Samoyedos, una de las razas de perros con más historia

Hace tres mil años los samoyedos, también llamados «lobos blancos», ya acompañaban a los rebaños nómadas de las tribus siberianas. Su capacidad para soportar una climatología extrema, gracias a poseer una doble capa de pelo, los llevo incluso a extenderse por el norte de Europa.

Perros samoyedos.

Los samoyedos son una de las razas de perros más antiguas que se conocen. Se calcula que hace tres mil años que estos “lobos blancos” ya acompañaban a los rebaños de los Samoyedos, un pueblo nómada que habitaba la zona de Siberia. La alta resistencia de estos perros a las bajas temperaturas fue un factor determinante para una supervivencia que los condujo incluso hasta el norte de Europa, donde los samoyedos se mezclaron con los lobos.

La capacidad de esta raza para soportar condiciones climáticas especialmente duras viene dada por la presencia de una doble capa de pelo, unas patas con suficiente longitud para que el cuerpo del animal no esté en contacto con la nieve, unas orejas preparadas para no congelarse a la intemperie y una cola peluda que tiene el papel de proteger la boca y la cara del animal durante las pernoctas en exterior.

La capa interior de pelo corto es muy densa y su función es preservar la entrada de frío para mantener una adecuada temperatura corporal, mientras que la externa de pelo largo y muy blanco es capaz de repeler el agua y la nieve. Además, en los samoyedos las zonas del tórax y del cuello cuentan con una mayor presencia de pelo que sirve de protección adicional.

El primer ejemplar de samoyedo que llegó a Europa lo trajo Ernest Kilburn-Scott, un viajero británico que compró a Sabarka en Rusia llevándolo hasta Inglaterra como regalo para su esposa. El animal gustó tanto que poco después el matrimonio adquirió una hembra y comenzó la cría de samoyedos en Europa. A Estados Unidos esta raza llegó de la mano de una princesa belga, que en 1902 viajó a San Petersburgo y de allí a Estados Unidos con cuatro ejemplares.

Se trata de perros muy activos, inteligentes, serviciales, con un carácter doméstico que les hace convivir bien con los niños, alegres, con buena disposición para su socialización y que por la característica forma de su boca parece que siempre estuvieran sonriendo. Una de las características esenciales de los samoyedos es una autoconfianza heredada de siglos de supervivencia en las condiciones más difíciles.

Por otro lado, el samoyedo es un perro que necesita altas dosis de aire libre y ejercicio, dos cuestiones que son fundamentales para un correcto equilibrio mental, de forma que sus propietarios tendrán que pensar en algo más que ligeros paseos.

seguro para perro

Samoyedos, una de las razas de perros con más historia
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *