¿Puedo tener un lobo o un híbrido como mascota?

La convivencia del ser humano con los lobos se remonta a hace milenios, cuando se dieron los primeros pasos en el proceso de domesticación de estos animales. Sin embargo, hay algunas personas que desean tener un lobo lo más puro posible, circunstancia que no es posible en la legislación española. Ese deseo nos lleva a ver cada vez más animales pertenecientes a razas “híbridas”, como pueden ser perro el lobo checoslovaco, perro lobo de saarloos o perro lobo ibérico, razas donde el ADN de lobo está por debajo del 25%.

Perros, lobo e híbridos: ¿Cuáles puedo tener como mascota?

Son varias las películas o series donde los protagonistas conviven con un lobo. Muchos niños han crecido con la historia de “Colmillo blanco” y se han convertido en amantes de un animal que se presenta como un perro algo más grande y con una mirada intensa.

Pero nada más lejos de la realidad. El lobo es un animal salvaje y a pesar de su parecido con el perro los milenios de domesticación y convivencia con el hombre les han convertido en dos especies totalmente distintas, tanto en su anatomía como en su comportamiento, carácter y desarrollo cerebral.

Esto convierte a los lobos en animales que no siguen los patrones previsibles en una mascota. Incluso aquellos ejemplares “troquelados”, acostumbrados desde su nacimiento a convivir con las personas pueden causar problemas durante la convivencia.

Antiguamente, en zonas con alta densidad de lobos se sabe de casos de personas que “adoptaban” cachorros de lobo y convivían con ellos. Es cierto que una socialización temprana permite que estos animales se adapten mejor a las personas y al resto de animales caseros, aunque su instinto va a permanecer siempre. Estos ejemplares pueden no provocar sustos, pero en ocasiones atacan a los perros y suelen mostrar un carácter difícil.

En España la tenencia de lobos como mascota está totalmente prohibida. Esta especie se considera potencialmente peligrosa, por lo que su tenencia está limitada a núcleos zoológicos con permisos especiales a los que se exigen unas instalaciones adecuadas que aseguren el bienestar del animal y la seguridad de las personas.

De hecho, estas medidas se extienden tanto a los lobos puros, ya sean ibéricos, europeos o grises, como a los ejemplares híbridos, cruces entre perros y lobos donde hay más del 50% de genética de lobo y son por lo tanto muy cercanos a su pariente salvaje. Por el contrario, esto no sucede así en países como Estados Unidos, donde la tenencia de animales salvajes es muy permisiva, lo que origina numerosos casos de lesiones por el manejo de este tipo de animales por personas sin experiencia.

Los actuales “perros lobo” que vemos cada vez con más frecuencia (perro lobo checoslovaco, perro lobo de saarloos o perro lobo ibérico) poseen todos menos del 25% de genética de lobo, lo que les convierte en mascotas legales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que aunque pueden ser una raza perfecta para quienes quieren un lobo en casa, se trata de animales con un carácter especial que requieren guías experimentados y un buen trabajo de socialización y educación para disfrutar de una mascota dócil y confiada.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *