Seguros Para Caballos: ¿Qué cubren? ¿Son baratos?

A la hora de elegir un seguro para tu caballo es lógico que te preguntes qué coberturas existen o cómo contratar la póliza que más te interesa. Te damos respuesta a las cuestiones básicas que debes conocer:

Si eres aficionado a la hípica o habitualmente optas por montar a caballo como hobby, la opción de contratar un seguro para tu equino se torna necesaria. El principal motivo no es otro que el de cubrirnos las espaldas ante un posible accidente o siniestro a terceros, o ante otras cuestiones tales como enfermedad, robo o pérdida que nos lastre económicamente. Y los seguros para caballos son la solución.

Los seguros para caballos te protegen ante cualquier imprevisto con tu equino

Antes de realizar la contratación, conviene resolver todas las cuestiones principales que rodean al producto, además de cualquier otra duda que puedas tener a la hora de elegir el mejor seguro para tu caballo. Para ello te explicamos los aspectos más destacados que debes tener claro cuando te dispongas a contratar esta póliza.

Coberturas de los seguros para caballos

Como sucede en el caso de las mascotas, los seguros para caballos contienen tanto coberturas que protegen al animal como a su dueño, por lo que incluye garantías como la responsabilidad civil por los daños personales o materiales que pueda ocasionar el equino, además del robo o el fallecimiento de éste. Las coberturas de cada póliza dependerán de la aseguradora con la que contrates el seguro, pero por regla general, las pólizas de este tipo, destinadas a la protección de animales, incluyen unas coberturas básicas.

Responsabilidad Civil

Se trata del seguro más habitual. Al contratarlo, quedarán cubiertos aquellos daños que el caballo pueda ocasionar a terceros o si se han producido daños materiales al provocar un accidente. Esta póliza nos permite como propietarios tener la máxima tranquilidad y evitarnos preocupaciones acerca de problemas o consecuencias negativas que puedan surgir si en algún momento el animal pierde el control.

En este caso, los terceros son aquellos que no sean el cónyuge, parejas de hecho, ascendientes, descendientes y hermanos, consanguíneos, colaterales o afines del propietario del caballo; ni los socios, encargados y dependientes del mismo.

Dos equinos juntos

Lo único, ten en cuenta que el jinete no quedará cubierto con esta póliza, aunque sí lo hará con la correspondiente a Accidentes del jinete. La Responsabilidad Civil protege de las reclamaciones por daños de terceros, pero la persona que cabalga no es considerada de la misma forma, por lo que para ello es necesario contratar otro tipo de seguro.

Robo, hurto o pérdida

Los seguros para caballos incluyen una cobertura para cubrir una posible desaparición del equino o incluso un robo o hurto del mismo. La cuantía de la indemnización ascenderá al porcentaje que se haya establecido previamente sobre la suma asegurada con la entidad. Dependiendo del seguro que contrates, la compañía se hará cargo del valor total del caballo o bien, si has contratado con franquicias, como propietario cubrirás parte del valor del animal, encargándose del resto la aseguradora.

Fallecimiento y pérdida de uso

Debemos estar preparados ante una muerte de nuestro equino, una situación trágica que tendremos cubierta con un seguro para caballo, que incluye una cobertura que indemnizará al propietario en el caso de que el animal haya perdido la vida por accidente o enfermedad.

Además, en algunos casos, también puede cubrir los gastos ocasionados por el fallecimiento del caballo, como el traslado al matadero o el examen post mortem o necropsia, como refleja la normativa de nuestro país.

Por otra parte, si un accidente ha dejado al animal incapacitado para llevar a cabo su rutinaria labor, el asegurado recibirá una compensación económica en el caso de que tenga contratado esta cobertura.

Asistencia veterinaria en caso de accidente

A diferencia de la relacionada con la pérdida de uso, esta cobertura se encarga de cubrir la asistencia veterinaria que recibiría el equino en el caso de sufrir un accidente y necesitar cuidados médicos. El tratamiento veterinario no supondría ningún coste para el propietario e incluiría tanto hospitalización como gastos quirúrgicos y cirugía ante posibles problemas respiratorios, de cólicos, infecciones o fracturas de gravedad.

seguro de caballo

La garantía dependerá de la compañía aseguradora y de la póliza en cuestión que hayas contratado, siendo el límite económico, en algunos casos, cercano a la suma asegurada que se haya fijado en la contratación, mientras que en otros se acuerda una cantidad máxima por siniestro.

Algunas entidades cuentan con convenios con hospitales con servicios veterinarios para así facilitar al asegurado la opción de acudir a alguna clínica en la que examinar al animal ante un problema de salud. También podrás acudir a un hospital veterinario por tu cuenta. En ese caso, adelantando el coste de la operación, recibirás el reembolso de la aseguradora.

Un jinete camina junto a sus caballos

Sacrificio del caballo

Ante la posibilidad, por desgracia, de tener que sacrificar al animal, los seguros para caballos al propietario asegurado de los gastos que haya ocasionado este acto, siempre que sea por enfermedad o accidente. Incluso por motivos financieros si el caballo se encuentra indispuesto, si así lo ha confirmado un veterinario, para realizar ninguna actividad.

Infertilidad

Se trata de una cobertura opcional para yeguas y sementales que cubre al asegurado por la incapacidad, ya sea permanente o total, reproductora del animal. Esta incapacidad debe derivarse de una enfermedad, que no sea una epidemia, o un accidente. El aborto y el parto distócico también pueden ser cubiertos.

El transporte del equino

Si vamos a transportar a nuestro caballo, también podemos asegurar tanto el traslado como el embarque y desembarque hasta el límite de la suma asegurada. Se trata de una cobertura muy válida para la estancia, por ejemplo, en concursos o recintos feriales durante un tiempo inferior a 30 días.

Peste equina

Ten en cuenta a la hora de contratar el seguro para tu caballo que la peste equina es una enfermedad que puede llegar a acabar con la vida del animal, por lo que debes estar preparado. Como asegurado, recibirás el porcentaje acordado en las condiciones del contrato si llegara a pasar tal tragedia.

¿Es obligatorio contratar un seguro para caballos?

Según la normativa vigente en España, no es obligatorio contar con un seguro para equinos, lo que no nos exime de responsabilidad como dueños o propietarios de éste. El propio artículo 1905 del Código Civil deja constancia que “el poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare“. Además, especifica que “sólo cesará esta responsabilidad en el que caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido“.

Esto hace que, pese a que no tengamos la obligatoriedad de contratar una póliza para caballos, sin duda es la opción más aconsejable dadas las consecuencias a las que como propietarios podemos enfrentarnos en caso de accidente, como un gran desembolso económico si no contamos con una cobertura de Responsabilidad Civil y se han producido daños materiales o incluso físicos a un tercero que pueda reclamar.

Un jinete cabalga y un perro se encuentra en su camino

Del mismo modo que ocurre con la posesión de otros animales, tener un seguro que te cubra ante posibles imprevistos es lo más recomendable.

Cómo contratar el seguro para mi caballo

Para contratar los seguros de equitación sólo tienes que elegir el precio y las coberturas que más se adapten a tu búsqueda en las compañías aseguradoras que dispongan de este producto. Terránea te ofrece esta posibilidad analizando los seguros para caballos de cada compañía de forma exhaustiva y examinando sus coberturas y precios para ofrecer el seguro de caballos que más te convenga, dependiendo del uso y la raza del equino.

Como propietario, puedes elegir contratar un seguro para tu caballo con todas las coberturas que se manejan o a través de pólizas más específicas en las que asegurar la vida del equino o los accidentes del jinete. Las normas de contratación siempre dependerán de la aseguradora en la que realices la operación y de la póliza en cuestión.

El seguro para caballos de Terránea puede ser contratado en apenas 5 minutos de manera online (o por vía telefónica o presencial), facilitando los datos del caballo (su nombre, su fecha de nacimiento, su valor, la función o actividad que realiza habitualmente y su lugar de residencia habitual), el mes en el que renovarás la póliza, y un e-mail al que te llegará la comparativa de precios. Una vez elijas el seguro que más te convenga, sólo te faltará rellenar tus datos personales antes de terminar la operación.

Requisitos y exclusiones de los seguros para caballos ¿Se puede asegurar cualquier equino?

Las coberturas, límites y garantías que son incluidas de manera adicional dependen de las necesidades del interesado. Algunas aseguradoras permiten contratar los seguros para caballos con franquicias para todas las coberturas o para algunas específicas.

Se puede asegurar cualquier caballo siempre que esté identificado con microchip y según los años que tenga. Además, debe pasar un examen médico por un veterinario para saber su estado de salud. Para potros, la edad de suscripción es a los 6 meses y sólo hasta los 4 años en el caso de los machos y 3 años en las hembras. Los ponys, burros y mulas pueden asegurarse desde los 6 meses a los 20 años, mientras que el tiempo de suscripción en las yeguas de reproducción se sitúa entre los 3 años y los 15. Por su parte, los sementales pueden ser asegurados desde los 4 a los 18 años.

En cuanto a los caballos y las yeguas, la edad a la que pueden asegurarse suele ser a los 3 ó 4 años, aunque el límite hasta el que se puede contratar dependerá de la función que cumplan, ya sea paseo (de 4 a 20 años en los caballos y de 3 a 20 en las yeguas), salto (de 4 a 16 años en ambos casos), carreras (de 4 a 9 años en los machos y de 3 a 9 en las yeguas), doma (de 3 a 18 años en ambos casos) o polo (de 4 a 12 años los machos y de 3 a 12 las yeguas).

Hay que tener en cuenta que a partir de cierta edad, que suele rondar los 14 años, el valor del equino se deprecia un porcentaje ya establecido en las condiciones del contrato de la póliza.

Dos equinos de diferente raza

Valor del caballo para las aseguradoras

Para asegurar un caballo, su valor es fundamental para contratar la póliza. La prima que tendrá que pagar el propietario y la suma asegurada que se necesita contratar dependerán de éste. En caso de producirse un siniestro, es necesario especificar cuánto vale el caballo para así determinar la cantidad máxima con la que tendrá que indemnizar la aseguradora. Las compañías suelen estimar el valor según el precio que tiene el equino.

¿Hay seguros para caballos baratos?

A través del primer comparador específico de seguros de equitación puedes comprobar las coberturas que más se ajusten a tus necesidades y asegurar los daños causados a terceros por el caballo.

Los seguros para caballos que se pueden contratar desde el comparador de Terránea son ofrecidos por las principales compañías que operan en este ramo en nuestro país. Entre ellos ZURICH, ALLIANZ, PATRIA HISPANA, HELVETIA, MAPFRE, REALE, LIBERTY, FIATC o CASER.

seguro para caballos

Seguros Para Caballos: ¿Qué cubren? ¿Son baratos?
5 (100%) 7 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *