Probióticos y Prebióticos, qué son y en qué se diferencian

Tanto los probióticos como los prebióticos juegan un papel fundamental para la salud digestiva de las personas, sin embargo pocos saben cómo distinguirlos. La principal diferencia radica en que unos son microorganismos vivos y los otros son un tipo de fibra alimentaria que sirve de alimento para los primeros. A continuación te contamos cómo reconocer y diferenciar entre elementos probióticos y prebióticos.

alimentos Probióticos y Prebióticos qué son y en qué se diferencian

Dado el parecido del nombre muchas personas solemos utilizar indistintamente los términos probióticos o prebióticos para referirnos a lo mismo, sin embargo, además del prefijo ambos alimentos tienen más características que los diferencian.

En el siguiente artículo vamos a mostrar cuáles son dichas divergencias, explicando detenidamente qué son los probióticos y qué son los prebióticos, cuálesson los más recomendables, dónde podemos encontrarlos y qué efectos beneficiosos pueden tener para nuestra salud.

¿Qué son los probióticos?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los alimentos probióticos son “microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, producen un efecto beneficioso en nuestra salud”.

Estos probióticos ayudan a mantener la salud de nuestra microbiota intestinal, nombre con el que se conoce al conjunto de bacterias que habitan en el intestino, impidiendo el crecimiento y el desarrollo de microorganismos patógenos y dañinos.

Los probióticos se pueden ingerir de manera natural a través de alimentos fermentados como el yogur, el kéfir o el chucrut, o en forma de comprimidos, cápsulas o preparados farmacéuticos.

En cuanto a los beneficios no todos los probióticos que existen tienen los mismos efectos favorables para la salud. Cada especie, incluso cada cepa, debería ser examinada independientemente para conocer qué aporte beneficioso tiene para cada persona. Al mismo tiempo también existen teorías que afirman que la ingesta de probióticos no tiene ningún beneficio para la salud, especialmente en el caso de personas sanas.

Te contamos todo sobre Probióticos y Prebióticos y en qué se diferencian

Pese a esto, y a nivel general, los probióticos se utilizan para mejorar el sistema inmunitario y la salud intestinal, siendo buenos aliados contra la diarrea o el síndrome de colon irritable.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que los probióticos son microorganismos vivos, por lo que también pueden entrañar riesgos para las personas con problemas en el sistema inmunológico. En aquellas enfermedades en las que existen pruebas de su eficacia, debe ser el médico quién recomiende qué tipo de probiótico y en qué dosis debe tomarse en cada caso.

Los mejores alimentos probióticos

Uno de los mejores alimentos para ingerir probióticos es el kéfir. Se trata de leche de vaca o cabra fermentada y presenta un sabor ácido. Se puede consumir de forma líquida o en gránulos.

El chucrut es otra buena opción para mantener la salud de nuestra microbiota o flora intestinal. Se trata de col blanca o repollo fermentado que ayuda a mantener el pH del intestino delgado, además de ser un alimento rico en vitaminas A, B1, B2 y C y minerales como hierro, calcio, magnesio y fósforo.

El yogur natural, la sopa de miso, el té de kombucha, las aceitunas y el chocolate negro también son una gran fuente de elementos probióticos.

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son un tipo de fibra alimentaria no digerible por el organismo, aunque pese a ello aportan grandes beneficios a la salud ya que favorecen el desarrollo y el crecimiento de bacterias intestinales como las bifidobacterias y los lactobacilos.

Aunque nuestro organismo no puede digerir estas fibras si es capaz de fermentarlas y transformarlas en alimentos para algunos microorganismos (probióticos) que viven dentro de nuestro cuerpo.

Los prebióticos se encuentran, mayoritariamente, en alimentos como el ajo, las cebollas o los puerros, aunque también podemos encontrarlos como suplemento o añadidos artificialmente a otras comidas.

El principal beneficio de los prebióticos es que ayudan a absorber algunos minerales como calcio y magnesio. Además, también favorecen la eliminación de gases y el equilibrio intestinal.

Probióticos y Prebióticos qué son y en qué se diferencian

Los mejores alimentos prebióticos

Si hay algún alimento que destaque como mejor prebiótico ese es el ajo. El ajo contiene hasta un 15% de insulina, uno de los prebióticos más frecuentes y recomendados. Por lo tanto, la ingesta diaria de este alimento nos ayudará a tener una mejor salud intestinal.

Justo por detrás se encontrarían las alcachofas. Esta verdura, además de ayudar a controlar el colesterol, es uno de los alimentos prebióticos más indicados pues presenta entre un 3 y un 20% de inulina.

Las cebollas y los puerros también son una buena opción como prebióticos y se pueden añadir fácilmente en cualquier comida. Junto a ellas, el salvado de trigo o la harina de trigo también aportaran en torno al 5% de insulina. Ingerir cualquiera de los alimentos mencionados, a los que podemos sumar los plátanos o la raíz de achicoria, dentro de una dieta equilibrada ayudará a mantener saludable y mejorar tu sistema digestivo.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *