Terranova, un gigante convertido en “perro niñera”

En el siglo XVIII la raza San Bernardo se salvó gracias a la introducción de sangre Terranova. Conocidos como los “perros niñera” por su temperamento familiar, y autóctonos de esta isla canadiense, los gigantes y poderosos Terranova son fruto del cruce con mastines portugueses y hasta no hace mucho tiempo la leyenda afirmaba que también eran descendientes de los perros que acompañaron a los vikingos.

TERRANOVA

Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y que tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos. Estos elogios, que serían alabanzas inmerecidas de estar escritas sobre cenizas humanas, son apenas un justo tributo a la memoria de Boatswain, un perro”.

Esto fue lo que escribió el poeta romántico George Gordon (Lord Byron) a la muerte de Boatswain, su perro Terranova -en inglés Newfoundland-, una raza canina que los pescadores de esta isla canadiense utilizaban como animales de trabajo y que son bien conocidos por su gran tamaño, su enorme fuerza, su lealtad, su color negro, fundamentalmente, aunque también existen ejemplares marrones y con manchas negras y blancas (Landseer), y su carácter calmado.

Pocos conocen que los actuales perros San Bernardo tienen mucho que ver con los Terranova. ¿Cómo? Fue durante el siglo XVIII cuando la raza de San Bernardo estuvo a punto de desaparecer víctima del moquillo, y una de las soluciones que se barajaron entonces para salvar a estos míticos perros de montaña fue la introducción de sangre Terranova.

Esta raza autóctona desciende de los originarios “Terranova Mayor” -los “Terranova Menor” son conocidos como los Perros de San Juan- y es fruto del cruce de estos con los mastines que los pescadores portugueses llevaron hasta Terranova en el siglo XVI y dado su tamaño y su fuerza eran utilizados para tirar de las redes y de los carros.

Durante muchos años se especuló con la posibilidad de que los Terranova fueran descendientes de los perros grandes y negros que acompañaban a los vikingos en sus expediciones, pero los estudios de los expertos caninos han llegado a la conclusión de que esta leyenda no tiene base real sobre la que sustentarse.

La buena adaptación al agua de los Terranova los ha convertido en la base genética de los perros de rescate acuático y del extinto “perro de agua de Moscú”, un intento fallido de las autoridades rusas que cruzaron Terranova con Ovcharka con el objetivo de encontrar un perro de salvamento y rescate “made in URSS”.

Aunque mucha de la fama histórica de los Terranova viene inspirada por Seaman, un ejemplar de Terranova que acompañó en su expedición a los exploradores norteamericanos Lewis y Clark, los primeros en cruzar Estados Unidos y alcanzar la costa del Pacífico.

Un macho de Terranova puede medir hasta 90 centímetros de altura y alcanzar los 70 kg de peso, aunque estas dimensiones no evitan que estos perros de carácter afable y buen temperamento sean conocidos como los “perros niñera”, una calificación que nos conduce directamente hasta “Nana”, el querido perro guardián de Peter Pan.

TERRANOVA

Como todos los perros de gran tamaño la displasia de cadera es uno de los males que aquejan a los Terranova, cuya esperanza de vida ronda los diez años. Otro problema genético de esta raza es la estenosis subvalvular aórtica, un trastorno cardiaco que a edades tempranas puede causar muerte súbita.

seguro veterinario para perro

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *