Seguros para Obras de Arte: ¿Cómo se protegen los museos?

¿Qué pasaría si robaran otra vez La Gioconda? ¿Y si el David se rompe? ¿Qué es un seguro clavo a clavo? Como uno de los elementos universales más importantes que existen, el arte debe asegurarse.

La Mona Lisa, la obra más famosa de Da Vinci

Hay objetos en la vida que no tienen precio. Edificios, pinturas, esculturas, libros o fotografías que alguien con un toque mágico y único nos regaló al resto del mundo y que contienen un inmenso valor, por lo que su protección debe estar a la altura del material en cuestión.

Las obras de arte, ya sean cuadros, pinturas o esculturas, cuentan con seguros específicos para protegerlos de situaciones imprevistas o contratiempos que impliquen algún desperfecto, robo o deterioro que pueda producirse con el paso del tiempo. Si bien no existe una regulación propia para sus seguros, sus pólizas presentan un carácter especial que las diferencian de las de otros bienes.

Muchas aseguradoras comercializan este tipo de pólizas para grandes colecciones públicas y privadas, aunque también existen empresas especializadas en propiedades de particulares o galerías. Un tropiezo inesperado visitando una exposición en un museo puede tener consecuencias muy negativas e irreparables. Disponer de un seguro evitará reclamaciones millonarias por daños ocasionados a una obra de arte. Si ésta es de tu propiedad y la mantienes expuesta en tu casa, lo más recomendable es contar con una póliza que te cubra ante cualquier incidente.

Las obras de arte se exponen a siniestros que las pólizas de multirriesgo de hogar y comercio no incluyen en sus coberturas. De ahí la necesidad de contar con seguros específicos para estos objetos artísticos. Es necesario remarcar que los tipos de seguro para obras de arte variarán según el coleccionista, la institución o el contratante.

Este mismo año, el Consejo de Ministros autorizó la concesión de una garantía del Estado por un valor económico ante el traslado una serie de obras pertenecientes al Museo de Budapest al Thyssen-Bornemisza. De esta forma, el Estado garantizó un mecanismo jurídico a través del que se comprometía a indemnizar en caso de que una de estas obras sufriera un percance en el transporte. Una fórmula jurídica que debe complementarse obligatoriamente con un seguro privado para que la indemnización sea completa.

¿Qué se puede asegurar?

Si bien es cierto que dependerá de la compañía de seguros con la que contrates la póliza, cualquier objeto que se considere obra de arte puede asegurarse, ya sean cuadros, pinturas, mobiliario antiguo, esculturas, tapices o incluso grabados.

La obra será tasada por la compañía aseguradora antes de que la póliza pueda ser contratada, por lo que el precio de mercado, la antigüedad, autoría o técnica determinarán su valor. Expertos de la compañía tasarán la obra y establecerán la prima a pagar y la indemnización en caso de siniestro.

El David, una de las obras de arte más reconocidas

Condiciones para asegurar obras de arte

Para asegurar la pieza artística, es posible que la compañía de seguros te solicite un certificado de autenticidad de la obra. Además, también necesitaría otros datos específicos como su autor, propietario, título, medidas, valor o ubicación, debiendo tener ésta última un lugar de seguridad que deba contar con puerta blindada, alarma con conexión central de vigilancia, extintor de incendios e incluso rejas.

El objetivo no es otro que aumentar lo máximo posible la seguridad de la pieza. Si ésta saliera de su habitual ubicación para llegar a parar a un museo o galería, la aseguradora solicitará de la misma forma información sobre el traslado, como el recorrido que se va a llevar a cabo, el lugar de recogida y devolución, la compañía de transportes contratada o el tiempo que se mantendrá en su nuevo destino.

Tipos de seguros para obras de arte

Los tipos de seguros para obras de arte dependerán del lugar de exposición de la pieza. Los más contratados son los siguientes:

Seguro clavo a clavo

Así se le denomina a la póliza que se contrata para trasladar obras de arte que se exponen de manera temporal en museos y galerías. De esta manera, la pieza estará protegida desde que se prepara para transportarla, el embalaje y desembalaje, su estancia en la exposición a la que ha sido llevada, y una vez desmontada ésta hasta que regresa a su ubicación original. De esta forma se garantiza el perfecto mantenimiento de la obra durante todo ese período y por aquellos lugares por donde pase. Este seguro también suele contratarse para fondos bibliográficos y de archivo.

Un aseguramiento de clavo a clavo, como bien indica la expresión. Sin duda, un seguro especial para unos objetos que representan los valores de una civilización, por lo que aunque no se lleve a cabo una regulación propia para sus seguros, sus pólizas presentan un carácter diferenciado.

Seguro a todo riesgo

Normalmente de carácter anual, su objetivo es el de otorgar a las obras protección ante posibles siniestros que puedan provocar terceros, según el valor o capital que se estableció al contratar la póliza. Además, el seguro de riesgos por daños materiales cubrirá aquellos daños que se hayan incluido en el contrato entre la compañía y la entidad contratante. De esta forma, el seguro protegerá a la pieza de siniestros tales como incendios, explosiones, vandalismo, fenómenos atmosféricos, entre otros.

El Museo del Louvre, en París

Coberturas de los seguros para piezas artísticas

Las coberturas de los seguros para obras de arte dependerán de la compañía con la que se lleve a cabo la contratación, ya que las pólizas variarán según una entidad aseguradora u otra.

Transporte

Las piezas artísticas suelen trasladarse de un museo a otro para diferentes exposiciones, por lo que proteger el transporte de las mismas es una de las coberturas más necesarias. Diferentes museos y galerías prestan sus obras a otras instituciones y el traslado puede acarrear en cualquier momento daños irreparables que no se cubrirán sin seguro.

Éstas denominadas cláusulas inglesas ofrecen protección tanto en el transporte terrestre como marítimo también frente a posibles huelgas, conflictos políticos o inclemencias meteorológicas.

Depreciación artística

Ofrece garantías para cubrir la disminución de valor que pueda sufrir el objeto artístico debido a posibles daños o a algún siniestro. En ese caso, el propietario recibiría una indemnización.

Es bastante recurrente que los visitantes de museos o galerías de arte toquen muchas de las obras que se encuentran expuestas, una acción que aunque parezca insignificante, puede dañar a la misma depreciando su valor.

Robo y opción de recompra

Hace poco más de un siglo se llevó a cabo uno de los robos más famosos de toda la historia del arte. Vicenzo Peruggia se marchó del Museo del Louvre con la ‘Mona Lisa’ bajo el brazo sin que nadie pudiera detenerle. El hurto de uno de las obras más emblemáticas de la historia, la creada por el genio Leonardo Da Vinci, será recordado eternamente, y una situación que conviene tener presente para aquellas obras de arte que no cuenten con ningún seguro en vigor.

Turistas fotografían a la Mona Lisa

¿Cuántas veces hemos visto en el cine robos a museos o galerías de arte de lo más sofisticados? La realidad es que en la actualidad no podemos llevarnos a casa ‘La Gioconda’ así porque sí. Pero, en ocasiones, las reforzadas medidas de seguridad no son suficiente y se producen sustracciones que este tipo de pólizas se encargarán de cubrir. Esta cobertura incluía una opción de recompra que permitiría al propietario volver a adquirir la pieza si ésta volviera a aparecer.

Daños materiales

Todas las partes de la obra se encuentran expuestas. Las inclemencias del tiempo, el fuego o el humo pueden causar desperfectos materiales que el seguro compensará.

La cobertura de Descabalamiento ofrece protección completa al objeto, algo a tener en cuenta ya que la mayoría de las obras de arte contienen una serie partes distintivas o piezas que la forman, por ejemplo los cristales, que quedarían de esta forma también cubiertos si resultan dañadas.

Del mismo modo ocurre con los marcos, una parte fundamental de las pinturas que a veces contienen el mismo valor que las mismas y están valoradas como una pieza artesanal. La cobertura garantiza la sustitución de los mismos en caso de desperfecto y su correspondiente reparación.

Responsabilidad civil de restauradores de arte

En ocasiones es posible que una obra de arte necesite una restauración. En ese caso, el proceso que lleve a cabo el restaurador será cubierto por la aseguradora si disponemos de un seguro, por lo que podemos estar tranquilos en el caso de que se produzca un desperfecto durante el desarrollo.

Terrorismo

Los ataques terroristas pueden poner fin a cualquier obra de arte que se cruce en su camino. La mayor parte de las compañías incluyen en la póliza una cobertura para cubrir los desperfectos que se ocasionen debido al terrorismo.

El Museo del Prado, en Madrid

¿Qué exclusiones tienen los seguros para obras de arte?

Si bien es cierto que muchos de los daños a los que se pueden enfrentar las obras de arte pueden ser cubiertos por el seguro, hay que tener en cuenta que existen otros percances que las compañías los excluyen de sus pólizas. Los siguientes casos sirven de ejemplo:

  • Desgaste natural o envejecimiento
  • Deterioro gradual
  • Oxidación
  • Contaminación

El seguro de obras de arte está adquiriendo con el paso del tiempo mayor relevancia debido al crecimiento en el que se encuentra inmerso este mercado, con continuos traslados de estas piezas que participan en numerosas exposiciones. Y es que las obras de arte sufren en sus viajes alrededor del mundo, en los que cualquier cambio de temperatura, humedad o movimiento ‘en falso’ puede ser letal para estos objetos universales.

La Creación, en la Capilla Sixtina

Hay que reconocer que este tipo de seguros implica mayor personalización para las compañías, que se adaptan a la perfección a las condiciones que implican estos objetos. Contratar este tipo de pólizas para colecciones, ya sean permanentes o que vayan a ser expuestas temporalmente, formen parte de una institución o empresa, o de un particular, resulta fundamental para asegurar y proteger el valor de un material único que forma parte de los valores de nuestra cultura.

¿Qué sería de la vida sin arte? ¡Y sin seguro!

Si os ha servido de ayuda nuestro artículo, es probable que os interesen también los siguientes posts:

Seguros Terranea

Seguros para Obras de Arte: ¿Cómo se protegen los museos?
4.9 (97.78%) 9 vote[s]

2 Comentarios

  1. josé Luis García Tercero

    Hola buenos días
    Querría hacerles una consulta respecto a seguros para esculturas.
    ¿Qué tipo de seguro se recomienda para la muestra temporal (2 meses) de escultura en via pública formando parte de un festival de arte urbano en el que hay implicada una regidoria municipal de un Ayuntamiento?

    • Buenos días José Luis,
      Para especificarle el tipo de seguro necesitamos más información. Si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros llamando al 91 640 30 01 y un agente experto le asesorará sobre lo que necesite.
      Muchas gracias.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *