Los monumentos caninos que debemos visitar en Bruselas y Amberes

Además de pasear por los idílicos pueblos y ciudades belgas los turistas amantes de los animales tienen apuntadas en sus agendas dos visitas obligadas. Hablamos del “Zinneke Pis” en Bruselas y de la estatua de Nello y Patrasche en Amberes.

Muchas personas viajan a Bélgica para pasear por lugares de ensueño, admirar conjuntos arquitectónicos y fotografiar las preciosas casitas que bordean los canales de Brujas o del pintoresco puerto de Gante, pero también una gran mayoría de turistas se detiene en la capital, Bruselas, para visitar la Grand Place y en sus proximidades poder tomar una instantánea de la popular fuente del “Menaken Pis”, cada día luciendo una vestimenta distinta, olvidándose en su visita de otra estatua callejera -esta no es fuente- erigida en honor del mejor amigo del hombre.

En el cruce de la Rue des Chartreux y de la Rue du Vieux-Marché-aux-Grains podemos ver y fotografiar el famoso «Zinneke Pis», «perro que mea» en castellano, una obra que el escultor Tom Fantzen creó en 1998 y que desde el primer momento no ha sido del gusto de los ciudadanos de Bruselas. “Zinneke” es el término flamenco con el que cariñosamente los bruselenses han llamado desde siempre al río -Senne- que atraviesa la capital belga y por esta razón bautizar con su nombre a un “perro que mea” no es muy de su agrado.

Pero en Bélgica las estatuas perrunas no terminan en el “Zinneke Pis”. Frente a la histórica catedral que se erige en el centro urbano de  la importante ciudad portuaria de Amberes también podemos encontrarnos con el moderno e imaginativo conjunto escultórico en honor de Nello y Patrasche, personajes de la novela “A dog of Flanders” que la escritora británica Marie Louise de la Rameé escribió con el seudónimo de Ouida en 1872.

Monumento del "perro que mea" en Bruselas.

En este libro se relata la leyenda y las aventuras de Nello, un niño muy pobre que sueña con ser pintor, y de su inseparable compañero de cuatro patas, Patrasche, una historia fraternal cuyo trágico final parece ser que tuvo lugar en las calles de Amberes. Realizada en mármol blanco y con la inscripción “Nello, and his dog Patrasche, main characters from the story A Dog of Flanders“, en esta escultura podemos ver a los dos protagonistas de la novela abrazados en el suelo en lo que se considera un auténtico símbolo de verdadera y eterna amistad.

Si te ha interesado esta noticia, te animamos a que consultes también los siguientes artículos:

seguro para perro

Los monumentos caninos que debemos visitar en Bruselas y Amberes
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *