.

La realidad es que la adicción a las pantallas y los videojuegos es la segunda adicción más tratada en adolescentes por detrás del cannabis. Para Celso Arango, vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y médico en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, “no existe un protocolo para actuar en estos casos. El diagnóstico de nuevas enfermedades siempre va por detrás de los cambios sociales y hay que saber diferenciar entre consumo excesivo y adicción”.

¿Qué efectos tienen las pantallas en un menor?

Un estudio realizado por la Fundación Ayuda a la Drogadicción muestra como en España casi el 90% de los jóvenes de entre 14 y 16 años tiene entre dos a cinco dispositivos digitales y como el 86% reconoce realizar un uso abusivo o muy continuado del teléfono móvil. 

Por otro lado,los resultados de un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos tras escanear la actividad mental de 4.500 adolescentes, demuestran que con dos horas de exposición diaria a cualquier tipo de pantalla los más pequeños podían perder habilidades de memoria, percepción y aprendizaje, lo que acababa afectando a una disminución de su coeficiente intelectual.

Además, lo más alarmante que descubrieron fue que los menores que pasaban más de siete horas diarias delante de una pantalla presentaban un debilitamiento prematuro y cambios físicos palpables en el córtex cerebral.

La familia también es responsable

Gran parte del problema de la adicción a las pantallas nace de las propias familias, porque desde muy temprano se utiliza la televisión, el móvil o la tablet como herramientas educativas. Como dice Stephen Balkman, Fundador de Family Online Safety Institute, “La familia debe dar ejemplo, porque los niños hacen lo que ve y no lo que sus padres les ordenan”.

JÓVENES ADICTOS A LA TECNOLOGÍA 2

Pero a la vez que la familia es responsable en la educación digital de los niños, también lo es a la hora de reconocer las señales de adicción de sus hijos a la tecnología, a los videojuegos o las pantallas, como pueden ser comidas a deshoras, el cambio en el horario del sueño, la omisión de responsabilidades y el aislamiento.

¿Se puede rehabilitar un adicto a la tecnología?

La adicción a la tecnología se puede tratar y lo fundamental es descubrir cuál es la causa. Por lo general tras las adicciones se encuentran problemas de autoestima o carencias personales, el famoso “efecto iceberg”, pero a diferencia de otras adicciones esta no deja huella psicológica para toda la vida y se puede superar con mayor facilidad.

Pedro Pedrero, psicólogo de Proyecto Hombre, organización que ha atendido a más de doscientos jóvenes, en su mayoría chicos de 16 años, nos cuenta cómo comienza la rehabilitación de un adicto a la tecnología. “Al empezar el tratamiento el vacío emocional de los chavales es muy grande. Su vida se ha llenado con el juego, con el reconocimiento de otras personas a sus hazañas virtuales y a diferencia de lo que les pasa en la vida real ahí se sienten competentes y los fallos que puedan tener no están penalizados. ¿Qué se les puedes ofrecer que les llene de forma parecida?”. En abril de año pasado la Comunidad de Madrid puso en marcha un servicio pionero en España, el Centro de Adicciones Tecnológicas, un centro que únicamente presta servicio a adolescentes. En lo que lleva en funcionamiento este centro ha brindado tratamiento psicológico a 124 menores entre 12 y 16 años y casi 1.600 han participado en sus programas de prevención.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *