Estos son los riesgos de usar neumáticos de segunda mano

Mantener una buena seguridad es esencial cuando vamos al volante y para ello debemos prestar especial atención a los neumáticos. Estos elementos son los únicos que mantienen el contacto con la carretera y por tanto deben estar en buen estado. A continuación te contamos cuando es necesario cambiar los neumáticos y cuáles son los peligros de utilizar neumáticos de segunda mano.

neumáticos de segunda mano

El único punto de contacto entre el coche y la carretera son los neumáticos. Por tanto, para mantener un alto grado de seguridad debemos llevar las gomas siempre en buenas condiciones y realizar el mantenimiento adecuado. De esta manera podremos evitar situaciones que pongan en peligro nuestra vida y la de otros usuarios de la vía.

Todos los neumáticos tienen una vida útil en función de su grado de utilización, correcto mantenimiento y calidad de los materiales empleados en su fabricación y  por ello tarde o temprano llega el momento del cambio.

Lo principal para aumentar el tiempo de uso es circular siempre con la presión adecuada. Lo más recomendable es revisar dicha presión mínimo una vez al mes y en frío, dado que con los neumáticos en caliente la presión interior aumenta.

Una incorrecta presión en las ruedas repercute en el comportamiento del vehículo, en el consumo de combustible y, por supuesto, en la durabilidad de la banda de rodadura al producirse un desgaste irregular de la misma.

hay que evitar riesgos usando buenos neumáticos

A la hora de inflar los neumáticos debemos seguir las indicaciones del fabricante. Serán estos los que proporcionen un rango de presiones en función del número de pasajeros y la carga que soporte el vehículo. Respetando estas indicaciones tendremos una conducción más segura y un mejor comportamiento de las ruedas.

Siempre neumáticos nuevos

Cuando la profundidad de los surcos sea inferior a 4 mm o las gomas tengan más de seis años deberemos sustituirlas por unas nuevas.

Hay también otras señales que nos advierten de a necesidad de cambiar de neumáticos, como puede ser aparición de grietas, de  bultos derivados de impactos contra bordillos, o las pequeñas vibraciones producidas en el volante por un desgaste irregular.

Este momento supone un importante desembolso económico y muchos conductores recurren al mercado de segunda mano sin saber que lo barato acaba saliendo caro.

neumáticos de segunda mano como éste entrañan ciertos riesgos

Montar neumáticos de segunda mano conlleva una serie de inconvenientes muy importantes y que pueden poner el riesgo la seguridad del vehículo y de sus ocupantes. El principal problema de este tipo de neumáticos, aunque presenten un buen aspecto, es el paso del tiempo. Los años hacen que el caucho se deteriore, pierda flexibilidad y efectividad y no rinda correctamente.

Otro de los factores por el que no debemos montar neumáticos de segunda mano es que desconocemos su procedencia. Estas gomas pueden proceder de un vehículo accidentado y haber sufrido daños en su estructura interna o quizá puedan haber estado expuestos a cambios bruscos de temperatura que hayan deterioran su estado y sus prestaciones

Si pese a todo se decide montar neumáticos de segunda mano es conveniente conocer que existe una Norma UNE de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), que garantiza que esa rueda cumple con unos requisitos mínimos. Es responsabilidad del comprador solicitar este certificado a quien te vaya a instalar dichos neumáticos. Desde la Comisión de Fabricantes de Neumáticos nos recuerdan los peligros que se asumen al montar neumáticos usados, como la pérdida de agarre, la peor manejabilidad en situaciones delicadas o el mayor consumo y por ello nos recomiendan cambiar siempre las ruedas usadas por gomas nuevas.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *