Molly, la perra buscadora de gatos en “The Pet Detective”

Molly es una perra Cocker Spaniel especialmente entrenada para localizar gatos extraviados. En su trabajo de búsqueda tiene un 95% de éxito.

Buen olfato, inteligencia, capacidad de concentración y un adecuado entrenamiento son las claves para que un perro sea capaz de rastrear y localizar prácticamente cualquier animal o cosa. Si a eso le añadimos la motivación del juego, el cóctel es perfecto para obtener los mejores resultados.

Molly, "The Pet Detective"

Utilizando estas indicaciones la empresa británica “The Pet Detective” con más de diez años de experiencia en la búsqueda de animales perdidos, ha convertido a Molly en la primera y única perra capaz de localizar gatos. Colin Butcher, un policía retirado amante de las mascotas es el fundador de “The Pet Detective”, y junto a un experimentado equipo de expertos y más de 1.200 voluntarios se dedican a la búsqueda de mascotas extraviadas.

Antes de contar con los servicios de Molly en “The Pet Detective” tenían muchos problemas para encontrar a los gatos que se habían escapado de sus hogares y con mucha frecuencia cuando finalmente los localizaban estaban en muy mal estado, lo cual era un obstáculo para su posterior recuperación. Precisamente fue esta la razón de que a Colin Butcher se le ocurriera la idea de contar con la ayuda de un perro entrenado en la búsqueda de gatos.

Molly es una nerviosa Cocker Spaniel que antes de convertirse en “detective” había pasado por numerosos hogares de forma temporal y que incluso había sido adoptada y devuelta en tres ocasiones, porque no había familia capaz de soportar la tremenda actividad de Molly, un defecto que en “The Pet Detective” se ha convertido en virtud.

Los encargados de entrenar a Molly son los mismos que en su momento entrenaron a los perros de alerta médica (Medical Detection Dogs), de forma que cuando Molly se tumba no es que esté cansada y sin ganas de trabajar. Lo que sucede es que ha localizado al gato extraviado y para no asustarlo espera a que sea su dueño el que actúe. Por cierto que el éxito de Molly es del 95 por ciento.

En sus dos primeros años como detective gatuna Molly ha ayudado a rescatar una docena de gatos y ahora en “The Pet Detective” están trabajando en el diseño de unas “botas especiales” que protejan las patas de Molly cuando la perra se adentra en lugares abandonados con multitud de objetos que pueden lesionarla.

Calcula el seguro para tu perro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *