Saab Friction Tester, los coches que cuidaron de los aviones

A mediados del siglo XX las autoridades suecas y Saab colaboraron en el desarrollo de vehículos capaces de medir el coeficiente de fricción de las carreteras y de las pistas de aterrizaje de los aeropuertos. De esta forma nacieron los Saab Friction Tester, vehículos que comprueban el grado de adherencia del asfalto y que cuando son jubilados se convierten en un tesoro para los coleccionistas de coches clásicos.

¿Sabemos qué es un Saab Friction Tester? De entrada puede parecer el modelo de una conocida marca sueca de automóviles, pero en algunas ocasiones ni siquiera se trata de vehículos de Saab. Como su nombre en inglés define muy bien, se trata de “comprobadores de fricción”. 

Solemos verlos en los aeropuertos pintados en amarillo con algún detalle en negro y la misión de un Saab Friction Tester es comprobar que las pistas tienen el agarre suficiente para que puedan aterrizar y despegar aviones. 

Para ello un Saab Friction Tester dispone de un equipamiento especial que se encarga de medir el coeficiente de adherencia/fricción que tiene en cada momento el asfalto. Estos valores se comunican a los responsables de operaciones, para que en su caso puedan advertir a los pilotos e incluso suspender el tráfico aéreo si las circunstancias de seguridad no son las adecuadas.

¿Por qué Saab? 

A mediados del siglo XX el Instituto Nacional Sueco de Investigaciones de Carreteras y Transportes (VTI) se encargó de desarrollar un método fiable, económico y rápido de determinar el coeficiente de fricción de una carretera. 

Este método también podía ser empleado en pistas de aterrizaje, dado que la autoridades aéreas están obligadas a conocer este coeficiente. En 1970 el VTI decidió asociarse con Saab, aprovechando que esta marca automovilística era sueca, tenía un potente departamento de I+D y al mismo tiempo en su ADN existían fuertes lazos con el mundo de la aeronáutica.

Saab Friction Tester

Y de esa forma nacerían los Saab Friction Tester, aunque a día de hoy en muchos aeropuertos los vehículos empleados en estos menesteres no tienen nada que ver con Saab. En 1991 con la venta de Saab a Opel la división de compradores de fricción pasó a integrarse en ASFT, firma que en la actualidad es la encargada de suministrar a todos los aeropuertos este tipo de vehículos, que ahora reciben el nombre de SARSYS-ASFT Cars. 

Qué hace especial a un Saab Friction Tester 

El mayor secreto de un vehículo de estas características es una quinta rueda alojada en la zona del maletero y que en cuanto a composición y agarre tiene las mismas características que los neumáticos de un avión. 

En el momento de la medición esa quinta rueda se posa sobre el asfalto con una fuerza de aproximadamente 140 kg y de esta forma es posible conocer cuál es el coeficiente de fricción de la pista.  

Para simular “pista mojada” los Saab Friction Tester incorporan un depósito con 500 litros, con lo que se consigue dibujar sobre el asfalto una película de agua de 1 mm de espesor. 

Coche Saab Friction Tester

Ni que decir tiene que el vehículo empleado en este tipo de trabajos debe disponer de cambio automático, control de velocidad y de una mecánica suficientemente potente, para que los ensayos se realicen a las velocidades requeridas. Por estas razones el Saab 900 Turbo fue en su época el modelo más utilizado en los aeropuertos. 

Un tesoro para coleccionistas 

Lógicamente, no se renueva todos los años un Saab Friction Tester. El trabajo que realizan no tiene un carácter intensivo y su alto coste (unos 100.000 euros) es algo que hay que tener en cuenta a la hora de renovar. 

Lo normal es que un Saab Friction Tester esté en servicio más de veinte años, siempre con las renovaciones que sea preciso realizar para adecuarse a los tiempos tecnológicos, y cuando un aeropuerto de “primera línea” jubila un Saab Friction Tester pueden pasar dos cosas. 

Una que el vehículo pase a prestar servicio en un aeropuerto con menos intensidad de tráfico y otra que pueda ser adquirido por algún coleccionista de coches clásicos, que tienen en los Saab Friction Tester auténticos objetos de deseo.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Un comentario

  1. Qué interesante! me ha encantado conocer más a fondo la historia de los Saab Friction Tester. No tenía ni idea que se hubieran concebido con la intención de medir el coeficiente de fricción de las carreteras y de las pistas de aterrizaje de los aeropuertos. Me sorprende!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *