Perros celíacos o intolerantes al gluten

Por si lo dudabas… sí, existen los perros celíacos que desarrollan una intolerancia a los alimentos con gluten. Al igual que las personas, estos animales pueden padecer esta patología que puede afectar no sólo al aparato digestivo, pero… ¿cómo se detecta y se trata? ¿Existen razas propensas?

ladridos perro

Alimentos como la avena, el trigo, la espelta, la cebada, la harina o el centeno, aunque existen algunas variedades sin la proteína, contienen gluten. Son productos que una persona diagnosticada celíaca no debe tomar al padecer una patología denominada multisistémica, que puede afectar tanto al aparato digestivo como al sistema inmunitario de estos pacientes. Una vez que el organismo detecta la presencia de gluten en el mismo, se provoca una reacción que daña la mucosidad del intestino y se destruyen sus vellosidades, encargadas de absorber los nutrientes necesarios.

En el caso de los perros, también pueden sufrir esta afección y pueden ser celíacos, siendo la genética uno de los factores más determinantes a la hora de padecerlo, aunque puede manifestarse en cualquier perro. Es por ello que algunas razas son más propensas que otras a la hora de ser intolerantes al gluten, y que nos percataremos de ello si prestamos atención a los posibles síntomas y siempre consultando con un especialista que nos confirme el diagnóstico.

Síntomas de un perro celíaco

Si tu perro ingiere un alimento con gluten y su intestino se resiente, es posible que sea celíaco o intolerante a esta proteína. Si así fuera, las vellosidades que absorben los nutrientes serán afectadas y la mascota puede sufrir desnutrición, pérdida de peso, problemas digestivos e incluso se verá reflejado en su pelaje, que tendrá un mal aspecto y se verá reducido.

Setter enfermo

Los síntomas que nos ayudarán a plantearnos si nuestro perro es celíaco incluyen vómitos, diarrea, dificultad a la hora de respirar, picor continuo e incluso convulsiones o ataques de epilepsia. El animal sufrirá sobre todo daños y afecciones relacionadas con su aparato digestivo, y al no ser tolerante a la proteína, intentará expulsarla a través del vómito o la diarrea, pudiendo sufrir el animal episodios muy seguidos hasta que expulse todo el alimento que contenga gluten. Además, le producirá tal sequedad e irritación cutánea que no dejará de lamerse y rascarse siendo además una zona poco común de picor en perros.

Si notas también que tu perro apatía, cansancio excesivo y prolongado y tiene dificultad para respirar, es posible que la ingesta de un alimento con gluten se lo haya provocado si es un animal celíaco. Ello le habrá causado inflamación e irritación en su garganta y fosas nasales. Y si además esa intolerancia le genera convulsiones o epilepsia, se deberá recurrir de manera inmediata a un veterinario para que pueda diagnosticar el problema y si se trata de esta patología.

Recuerda que será clave detectarla a tiempo para evitar que se desarrolle una enfermedad crónica que ponga en peligro a nuestro animal doméstico, puesto que esta alergia continuará dañando las paredes del intestino si el animal continúa consumiendo alimentos que no debería.

Tratamiento para perros celíacos

Una vez que el profesional nos confirme que nuestro perro es celíaco o sufre intolerancia al gluten, también nos guiará a la hora de establecer un plan de alimentación y la nueva dieta que deberá seguir nuestro mejor amigo peludo para evitar otro disgusto similar. De hecho, además de pruebas y exploraciones, para confirmar que se trata de dicho problema deberemos dar a nuestra mascota comida para perros sin gluten durante un tiempo (seguramente un mes) antes de que sea segura su intolerancia, por lo que podremos ver su evolución en ese periodo y comprobar si los síntomas anteriores aparecen o no.

perros intolerantes al gluten

Si se confirma definitivamente que tu perro sufre una enfermedad celíaca y es intolerante al gluten, deberá modificar su dieta anterior por otra sin alimentos que incluyan esa proteína. Para este caso, no te preocupes porque existen piensos libres de gluten que puedes obtener para tu mascota, además de otros productos alimenticios especiales. Y quizá no necesite medicamento alguno, siempre y cuando así lo confirme el veterinario.

Deberás fijarte bien a la hora de la comprar comida para tu perro y seguir las indicaciones que te indique tu veterinario, que también te hará una recomendación con alimentos que puedes proporcionar a tu perro para que te sea más fácil proporcionarle una dieta libre de gluten. Presta atención e infórmate a la hora de premiar a tu can con golosinas que quizá no pueda tomar y evita preparados comerciales que puedan contener cereales de trigo, avena o centeno. Puedes probar con galletas sin gluten elaboradas con algunos ingredientes como harina de arroz integral, arándanos, queso rallado, huevos o aceite.

¿Hay razas propensas?

Una vez que sabemos que los perros pueden ser celíacos y padecer una intolerancia al gluten, podemos profundizar aún más y confirmar si existen ciertas razas caninas más propensas a padecer esta patología. Y la respuesta es afirmativa.

Ya hemos mencionado antes que el componente genético importa para que se manifieste esta intolerancia desde que estos animales son jóvenes, y dos de las razas más propensas a padecerla serían las del Setter Irlandés y el Samoyedo, siendo ambas las que engloban a la mayoría de perros celíacos. Sin olvidar que cualquier perro podría desarrollar esta patología, estas dos razas son las más sensibles a sufrir una reacción de este tipo en su sistema inmunológico.

En el caso de los perros de estas razas, puede apreciarse en el caso de que sean celíacos la aparición de diarrea crónica incluso siendo cachorros y con unos meses de vida, reflejándose también en que dejan de aumentar de peso cuando sufren episodios provocados por consumir alimentos con gluten que no toleran.

En el caso del Setter Irlandés, se trata de una cuestión que podría llegar a ser hereditaria, aunque es un diagnóstico complejo puesto que los síntomas son similares a los de otras enfermedades y se necesitaría la confirmación de un profesional, al que deberemos acudir en cuanto notemos que nuestro cánido pueda ser celíaco o intolerante al gluten.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *