Tourer T y Chic Line T: Las autocaravanas semi-integrales de Carthago

En el mercado del caravaning podemos encontrarnos con autocaravanas integrales, pero lo que llama la atención en el catálogo de Carthago son las soluciones que este fabricante denomina como semi-integrales, Tourer T y Chic Line T, más parecidas a soluciones perfiladas y que se diferencian de las integrales en la presencia de un perfil más aplanado y aerodinámico que les aporta una estética que podemos calificar como deportiva. Carthago comenzó con sus alternativas semi-integrales en 2002 y desde entonces estos modelos forman parte de su oferta de producto.

modelo Tourer T de Carthago

En 2012 el fabricante alemán de autocaravanas Carthago inauguraba en Aulendorf sus actuales instalaciones de Carthago City, un enorme centro que integra la producción, venta y almacén de recambios y que es uno de los mayores de Europa en vehículos de ocio.

Diez años antes, concretamente en 2002, Carthago presentaba su primera autocaravana semi-integral Chic T, comenzando con una configuración que se ha mantenido comercialmente activa y que cuenta con un buen número de clientes adictos a este tipo de vehículos.

Las actividades industriales de Carthago en el mundo del caravaning comenzaron en 1979 en Ravensburg de la mano del ingeniero Heinz Schuler y como en otros casos lo hicieron con la transformación camper de furgonetas VW. Las primeras autocaravanas de Carthago surgen en 1985 y las versiones integrales M-Liner llegan al mercado en 1998.

Los atractivos de una semi-integral

No es fácil confundir a simple vista una autocaravana integral y una semi-integral, porque las segundas se asemejan más con el concepto de autocaravana perfilada, por lo cual las diferencias entre ambas configuraciones tienen que ver básicamente con el perfil más aplanado que presentan las semi-integrales, lo que las hace más aerodinámicas y con una fisonomía que podemos calificar como de más deportiva, si es que el mundo de las autocaravanas admite este tipo de clasificación.

modelo Chic T Carthago

Las semi-integrales de Carthago se agrupan alrededor de las series Tourer T y Chic Line T, dos productos pensados para cuatro plazas en pernocta y que tienen el atractivo de ser algo más baratas que las alternativas integrales, sin exceder en ambos casos los 3.500 kg de MMA lo que significa que pueden ser conducidas con carnés de clase C, circunstancia básica y fundamental para que una autocaravana sea más o menos popular.

Carthago trabaja sus semi-integrales sobre bastidores Fiat Ducato, Iveco Daily y Mercedes Sprinter, aunque son los primeros los más utilizados, incorporando mecánicas 2.3 Multijet de 140

CV, tracción delantera y cambios manuales de seis relaciones. Anotar la presencia de sistemas de ayuda a la conducción como Hill Holder, Hill Descent Control o Traction Plus.

vision trasera Chic T Carthago

Qué semi-integral elegir

Entre las versiones Tourer T y Chic Line T la mayor diferencia técnica está en la longitud máxima de los vehículos, con 6,8 metros para las primeras, con una distancia entre ejes de 3.800 mm, y 7,35 metros para las segundas, con una distancia entre ejes de 4.143 mm, aunque exteriormente estas dos autocaravanas “perfiladas” si son fácilmente diferenciables, con una estética más elegante e integrada en el caso de los modelos Chic Line T, que además incorporan un equipamiento y acabados interiores de mayor calidad.

En ambos casos la capacidad de pernocta es para cuatro personas, dos en la cama fija y dos en la segunda cama que incluye sistema plegable, ampliándose a cinco personas en estancias diurnas.

En Tourer T las dimensiones de estas camas son de 2100/1470/1350 mm y 1890/1700/1100 mm, respectivamente, y en Chic Line T de 2000/2000/850 mm y 1890/1700/1100 mm. La anchura exterior de los vehículos es de 2,27 metros y la altura interior de 2,89 metros, con un garaje trasero que admite un scooter de hasta 350 kg.

Ambas semi-integrales también comparten una completa zona de cocina con fregadero, espacios para almacenaje, fogón y un frigorífico de 160 litros de capacidad, mientras que en la zona del baño la ducha se encuentra separada de lavabo y WC. El depósito de aguas limpias es de 150 litros (170 litros en los modelos Chic Line T) y el de aguas grises de 140 litros.

La tara de estas autocaravanas semi-integrales ronda los 2.900 kg, lo que nos deja unos 700 kg de carga útil si no queremos sobrepasar los 3.500 kg reglamentarios, más que suficiente para admitir el peso de la tripulación y los enseres y vituallas necesarias para un viaje.

En la serie Tourer T el fabricante ofrece un mayor número de posibilidades de configuración y de equipamiento, mientras que en Chic Line T las opciones son algo más reducidas, ello explica que en Tourer T el PVP comience en los 75.000 euros aproximadamente del modelo más básico, para llegar a los 81.300 euros del más equipado.

Por su parte, en el caso de la serie Chic Line T el PVP comienza en los 83.500 euros hasta llegar a los 86.600 euros de la versión más lujosa, diferencia de precio que tiene mucho que ver con la

la ya comentada calidad de los acabados y con un diseño exterior e interior más moderno y que transmite al conjunto una imagen más similar al de una autocaravana integral.

seguro autocaravana

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *