Akhal-Teke, caballos divinos bañados en oro

Originarios de Asia Menor y todo un símbolo en Turkmenistán los Akhal-Teke tienen más de 3.000 años de historia y están considerados por su belleza como caballos divinos, principalmente aquellos animales “palominos” que debido a las proteínas de su pelaje emiten iridiscencias doradas que los hacen parecer caballos de oro.

Originario de Asia y considerado el caballo más bello del mundo el Akhal-Teke es descendiente de los desaparecidos caballos turcomanos y con más de 3.000 años de historia se puede considerar una de las razas equinas más antiguas.

Caballo Akhal-Teke

Su denominación proviene de “Akhal”, nombre que se da a los oasis de la zona de Kopet Dag y Kuren Dag, y “Teke”, nombre de una tribu turcomana que poseía los mejores ejemplares. Se le conoce popularmente como el “caballo bañado en oro” por el pelaje dorado iridiscente que muestran algunas de sus variedades, un efecto que está producido por la especial disposición que muestran las proteínas de su pelaje y que hace que la luz solar se refleje sobre el animal dando la sensación de que estuviera hecho de ese metal precioso.

Su origen es aún un misterio aunque se cree que provienen de caballos traídos por los escitas, el primer pueblo en dominar el arte de la equitación. Se han encontrado esqueletos de animales con características similares a los actuales Akhal-Teke en el macizo de Altai y en yacimientos situados en la actual Turkmenistán, país donde estos caballos son un auténtico símbolo nacional y donde están censados una buena parte de los aproximadamente ocho mil ejemplares de Akhal-Teke que hay en el mundo.

En los antiguos escritos griegos y romanos los Akhal-Teke tenían la consideración de caballos divinos o celestiales, propios de reyes y con una belleza inigualable, siendo por ello muy apreciados por todas las civilizaciones que habitaron o conquistaron Asia Central. Incluso en algunos textos históricos se cita que Bucéfalo, el caballo negro de Alejandro Magno, tenía sangre de los primeros Akhal-Teke, ya que los caballos de Tesalia poseían por aquel entonces sangre de los caballos orientales criados en Persia.

El Akhal-Teke es un caballo de estatura media, en torno a 1,45 metros de alzada las hembras y hasta 1,60 metros los machos. Su aspecto general es el de un caballo estilizado con cabeza fina y descarnada, orejas largas y estrechas en una posición alta y ojos grandes y vivaces. Su cuello largo y delgado, en ocasiones con forma de S, le otorga un porte altivo, con un cuerpo alargado, pecho profundo y ovalado y musculatura poco voluminosa pero densa. Destacan también unas extremidades delgadas y  fuertes, características que le otorgan gran fuerza y resistencia. La cola y la crin son poco pobladas, a veces escasas, y el flequillo es casi ausente.

Las capas aceptadas en el Akhal-Teke son muy diversas, pudiendo presentar cualquier capa sólida pero nunca pintos o appaloosas. Los individuos de capas oscuras no presentan la iridiscencia, aunque si un gran brillo. Los pelajes más habituales son el buckskin dorado, alazán y castaño cobrizo. Las capas más deseadas son albinos y cremellos, con reflejos plateados y nacarados y en especial los palominos, que crean el efecto de estar bañados en oro.

Un equino Akhal-Teke junto a una jinete

En cuanto a su carácter se trata de una raza fuerte y que muestra gran valentía, resistencia, lealtad y sensibilidad. Los turcomanos lograron aprender a manejarlos a la perfección, apaciguando su carácter nervioso para obtener de ellos todo su potencial. Su secreto era una doma suave y respetuosa con el animal, evitando siempre cualquier tipo de castigo. De esta forma conseguían crear un vínculo muy estrecho entre caballo y jinete, asegurándose con ello respeto y obediencia, aunque desmontados los Akhal-Teke tienen fama de ser caballos difíciles de manejar.

A lo largo de la historia se han criado tanto para el deporte como para servir de monturas militares, aunque es en el primer caso donde los Akhal-Teke siempre han destacado. Tanto es así que en Rusia se celebraban carreras de resistencia de 500 kilómetros donde estos animales quedaban siempre en los primeros puestos gracias a tener una gran resistencia y poco desgaste físico.

En 1935 un grupo de Akhal-Teke con sus jinetes hicieron en 84 días el recorrido entre Ashjabat (capital de Turkmenistán) y Moscú. Fueron 4.150 kilómetros cruzando el desierto de Kara Kum donde los caballos apenas descansaron y bebieron.

En la actualidad los Akhal-Teke se utilizan principalmente para actividades de doma y salto, habiéndose descubierto el gran potencial de la raza en estas disciplinas. Prueba de ello son ejemplares como Abzent, que en 1968 fue nominado como el “mejor caballo de deporte del mundo”, Dancing Brave o Melekush.

A pesar de su gran disposición para el deporte sigue siendo una raza muy poco habitual y escasa, aunque poco a poco su cría va extendiéndose a países de todo el mundo. En España los Akhal-Teke se crían desde 2007. El precio de un caballo de esta raza puede alcanzar fácilmente los 100.000 dólares y algunos ejemplares han alcanzado la cifra de dos millones.

seguro para caballos

Akhal-Teke, caballos divinos bañados en oro
5 (100%) 8 vote[s]

2 Comentarios

  1. Como que costo tiene un caballo así de hermoso, en especial el dorado?

  2. Hola,buenas tardes.
    Quisiera saber en dónde están y si se pueden ir a visitar?
    Es para darle una sorpresa a la novia de mi hijo amante de esta raza de caballos, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *