6 consejos para montar en bici con tu perro de forma segura: El Bikejoring

Si te gusta disfrutar del aire libre, el deporte y de pasar ratos divertidos y estimulantes con tu mascota ¿por qué no pruebas a meter la bici en la ecuación? Es garantía de diversión y una actividad para que tanto tú como tu perro os divirtáis ejercitando vuestro músculos y compartiendo tiempo de una forma saludable.

Y es que siempre, si eres una amante de los animales, estará de acuerdo conmigo en que es mucho más divertido llevar a tu perro contigo cuando sales a caminar o a correr. Pero lo cierto es que no muchos se atreven a dar un paso más y lanzarse a coger la bici con su perro. Y sí, está claro que no es tan fácil como salir a caminar con tu mascota, pero para eso estamos en Terránea. Aquí tienes algunos consejos para animarte a que te aventures con tu perro a un paseo en bicicleta y lo hagas de forma segura. ¿Quién sabe? Igual acabas convirtiéndote en un loco del bikejoring.

pasear en bici con tu perro puede ser toda una experiencia como en esta foto

¿Qué es el bikejoring?

Te preguntarás qué es el bikejoring (y puede que también por qué están tan de moda los extranjerismos… yo al menos sí). Pues bien, el bikejoring es un deporte que consiste una persona va montada sobre su bicicleta y 1 ó 2 perros corren delante, sujetos a una parte de la bicicleta que les permite arrastrarla. Como si de un trineo se tratase. De hecho esta modalidad deportiva es una variante del mushing: las carreras de trineos tirados por perros.

Actualmente este deporte está adscrito en España a la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI). Si bien no necesitamos nieve ni montaña para practicarlo. Y de hecho eso es lo que hace que cada vez esté ganando más adeptos.

1. Atento a la raza y estado de tu perro ¿puede correr contigo?

Los perros sanos y enérgicos generalmente disfrutarán acompañándonos en nuestros paseos en bicicleta. Pero hay que tener en cuenta que se trata de un ejercicio de alta exigencia física para nuestra mascota. Por esta razón, antes de lanzarte a pedalear con él, ten en cuenta que la mayoría de expertos veterinarios no recomiendan actividades físicas tan intensas para perros de talla pequeña. Especialmente a animales de menos de 10 kilos, o aquellos de patas cortas y hocico achatado. Ya que hablamos de razas que genéticamente no están diseñadas para ejercicios de carrera tan intensos.

Tampoco los perros con menos de un año deberían participar de este deporte, ya que aún no se han desarrollado físicamente y es más conveniente esperar a que hayan crecido un poco más para empezar a montar en bicicleta con ellos.

Perro sujeto en la cesta de la bici

En cualquier caso, si tienes alguna duda, siempre recomendamos que consultes a tu veterinario acerca de cuáles son las actividades físicas más adecuadas para tu perro. Sin embargo, tanto si tu perro es pequeño como si aún es un cachorro, siempre puedes llevarlo contigo en la bicicleta si tienes alguna cesta en la que llevarlo. Eso sí, nuestra recomendación es que lo lleves bien sujeto para evitar que se caiga. Y, por supuesto, que pedalees con precaución para que él también disfrute del paseo a tu lado. 

2. Acostumbra al perro a las bicicletas y no te precipites 

Siempre que vamos a iniciar una actividad nueva para nuestro perro, ya sea enseñarle un nuevo truco, un nuevo juego, o cualquier cosa que en esencia sea novedosa para él, recomendamos ir paso a paso. De forma gradual. Para iniciarnos en el ciclismo con perro primero hay que familiarizar a nuestra mascota con las bicicletas, como es lógico.

Si, como decíamos en el caso anterior, tienes un perro pequeño, no puedes esperar que no se sienta extraño la primera vez que le montes en la bicicleta. Hay que comenzar poco a poco, y no lanzarte a toda velocidad a la carretera con él montado, porque podría asustarse.

bicicleta de paseo clásica y perro

Tanto en ese caso, como si el perro va a correr mientras montas en bici, hemos de familiarizarle con ella. Ten en cuenta que, en principio, se trata de un objeto extraño para los perros. Iniciarle paseando a pie con él por parques o zonas donde las bicicletas sean habituales es una buena idea para que el animal las vaya conociendo. Se trata de un proceso de adaptación que puede ayudarle mucho a él y a nosotros, que disminuimos la posibilidad de que suframos un accidente porque el animal se cruce delante de la rueda o nos salte encima mientras pedaleamos.

3. Ten paciencia y entrena a tu perro con la bici

Dependiendo de cada animal, el proceso puede ser más lento o más acelerado. Pero hazte a la idea de que debes tener paciencia. Porque merecerá la pena. Cuando iniciemos por primera vez el paseo en bici con nuestro can lo ideal es comenzar caminando sobre la bicicleta. A partir de ahí podemos ir dejando que el perro vaya marcando el ritmo poco a poco, mientras nosotros nos empujamos con un pie en el pedal y otro en el suelo.

mountain bike con perro por el campo

Una vez veamos cómodo al animal y que éste ya no va pendiente de la bicicleta, sino de avanzar en este novedoso paseo con su dueño, podemos empezar a pedalear. Muy poco a poco. Dejando que en principio él marque el ritmo, pero muy atentos a que obedezca a nuestras órdenes: que pare cuando se lo digamos y que siga la dirección que deseamos. Acostumbrándole poco a poco a esta forma de pasear. Y entrenando precisamente eso: que el perro disfrute caminando o corriendo, pero siempre atento a las directrices de su amo.

Evitar que se cruce delante de la rueda y se haga daño él o que nos lo hagamos nosotros es más fácil de lo que puede parecer a priori. Los perros son animales inteligentes y si tenemos la suficiente paciencia veremos que aprende casi de forma natural. Lo importante es ser pacientes porque, si así lo hacemos, vamos a disfrutar de lo lindo cuando aprenda.

CHICA PASEANDO EN BICICLETA CON SU PERRO

4. Mucha atención al clima y el exceso de calor

En ocasiones olvidamos que los animales son tanto o más sensibles que nosotros a las inclemencias del tiempo. Ellos también pasan frío y calor, se deshidratan con la actividad física, y se exponen a riesgos si abusan de la actividad física. Por eso, aunque parezca de sentido común, es importante remarcar la importancia de tener especial cuidado en los meses de más calor. Si vamos a pasear en bici con nuestro perro en verano aconsejamos hacerlo en las horas de menor calor. Y, por supuesto, llevar agua. La suficiente para los dos.

Hay que tener especial cuidado con el asfalto en las horas de más calor, ya que pueden quemarse las almohadillas de las patas. Tócalo tú mismo y asegúrate de que no está demasiado caliente. Ya que en ocasiones retiene el calor y puede ser mucho más dañino para sus patas de lo que pensamos. Máxime si damos largas carreras en las que la fricción con el suelo calienta aún más las patas de nuestro peludo amigo.

Lo ideal es dar paseos cortos en verano. Haciendo los descansos necesarios para hidratarnos (ambos). Y olvidarse en los meses más fríos cuando la lluvia pueda poner en peligro nuestra salud o la de nuestra mascota.

5. Vigila a los demás, no sólo a tu perro

Cuando montas en bicicleta con tu perro también debes estar atento a los perros sin correa que circunden la zona. E incluso tener cuidado con aquellos perros con correa que podrían acercarse demasiado y enredarse con la del nuestro. Ya que todo puede acabar en una desafortunada caída.

Cuando nos movemos por parques y zonas verdes hay que tener en cuenta esto, y que a los perros les encanta correr. Y también que puede haber niños. Y tanto unos como otros pueden cruzarse en nuestro camino de forma repentina. Por lo que debemos andar con especial cuidado y reducir la marcha si es necesario en aquellas zonas donde veamos que la probabilidad de un choque o incidente sea mayor. Ya refiriéndonos a nuestro perro, cuando veamos que puede despistarse y haga ademán de irse tras otro animal debemos advertirle verbalmente con un rotundo “no“. Para que siga su marcha.

perro corriendo por el parque con su dueño pedaleando en bicicleta

Recuerda: siempre hay que respetar a los demás y a su espacio. Mantén la distancia correcta con tu perro, tenlo siempre controlado y cede el paso y el espacio suficiente para que los demás también puedan disfrutar de la zona que estás recorriendo.

6. El equipo ideal para montar en bici con tu perro

Como decíamos más arriba, hay puntos fundamentales a tener en cuenta cuando salimos con nuestro amigo de cuatro patas y la bicicleta. Además del propio vehículo es conveniente equiparse con algunos accesorios que consideramos fundamentales. El primero de ellos es el agua. Cualquier ejercicio intenso requiere hidratarse con asiduidad. Así que, mínimo, hazte con una botella de agua, bidón o cantimplora y llévala siempre cargada de agua.

Si el tuyo es un perro pequeño necesitarás una cesta para llevarle. Te recomendamos que sea acolchada o que la adaptes tú mismo para que vaya cómodo. Y que además le lleves sujeto con la correa o arnés para que vaya bien sujeto en ella.

Hay zonas donde puedes llevar al perro suelto sin problema. Pero lo cierto es que la mayoría de espacios nos obligan a llevar siempre a nuestro perro con correa. Las tradicionales pueden ser algo incómodas para ir en bicicleta. Tanto para él como para nosotros. Aunque no las descartamos. Pero sí te recomendamos que te hagas con un arnés.

Y, ya que nos ponemos. Si apuestas por un arnés específico de bikejoring la experiencia puede ser mucho más placentera para ambos. Ya que le permite mayor movilidad que la correa y además le permites liderar la marcha. Ya que se sujeta al arnés por la parte trasera.

ciclista con perros practicando bikejoring

De hecho, si ves que las salidas en bicicleta con tu perro se convierten en uno de tus nuevos deportes favoritos, te recomiendo que directamente te lances y compres un kit de bikejoringPor menos de 80 euros te será fácil encontrar uno de calidad compuesto de arnés x-back/crossback, línea de tiro (correa trenzada con una parte elástica para amortiguar los tirones), anclaje con mosquetón de sujeción y antena (utilizada para que la correa no se enganche con la rueda). Y si tienes más de un perro existen también algunos diseñados para dos o más perros.

Por supuesto, si vas a montar en bicicleta, nuestra recomendación es que te protejas con un casco. Y si vais a moveros por zonas con suelo escarpado, existen protectores para las almohadillas de nuestro perro.

Y hasta aquí nuestros consejos para montar en bicicleta con perro. ¿Qué opinas? ¿Se nos ha olvidado algo? ¿Cuáles serían tus 6 imprescindibles? Déjanos tu comentario más abajo.

seguro para perro

6 consejos para montar en bici con tu perro de forma segura: El Bikejoring
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *