¿Qué diferencia hay entre un seguro de daños y uno de personas?

El contrato de seguros contiene dos naturalezas totalmente distintas. Una de ellas se refiere al seguro de daños y la otra al seguro de personas, conceptos que aunque en principio pueden llegar a parecerse, en este artículo veremos que son completamente opuestos.

La firma de un contrato de seguro de daños y personas.

¿Qué es un SEGURO DE DAÑOS?

El seguro de daños se hará cargo exclusivamente de la reparación de los daños sufridos por el asegurado, existiendo una relación directa entre la garantía cubierta y los daños sufridos.

Su naturaleza es indemnizatoria, de tal modo que el asegurado nunca podrá obtener beneficio alguno. Como máximo, su situación se restablecerá, es decir, volverá al punto exacto justo antes de que ocurriera el siniestro.

No debes lucrarte con el seguro de daños.

La Ley del Contrato del Seguro, expone algunos artículos con los que pone realmente difícil obtener a cualquier asegurado beneficio alguno con un seguro. Vamos a mencionar los más destacados:

  • Interés asegurado

La indemnización la recibe el propietario del bien cubierto. No se puede reparar un daño a alguien que no lo ha sufrido.

  • Suma asegurada

Será el importe máximo que pagará la aseguradora al afectado. La cantidad a indemnizar vendrá determinada por dos valores: de los daños producidos y de la suma asegurada. El total que percibirá el asegurador será la cantidad más pequeña entre esos dos valores.

  • Infraseguro

Este es el caso que se produce cuando la suma asegurada es menor al valor del bien asegurado. Si se produce un siniestro, en este caso, la indemnización será la máxima de la suma asegurada. Pero si el siniestro es parcial, la cosa se complica, ya que el afectado solo recibirá un importe en proporción al capital que aseguró. ¿Cómo se calcula esta cifra?

Con una fórmula establecida a la que llamamos Regla Proporcional:

SUMA ASEGURADA x VALOR DE DAÑOS / VALOR REAL DEL BIEN

  • Sobreseguro

Este sería el caso opuesto al anterior, cuando la suma asegurada es mayor al valor del bien asegurado. En esta situación el asegurado solo recibirá la cantidad del valor del daño que se ha producido, independientemente de la cantidad que haya asegurado. Pero estaréis pensando, ¿y la diferencia que pagó de más la perdería? No, claro que no, el asegurador devolvería esa parte que se pagó de más.

  • Coaseguro

Cuando aseguramos un objeto por varios aseguradores. Este procedimiento es legal y en principio no tiene por qué suponer ningún problema siempre y cuando la cantidad total asegurada no supere el valor real del bien. Si se diera este caso, el procedimiento a seguir sería el mismo que en el caso anterior.

  • Subrogación

En este caso estamos ante una cesión de derechos del asegurado hacia el asegurador. Este proceso se da cuando existe una tercera persona responsable del siniestro. Con esto, la compañía consigue reclamar al causante del siniestro la cantidad que previamente había pagado a su asegurado, y se garantiza que su afectado no lo reclame por su parte, con lo que evita que su propio cliente obtenga un beneficio con el seguro.

Apretón de manos para contratar tu seguro de daños o tu seguro de personas

¿Qué es un SEGURO DE PERSONAS?

Aquí la situación cambia por completo. Ya no hay una relación entre la garantía cubierta y el daño sufrido. Es imposible volver al punto anterior al siniestro, como bien pasaba en el seguro de daños.

En el caso de fallecimiento o de una amputación de un miembro, no es posible reparar el daño causado. En estos casos, el seguro de personas se encarga de dar al afectado o al beneficiario, un importe previamente pactado y reflejado en la póliza.

Como es imposible calcular el valor de una vida humana, aquí no hablamos de indemnización, sino de naturaleza de ahorro o de capitalización. Esto significa que el asegurado irá pagando cuotas, a modo de ahorro, para lo que pueda pasar en el futuro.

Esta cantidad nunca podrá reparar el daño causado, pero si servirá de ayuda a la familia en caso de la pérdida de algún familiar, cubriendo todos los gastos que conlleva. También podrá servir de ayuda en la jubilación, cobrando un importe extra que complemente a la paga de la Seguridad Social. Otro ejemplo de seguro de personas puede ser sufrir un accidente que deje al afectado con una incapacidad total, en este caso el seguro de personas puede llegar a ofrecer una renta de por vida al asegurado.

Por estos y por otros muchos motivos, es recomendable tener algún seguro que otro, bien sea un seguro de daños o un seguro de personas. Puede que sean nuestra solución en momentos difíciles.

Seguro fallecimiento

¿Qué diferencia hay entre un seguro de daños y uno de personas?
4.9 (97.14%) 28 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *