Queso: Un alimento saludable que debes tomar con moderación

Últimamente se ha estado hablando sobre las ventajas o inconvenientes que aporta el queso en una dieta equilibrada. Muchos son los amantes de este alimento y muchos sus detractores, pero una cosa está clara y es que el queso lleva acompañando al ser humano desde la antigüedad y formando parte de la gastronomía tradicional de multitud de lugares.

variedades de queso

Cuentan que el queso apareció por primera vez fruto de un incidente fortuito. Un mercader árabe llevaba leche a través del desierto en el interior de un estómago de cordero y debido a las altas temperaturas y a la acción del cuajo la leche fermentó dando lugar al primer queso de la historia.

El queso es uno de los principales alimentos y su consumo medio en España ronda los 8 kg por persona al año. El origen, más allá de historias, nace para conservar el excedente de leche que se producía, siendo un alimento altamente energético, con magníficas cualidades nutricionales y fácil de transportar y conservar.

Ventajas del queso en nuestra dieta

El queso en función de su maduración contiene distintas cantidades de los nutrientes de la leche que lo hacen un alimento muy interesante desde el punto de vista nutricional: proteínas, grasas, minerales y sustancias liposolubles. El queso también presenta una buena cantidad de vitamina B12, que favorece el funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Este alimento se desvela como una fuente estupenda de calcio y vitamina D, lo que le hace un gran aliado a la hora de combatir la osteoporosis, aunque no terminan ahí sus bondades, porque parecer el calcio y el fósforo (que también están presente en buena cantidad) ayudan a combatir el ácido creado después de una comida,  por lo que se convierte en un aliado natural contra la caries.

queso curado

Según la variedad de queso que tomemos encontraremos unos altos contenidos de potasio y magnesio, siendo estos minerales vitales para un buen mantenimiento de la presión arterial y para la disminución del cansancio y la fatiga, respectivamente. Además los contenidos en zinc del queso nos ayudarán al metabolismo normal de los hidratos de carbono.

Beneficios cardiovasculares de los quesos

Al parecer la ingesta de queso en cantidades limitadas ayuda a nuestro organismo a defenderse de las enfermedades del corazón y a reducir el riesgo de infarto.

Según un estudio sobre 200.000 personas publicado por el European Journal of Nutrition, las personas que ingieren queso habitualmente tienen un 14% menos de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria y un 10% menos de verse afectados por un infarto, eso sí en pequeñas cantidades. Dicho estudio concluyó que la ingesta abusiva de queso anula totalmente estos beneficios cardiovasculares.

¿Existe un vínculo entre el queso y el aumento del colesterol?

Hay una evidencia científica que afirma que la ingesta de grasas saturadas procedentes de alimentos de origen animal, como es el queso, y otros alimentos procesados (patatas fritas, pasteles o galletas) aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular debido a su influencia en el incremento de los niveles de colesterol.

Dependiendo del tipo de leche empleada en su elaboración y de la duración del proceso de curación, encontramos en los quesos distintas concentraciones de colesterol. En este sentido hay que apuntar que los quesos elaborados con leche de cabra u oveja presentan los niveles más bajos de colesterol.

 De esta forma ingerido con moderación, 30-40 gramos al día, el queso no tiene porque ser un alimento perjudicial para la salud del corazón.

queso rallado

Inconvenientes del queso

El principal inconveniente del queso es su alto contenido en sodio, que lo hace desacaonsejable para las personas con hipertensión arterial o para aquellas que deban seguir una dieta baja en sodio. También es desaconsejable en aquellas personas con insuficiencia renal aguda.

Por qué se debe consumir el queso con precaución:

  • Los quesos frescos tienen a provocar estreñimiento.
  • Los quesos duros o fermentados son más perjudiciales para las personas que padecen problemas reumáticos.
  • Hay que procurar que los quesos que se usan para rallar no sean muy concentrados en proteína pues afectan el tránsito intestinal.
  • Dado que aportan un alto porcentaje de grasas saturadas conviene evitarlos en caso de enfermedad cardiovascular.
  • Un consumo excesivo contribuye a grandes cantidades de grasas y colesterol, incluso favorece el aumento de peso.
seguro médico

TERRÁNEA

Un comentario

  1. Me encanta el queso, pero como cualquier otro ingrediente hay que saber comerlo en su justa medida para mantener una dieta saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *