Guía básica para alimentar a un cachorro hasta su edad adulta

A la hora de alimentar a un cachorro o a un perro recién nacido resulta fundamental seguir la dieta que necesita las primeras semanas de vida y proporcionarle el alimento líquido hasta que cumpla la edad adecuada para ingerir alimentos sólidos.

alimentar a un cachorro

La llegada de un cachorro a la familia es además de una magnífica noticia, un mar de dudas si no estamos lo suficientemente informados sobre sus cuidados y, sobre todo, sobre cómo debemos alimentar a una mascota que en sus primeros meses dependerá de nosotros para su correcto desarrollo y crecimiento.

Cabe destacar que si vamos a adoptar un perro, lo primero de todo es tener claro cuál es la edad exacta de nuestro nuevo mejor amigo para saber con precisión cuál debe ser su dieta hasta que cumpla los meses suficientes para ingerir otros alimentos que al comienzo de su vida no debe comer. Si en cambio, ya contábamos con su madre en casa, podemos estar más tranquilos durante las primeras semanas, en las que le amamantará y le proporcionará la leche materna que el recién nacido necesita.

Alimentar a un cachorro recién nacido

Como decimos, si contamos con la presencia de la madre del cachorro en casa lo ideal es que sea ella la que lo amamante y le proporcione la leche materna que le aporte los nutrientes y anticuerpos que necesita para sus primeras semanas de vida. Este proceso se llevaría a cabo las veces que el recién nacido lo necesite hasta que se produzca el destete de forma natural, que suele darse, como decimos, a las ocho semanas de su nacimiento. Los dos primeros meses junto a su madre y sus hermanos le ayudarían a socializar, por lo que si esta es nuestra situación podemos darnos por satisfechos.

cachorro toma leche

Lactancia hasta el destete del cachorro

Pero si, en cambio, no contamos con la ayuda de su madre, o bien algún que otro condicionante impide que sea ella la que le amamante (por ejemplo, si debe tomar una medicación incompatible con la lactancia), deberemos ser nosotros mismos quienes le proporcionemos el alimento que necesita durante sus primeros días en el mundo.

Para ello, debemos tener en cuenta que el animal no podrá ingerir durante este tiempo alimentos sólidos y tan sólo única y exclusivamente debemos proporcionarle leche especial para perros, que podrás encontrar a la venta en cualquier clínica o establecimiento de mascotas. Debemos administrarle este tipo de leche mediante un biberón, proporcionándole de esta forma la sensación de estar bebiendo del pecho de su madre por la similitud de la tetina del biberón. Ten en cuenta que estos cachorros suelen necesitar alimento unas cuatro o cinco veces al día, por lo que debemos organizarnos para que se alimente todo lo que debe, algo fundamental en esta primera fase de su existencia.

El destete del cachorro, que se producirá a las ocho semanas, coincide con la salida de los dientes de leche del cachorro, con los que ya podrá comenzar a comer alimentos sólidos de manera progresiva.

Alimentar a un cachorro de 8 semanas

Como decimos, este proceso debe durar al menos hasta las seis u ocho semanas posteriores a su nacimiento, fecha en la que podremos comenzar a proporcionarle alimentos sólidos.

Pero una vez cumplidas las ocho semanas, el animal puede comenzar a tomar, además de la leche materna o especial para perros, pequeñas porciones de puré especial que ayudarán a llevar mejor la transición hacia una alimentación más sólida que debemos ir empezando a introducir en su rutina diaria.

cachorro de ocho semanas come

Si el cachorro ya tiene un mes y medio o dos meses (seis u ocho semanas), incluye en algunas de sus comidas un poco de puré especial para perros y mantén en el resto de tomas de alimentos la misma cantidad de leche, que continuará siendo indispensable durante un tiempo. Recuerda que tras este tiempo, podremos pasar de cinco a cuatro comidas al día, ya que conforme va creciendo y desarrollando su cuerpo necesitará menos alimento líquido que cuando era recién nacido y se incrementará la necesidad de la comida sólida, a la que le debemos ir habituando.

¿Cuándo puede tomar un cachorro alimentos sólidos?

Con más de dos meses de vida y tras haber incluido en su dieta leche y puré, podremos comenzar a incluir en su dieta alimentos sólidos que todo perro puede comer y que, en el caso de un cachorro, deberemos ser más selectivos hasta que alcance su edad adulta.

Tras superar la barrera de las ocho primeras semanas, podremos ir compaginando alimentos sólidos con menores cantidades de puré hasta que lo retiremos definitivamente de su dieta y esta se centre en la alimentación sólida. Cuando la mascota cumpla los tres meses, será el momento de dar un paso más y reducir sus tomas de cuatro a tres veces al día, que se repartirán en el desayuno, almuerzo y cena, similar a cómo nos organizamos los humanos.

Primeros alimentos sólidos que puede tomar un cachorro

Lo ideal es que el proceso se lleve a cabo de manera progresiva para evitar que el cambio en la dieta pueda afectar a su sistema digestivo, para lo que ayudará la ingesta de puré tras las primeras semanas de leche materna o especial para perros. En el puré ya podemos introducir un tercio de alimento sólido y dos tercios de leche materna para que así el animal ya vaya ingiriendo parte de ambos alimentos y su sistema digestiva se vaya haciendo a la parte más sólida.

alimentación para un cachorro

Este es un procedimiento que podemos empezar a realizar ya a las seis semanas de vida del animal, y siempre debemos tener claro que no se trata de sustituir la leche materna por puré, sino que lo ideal es darle una mezcla de ambas o introducir el puré por la leche en una de las comidas que le damos al día. A las ocho semanas, eliminaremos la leche materna de su dieta y añadiremos al puré otros alimentos sólidos, de nuevo de forma progresiva, asegurándonos antes de ello de que sus dientes de leche ya han salido por completo y puede comer perfectamente este tipo de alimento.

Alimentación de un perro adulto

El final de esta primera etapa de nuestro compañero doméstico, normalmente tras seis meses, coincidirá con un cambio en su dieta y alimentación que será totalmente diferente durante el resto de su vida.

Recuerda que cuando nuestro perro sea adulto, la cantidad y la frecuencia del proceso alimenticio dependerá de factores como la edad, el peso, la raza, el tamaño o la cantidad de ejercicio físico que realice el animal, y siempre será conveniente que consultemos a nuestro veterinario para que resolvamos todas nuestras dudas y no demos pasos en falso. Un perro adulto no debe hacer más de dos comidas al día, salvo que por las características de su raza, como le ocurre al Bóxer, necesite tres al ser perros con una infancia más prolongada que el resto.

Mantener los horarios de comida y establecer rutinas será fundamental más si cabe en la edad adulta para evitar problemas de sobrepeso y desórdenes en su dieta. En cuanto a los alimentos, el pienso seco y duro siempre será una opción a tener en cuenta, pero también los semi-húmedos y las latas de carne tras las primeras ocho semanas, siempre consultando con nuestro profesional veterinario antes de proceder a organizar su dieta. No olvides que a la hora de elegir el pienso, siempre habrá que tener en cuenta los rasgos y las características del can, siendo su tamaño uno de los factores fundamentales a valorar.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *