El transporte teme una subida de costes por la Euroviñeta

El Consejo de Europa, Parlamento Europeo y Comisión Europea, están negociando una nueva normativa comunitaria para la Euroviñeta. Por su parte, la IRU ha mostrado su acuerdo en hacer extensiva la tasa por uso de infraestructuras a todos los vehículos a partir de 2,5 toneladas y a que no incorpore los costes derivados de la congestión vial y de la contaminación acústica y atmosférica.

Con el Pacto Verde Europeo como telón de fondo, Consejo de Europa, Parlamento Europeo y Comisión Europea (el denominado “Trílogo”) están negociando cual será la nueva posición que la Unión Europea adoptará en referencia a la llamada “tarificación de los usuarios de las carreteras”, un concepto fiscal que en transporte por carretera se conoce con el nombre de Euroviñeta. 

En este sentido la IRU (International Road Union), que representa a los transportistas de toda Europa, afirma estar preocupada porque la revisión de la actual normativa sobre la Euroviñeta no suponga un incremento de la presión fiscal para el transporte de mercancías y de viajeros por carretera. 

Además, existe una pugna política en torno a que cada uno de los estados comunitarios pueda mantener una total independencia para aplicar o no esta normativa de la Euroviñeta en sus respectivos territorios. Mientras que el Parlamento Europeo, por su parte, aboga por reducir esta independencia, el Consejo de Europa, donde están representados los distintos estados-gobiernos, prefieren que continúe vigente ese nivel de independencia con el fin de que la aplicación de la Euroviñeta responda a las necesidades de cada país. 

Por otro lado, la IRU se ha mostrado inicialmente de acuerdo con que la Euroviñeta se extienda a todos los vehículos por encima de 2,5 toneladas, algo que en su opinión evita contradicciones desde el punto de vista de la competencia y además es coherente con el espíritu del Pacto de Movilidad. 

En un reciente informe la IRU apuesta porque los ingresos obtenidos a través de la Euroviñeta sirvan para conseguir un transporte por carretera más eficiente y sostenible y que no se destinen a subvencionar otros modos de transporte, como es el caso del ferrocarril, que ejercen una competencia desleal. 

Por el contrario, la IRU está en contra de que la futura normativa de la Euroviñeta, además de los costes derivados del uso de las infraestructuras, contemple también los costes producidos por la contaminación acústica, atmosférica y por la congestión vial, algo que los parlamentarios europeos apuestan por incluir y que de sumarse a la Euroviñeta supondría un incremento de la carga fiscal que actualmente soportan los transportistas.

Seguro para camiones

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *