Braco Francés: Una raza de perro europeo con clase

braco francés

En el mundo de los perros de caza, el Braco Francés se alza como una raza cuya nobleza y habilidad han sido reverenciadas a lo largo de los siglos. Con una historia tan rica como su personalidad, este perro no es solo un cazador excepcional, sino también un compañero leal y afectuoso.

A lo largo de estas líneas, descubrirás por qué el Braco Francés, con su elegante apariencia, inteligencia aguda y temperamento equilibrado, ha sido la elección perfecta para cazadores y familias por igual. Ya sea que estés considerando llevar uno de estos magníficos perros a tu hogar, o simplemente deseas saber más sobre esta raza excepcional, te invitamos a seguir leyendo para sumergirte en el mundo del Braco Francés, una raza que encarna la belleza, la versatilidad y el espíritu inquebrantable de los verdaderos perros de caza.

La historia y el origen del Braco Francés están profundamente arraigados en la rica tradición cinegética de Francia, reflejando una evolución que abarca siglos. Este perro de caza, conocido por su habilidad, inteligencia y nobleza, ha sido un valioso compañero para cazadores y un amado miembro de muchas familias. Explorar la historia del Braco Francés nos lleva a un viaje fascinante a través del tiempo y la cultura.

Orígenes Antiguos: La historia del Braco Francés se remonta a la Edad Media, aunque sus orígenes exactos son algo difusos y sujetos a debate. Se cree que la raza se desarrolló a partir de perros de caza tipo braco que existían en Francia y en otras partes de Europa. Estos perros eran valorados por su capacidad para encontrar y señalar la caza, especialmente aves, para los cazadores.

Desarrollo en la Edad Moderna: Fue durante los siglos XVII y XVIII cuando el Braco Francés comenzó a distinguirse como raza. En este periodo, la caza con armas de fuego se volvió popular, y la necesidad de perros de muestra eficientes y entrenables llevó al refinamiento de razas como el Braco Francés. Se cree que la raza se desarrolló a través de la cría selectiva que incluía a otros bracos europeos, adaptándose a las necesidades específicas de la caza en el terreno francés.

Consolidación de la Raza: La raza se dividió en dos tipos principales, reflejando las variaciones regionales dentro de Francia: el Braco Francés tipo Gascuña y el Braco Francés tipo Pirineos. Estas variedades se diferenciaban principalmente en tamaño y algunas características físicas, pero ambas compartían las habilidades de caza y el temperamento equilibrado que definen a la raza.

El Braco Francés en la Actualidad: En la actualidad, el Braco Francés sigue siendo muy valorado tanto por su eficacia en la caza como por su carácter como animal de compañía. La raza es conocida por su versatilidad, siendo capaz de adaptarse a diferentes tipos de caza y a la vida familiar. A pesar de no ser tan conocida fuera de Francia como otras razas de caza, el Braco Francés tiene un grupo dedicado de aficionados y criadores que valoran sus cualidades únicas.

El Braco Francés es el resultado de siglos de cría selectiva, enfocada en crear un perro de caza superior con un temperamento equilibrado y una gran inteligencia. Su historia es un testamento de la tradición cinegética de Francia y de la relación duradera entre el hombre y el perro. Hoy en día, estos perros continúan siendo compañeros leales tanto en el campo como en el hogar, manteniendo viva su rica herencia.

El Braco Francés es una raza que destaca por su elegancia, resistencia y belleza. Conocido por su versatilidad tanto en el campo como en el hogar, esta raza posee características físicas distintivas que no solo reflejan su habilidad como perro de caza, sino también su nobleza y gracia. Vamos a explorar en detalle las características físicas que definen al Braco Francés.

bracos franceses

El Braco Francés presenta un cuerpo bien proporcionado y musculoso, mostrando una combinación de fuerza y elegancia. Esta raza se divide principalmente en dos tipos: el Braco de Auvernia y el Braco de Gascuña, cada uno con sus propias particularidades en cuanto a tamaño y apariencia.

El Braco de Auvernia es generalmente más compacto, midiendo entre 53 y 63 centímetros a la cruz, con un peso que varía de 25 a 30 kilogramos. El Braco de Gascuña es más grande, alcanzando una altura de 65 a 72 centímetros y un peso que puede ir de 25 a 35 kilogramos. Ambas variantes muestran una apariencia robusta pero nunca pesada.

El pelaje del Braco Francés es corto, denso y liso, lo cual es ideal para actividades al aire libre y en condiciones variables. En cuanto a los colores, el Braco de Auvernia se distingue por su pelaje blanco con manchas negras, mientras que el Braco de Gascuña suele tener un manto blanco y naranja o marrón, con patrones moteados o roanos.

La cabeza del Braco Francés es una de sus características más distintivas. Tiene una forma alargada con un stop moderado y un hocico fuerte y largo. Sus ojos, generalmente de color marrón oscuro, expresan inteligencia y docilidad. Las orejas son largas y caídas, lo que le otorga una expresión amable y atenta.

La cola del Braco Francés es típicamente gruesa en la base y se estrecha hacia el final. En acción, la llevan horizontalmente, reflejando su concentración y entusiasmo. Sus patas son fuertes y rectas, con una buena musculatura, adaptadas para el trabajo en diversos terrenos.

La raza muestra una constitución sólida y resistente, diseñada para la resistencia y el trabajo en el campo. Su pecho es profundo y bien desarrollado, y su espalda es firme y recta, lo cual es indicativo de su fuerza y agilidad.

El Braco Francés, ya sea el de Auvernia o el de Gascuña, es un perro de caza impresionante y un compañero leal. Su apariencia física no solo refleja su funcionalidad y habilidad en el campo, sino que también muestra la elegancia y nobleza que tanto se aprecia en esta raza. Estas características, combinadas con su temperamento equilibrado y su inteligencia, hacen del Braco Francés un perro excepcional tanto para el trabajo como para la vida familiar.

de Auvernia y un Braco de Gascuña dependerá de las preferencias personales, el espacio disponible y el estilo de vida del futuro propietario. Independientemente de la elección, ambos tipos de Braco Francés ofrecen una experiencia enriquecedora y una compañía inigualable.

El Braco Francés, conocido por su destreza en la caza y su naturaleza equilibrada, se presenta en dos variantes principales, cada una con sus características distintivas. Estas variantes reflejan la diversidad y la adaptabilidad de la raza a diferentes entornos y estilos de caza. A continuación, se detallan los dos tipos de Braco Francés:

  • Tamaño y Apariencia: El Braco de Gascuña es la variedad más grande de los dos. Tiene un cuerpo robusto y musculoso, pero sin perder elegancia. Su pelaje es corto y denso, típicamente en tonos de blanco y marrón, con marcas distintivas en la cabeza y el cuerpo.
  • Temperamento: Este tipo es conocido por su temperamento calmado y dócil. Aunque son perros de caza por naturaleza, también son excelentes compañeros familiares debido a su naturaleza gentil y su lealtad.
  • Historia y Uso: Originalmente desarrollado en la región de Gascuña en Francia, este perro ha sido utilizado tradicionalmente para la caza de aves, aprovechando su excelente olfato y su capacidad para trabajar en terrenos difíciles.
  • Tamaño y Apariencia: El Braco de Pirineos es más pequeño y ligeramente más ligero que su contraparte de Gascuña. Su pelaje es también corto y denso, pero tienden a tener un color más claro, con combinaciones de blanco y marrón claro o naranja.
  • Temperamento: Esta variedad es conocida por su agilidad y energía. Aunque son excelentes cazadores, su tamaño más manejable y su naturaleza activa los hacen particularmente adecuados para la vida familiar activa.
  • Historia y Uso: Criado en la región de los Pirineos, el Braco de Pirineos ha sido utilizado tanto para la caza menor como para la compañía. Su tamaño más compacto lo hace ideal para la caza en terrenos montañosos y boscosos.

Ambas variedades del Braco Francés comparten cualidades como la inteligencia, la lealtad y la capacidad de entrenamiento. Son perros que se adaptan bien tanto a la vida en el campo como en la ciudad, siempre y cuando se satisfagan sus necesidades de ejercicio y estimulación mental. Además, su naturaleza amigable y su temperamento equilibrado los convierten en excelentes mascotas para familias y aficionados a la caza por igual. Independientemente de la variedad, el Braco Francés es un perro que requiere compromiso y cuidado para florecer como compañero y colega de caza.

En general, el precio de un Braco Francés puede oscilar entre los 600 y 1200 euros, aproximadamente. Sin embargo, estos precios pueden ser más altos si el perro proviene de una línea de campeones o tiene características excepcionales buscadas en exposiciones caninas. Además, los criadores que realizan pruebas genéticas y ofrecen garantías de salud suelen tener precios más elevados.

Es importante tener en cuenta que el precio de compra es solo una parte del costo total de tener un perro. Deberás considerar otros gastos como vacunaciones, desparasitaciones, alimentación, accesorios, y posibles gastos veterinarios, entre otros.

Si estás interesado en un Braco Francés, te recomiendo contactar con criadores reputados o clubes de la raza en España. También podrías considerar la adopción, ya que hay perros que necesitan un nuevo hogar y esto puede ser una opción gratificante.


El Braco Francés es conocido por su temperamento equilibrado, inteligente y afectuoso, lo que lo hace un excelente perro de caza y un compañero familiar maravilloso. A continuación, se detallan algunas características clave de su temperamento:

  • El Braco Francés es una raza inteligente y receptiva, lo que facilita su entrenamiento. Aprenden rápidamente y responden bien a los métodos de adiestramiento basados en el refuerzo positivo.
  • Esta raza es conocida por su lealtad y su carácter afectuoso. Suelen formar un vínculo estrecho con sus familias y disfrutan de la compañía humana. Esto los hace excelentes mascotas familiares.
  • Al ser originalmente un perro de caza, el Braco Francés tiene un nivel de energía moderado a alto. Necesitan ejercicio regular y disfrutan de actividades al aire libre como caminar, correr y jugar.
  • En el campo, muestran una gran habilidad y pasión por la caza. Tienen un excelente olfato y son persistentes y metódicos en la búsqueda de la presa.
  • Generalmente, se llevan bien con los niños y pueden convivir armoniosamente con otras mascotas, especialmente si se les socializa desde una edad temprana.
  • El Braco Francés puede ser sensible y responder mejor a un enfoque suave en el adiestramiento. Los castigos duros o las técnicas de entrenamiento negativas pueden ser contraproducentes.
  • Aunque son perros activos, pueden adaptarse bien a diversos estilos de vida, siempre y cuando se satisfagan sus necesidades de ejercicio y compañía.

El Braco Francés es una raza versátil que combina habilidades de caza con un carácter afable y adaptable, haciéndolo un excelente compañero tanto para actividades al aire libre como para la vida en familia. Su inteligencia, lealtad y naturaleza cariñosa lo convierten en una opción popular para aquellos que buscan un perro que sea tanto un trabajador competente como un miembro afectuoso del hogar.

Los cachorros de Braco Francés son encantadores, enérgicos y llenos de curiosidad, características que reflejan la naturaleza inteligente y vivaz de la raza. Criar un cachorro de Braco Francés puede ser una experiencia muy gratificante, aunque, como con cualquier cachorro, requiere paciencia, consistencia y dedicación. Aquí te detallo algunas características y consejos sobre cómo son y cómo cuidarlos:

  • Los cachorros de Braco Francés son conocidos por su temperamento juguetón y amigable. Tienen una gran cantidad de energía y suelen ser muy curiosos acerca de su entorno.
  • Son inteligentes y receptivos, lo que facilita su adiestramiento, aunque su curiosidad puede llevarlos a distraerse fácilmente.
  • La socialización temprana es crucial para los cachorros de Braco Francés. Exponerlos a diferentes personas, sonidos, animales y experiencias ayudará a que crezcan siendo perros equilibrados y seguros de sí mismos.
  • Dado su alto nivel de inteligencia, responden bien al entrenamiento. Es importante comenzar con sesiones de entrenamiento básicas desde una edad temprana, utilizando métodos de refuerzo positivo.
  • Aunque son cachorros y su energía debe ser manejada cuidadosamente, necesitan ejercicio regular para mantenerse saludables y felices. Actividades como juegos suaves y paseos cortos son adecuados para su edad.
  • Durante su etapa de cachorro, experimentarán un rápido crecimiento. Es fundamental proporcionarles una dieta equilibrada formulada para cachorros, especialmente para razas de tamaño mediano a grande.
  • Los chequeos veterinarios regulares y los programas de vacunación son esenciales para asegurar su buen desarrollo y prevenir enfermedades.
  • Al igual que todos los cachorros, los Bracos Franceses disfrutan masticando. Proporcionarles juguetes adecuados les ayudará a aliviar el dolor de la dentición y a prevenir que mastiquen objetos no deseados.
  • Son generalmente buenos para adaptarse a la vida familiar, pero necesitan un ambiente tranquilo y estable donde puedan aprender y crecer.

Criar un cachorro de Braco Francés es una experiencia enriquecedora que requiere compromiso y amor. Con la educación y el cuidado adecuados, estos cachorros crecerán para convertirse en compañeros leales y cariñosos, que se integrarán perfectamente en la vida de sus familias.

La alimentación de tu Braco Francés es un aspecto crucial para su salud y bienestar general. Estos perros, conocidos por su energía y resistencia, requieren una dieta equilibrada que les proporcione los nutrientes necesarios para mantener su nivel de actividad y buena salud. Aquí tienes algunas pautas generales sobre qué dar de comer a tu Braco Francés:

  • Opta por un alimento de alta calidad, ya sea comercial o casero (bajo la supervisión de un veterinario). Los alimentos deben ser apropiados para su edad, tamaño y nivel de actividad.
  • Las proteínas son fundamentales para el desarrollo y mantenimiento de sus músculos. Asegúrate de que la dieta contenga una buena cantidad de proteínas de fuentes de alta calidad como el pollo, el pavo, el cordero, el pescado o la carne de res.
  • Las grasas son importantes para su energía y para mantener su pelaje en buen estado. Busca alimentos que contengan ácidos grasos omega-3 y omega-6, pero siempre en equilibrio para evitar el sobrepeso.
  • Los carbohidratos proporcionan energía y la fibra ayuda a la digestión. El arroz, la cebada y las verduras pueden ser fuentes saludables de carbohidratos y fibra.
  • Asegúrate de que la dieta incluya una variedad de vitaminas y minerales esenciales. Esto puede lograrse mediante una dieta balanceada o con suplementos, según las recomendaciones de tu veterinario.
  • El acceso constante a agua fresca y limpia es esencial.
  • La cantidad de alimento dependerá de su edad, peso y nivel de actividad. Normalmente, se recomienda dividir su ración diaria en dos comidas.
  • Evita la sobrealimentación y monitorea su peso regularmente para prevenir la obesidad.
  • Los cachorros de Braco Francés y los perros mayores tienen necesidades nutricionales distintas. Los cachorros requieren alimentos ricos en nutrientes para su crecimiento, mientras que los perros mayores pueden necesitar dietas con menor contenido calórico.

Una dieta equilibrada y adaptada a las necesidades específicas de tu Braco Francés es fundamental para su salud y felicidad. Consulta con tu veterinario para obtener recomendaciones personalizadas y ajustes dietéticos según sea necesario. Con una nutrición adecuada, tu Braco Francés estará mejor equipado para disfrutar de una vida larga y saludable a tu lado.

La esperanza de vida de un Braco Francés, como ocurre con muchas razas de perros de tamaño mediano a grande, suele situarse alrededor de los 10 a 14 años. Este rango puede variar dependiendo de varios factores, incluyendo la genética, el cuidado general, la dieta, el ejercicio y la atención veterinaria regular.

Para maximizar la esperanza de vida de un Braco Francés, es crucial mantener un estilo de vida saludable que incluya ejercicio regular, una dieta equilibrada y control de peso, así como cuidados veterinarios preventivos. Estos perros son activos y atléticos, por lo que el ejercicio no solo contribuye a su bienestar físico, sino también a su salud mental. La genética juega un papel importante, por lo que elegir un criador responsable que realice pruebas de salud a sus reproductores puede ayudar a prevenir o anticipar ciertas condiciones hereditarias. Además, una atención adecuada a su salud, incluyendo vacunaciones regulares y controles veterinarios, es fundamental para detectar y tratar a tiempo cualquier problema de salud.

El Braco Francés es generalmente considerado como una raza fácil de adiestrar debido a su inteligencia, deseo de complacer y capacidad para responder bien al adiestramiento. Aquí te dejo algunos consejos sobre cómo adiestrar efectivamente a un Braco Francés:

  • Inicia el adiestramiento y la socialización desde que es un cachorro. Esto ayudará a que el perro se acostumbre a diversas situaciones, personas y otros animales, y facilitará su entrenamiento en el futuro.
  • La consistencia es clave en el adiestramiento. Usa comandos claros y consistentes y asegúrese de que todos en la familia los apliquen de la misma manera.
  • Los Bracos Franceses responden muy bien al refuerzo positivo. Utiliza recompensas como elogios, caricias y golosinas para motivar y recompensar a su perro por su buen comportamiento.
  • Dado que los cachorros y hasta los perros adultos pueden distraerse fácilmente, mantén las sesiones de entrenamiento cortas y agradables. Esto ayudará a mantener su atención y asegurará que el entrenamiento sea efectivo.
  • La socialización es una parte importante del entrenamiento. Expón a tu braco a diferentes entornos, sonidos, personas y otros animales de manera controlada y segura.
  • Evita el uso de castigos severos o negativos, ya que pueden ser contraproducentes y afectar la relación con su perro. En su lugar, redirige los comportamientos no deseados de manera positiva.
  • Ten paciencia y entienda que cada perro aprende a su propio ritmo. La paciencia y la comprensión son fundamentales para un adiestramiento exitoso.
  • Dado que el Braco Francés es una raza inteligente y activa, puede disfrutar y beneficiarse de actividades y adiestramiento más avanzados como la obediencia, el rastreo o los deportes caninos.

Cuidar de un Braco Francés, una raza conocida por su inteligencia, lealtad y habilidades de caza, requiere atención en varios aspectos fundamentales para garantizar su salud y felicidad. Aquí te brindo una guía sobre cómo cuidar adecuadamente a esta maravillosa raza:

Aunque el Braco Francés tiene un pelaje corto, necesita un cepillado regular para mantener su piel y pelo saludables. También ayuda a reducir la cantidad de pelo en casa. Los baños deben ser ocasionales, utilizando un champú adecuado para perros.

Lleva a tu Braco Francés a chequeos veterinarios regulares y mantén al día su plan de vacunación y desparasitación. Esto incluye cuidados preventivos como la protección contra pulgas, garrapatas y el gusano del corazón.

Mantén una rutina de higiene dental que incluya cepillado regular y uso de juguetes y golosinas dentales para prevenir la acumulación de placa y sarro.

El Braco Francés es un perro muy unido a su familia y puede sufrir ansiedad por separación si se le deja solo durante largos periodos. Asegúrate de proporcionarle suficiente atención, cariño y estimulación mental.

El Braco Francés, conocido por su energía y resistencia, requiere una cantidad significativa de ejercicio para mantenerse sano y feliz. Esta raza, originalmente criada para la caza, posee un alto nivel de energía y una gran capacidad atlética, lo que hace esencial incorporar una rutina de ejercicio regular en su vida diaria.

Una característica distintiva del Braco Francés es su amor por las actividades al aire libre. Disfrutan de largas caminatas, que no solo les brindan la oportunidad de ejercitarse, sino que también estimulan su mente. Estos paseos deben ser más que un simple paseo por el barrio; idealmente, deberían incluir tiempo en la naturaleza, donde puedan explorar y correr. Dada su naturaleza atlética, los Bracos Franceses se benefician enormemente de tener espacio para correr libremente en un área segura, como un parque para perros o un jardín cercado.

Además del ejercicio físico, los Bracos Franceses necesitan estimulación mental. Son perros inteligentes que disfrutan de juegos que desafían su mente, como buscar y recuperar juguetes o participar en deportes caninos como el agility. Estas actividades no solo les ayudan a quemar energía, sino que también refuerzan el vínculo entre el perro y su dueño.

Es importante, sin embargo, ajustar la cantidad y el tipo de ejercicio a la edad y la salud del perro. Mientras que los cachorros de Braco Francés tienen mucha energía, sus cuerpos aún están en desarrollo, por lo que el ejercicio debe ser menos intenso y más controlado. Por otro lado, un Braco Francés mayor puede requerir actividades más suaves para cuidar sus articulaciones y su salud general.

En resumen, el ejercicio regular y variado es fundamental para el bienestar de un Braco Francés. No solo ayuda a prevenir problemas de comportamiento que pueden surgir por aburrimiento o energía acumulada, sino que también es esencial para su salud física y mental. Integrar el ejercicio en la rutina diaria de tu Braco Francés es una parte importante de proporcionarle una vida plena y feliz.

Antes de comprometerte a acoger un Braco Francés en tu vida, es crucial que evalúes si esta raza es la más adecuada para ti y tu estilo de vida. Aunque es indudablemente encantador, es importante recordar que el Braco Francés no es una raza para todos. Tener un perro implica una gran responsabilidad y va más allá de la simple atracción por su apariencia o su naturaleza amigable. Lo fundamental es considerar si puedes proporcionarle el entorno, la atención y el estilo de vida que necesita para prosperar.

  1. Tu entorno de vida: El Braco Francés es una raza activa que disfruta del aire libre y el ejercicio. Un espacio pequeño, como un apartamento en la ciudad, podría no ser el ambiente más adecuado. Estos perros aprecian tener acceso a espacios abiertos donde puedan correr y explorar.
  2. Tu disponibilidad: Si pasas mucho tiempo fuera de casa, puede que el Braco Francés no sea la mejor elección. Necesitan compañía, atención y actividades regulares. Dejarlos solos por períodos prolongados puede afectar su bienestar emocional y físico.
  3. Tu nivel de actividad: Si eres una persona activa o tienes una familia que disfruta de actividades al aire libre, el Braco Francés podría ser un compañero ideal. Disfrutan de la actividad física y son excelentes para familias con niños, siendo tanto protectores como juguetones.
  4. Otras mascotas: Generalmente, el Braco Francés se lleva bien con otras mascotas, especialmente si se socializa desde cachorro. Si planeas tener más animales, considera cómo introducirlos y asegúrate de que el Braco esté acostumbrado a compartir su espacio.
  5. Compromiso a largo plazo: Un perro es un compromiso de muchos años. Requiere atención constante, incluyendo planes de vacaciones y actividades diarias. Asegúrate de estar listo para integrarlo en tu vida diaria a largo plazo.
  6. Consideraciones financieras: Mantener un Braco Francés implica gastos en alimentación, cuidados veterinarios, entrenamiento y otros cuidados esenciales. Estos perros necesitan una dieta balanceada y visitas regulares al veterinario.
  7. Experiencia con perros: Si bien el Braco Francés puede ser una buena opción para dueños primerizos, su energía y necesidades específicas pueden requerir asesoramiento profesional, especialmente en términos de entrenamiento y socialización.
  8. Expectativas de energía y temperamento: El Braco Francés es enérgico pero equilibrado. Necesita ejercicio regular, pero también disfruta de momentos tranquilos en casa. No es extremadamente hiperactivo, pero tampoco es un perro que se contente solo con ser un compañero de sofá.

El Braco Francés es un perro maravilloso con un gran corazón y una personalidad encantadora. Sin embargo, como cualquier compromiso significativo, es crucial entender y estar preparado para las responsabilidades que conlleva. Una consideración cuidadosa de tus circunstancias y estilo de vida te ayudará a tomar una decisión informada y asegurar una relación feliz y duradera.

El Braco Francés es una raza generalmente saludable, pero como todas las razas, tiene ciertas predisposiciones a problemas de salud específicos. Conocer estos posibles problemas puede ayudar a los propietarios a estar atentos y a tomar medidas preventivas. A continuación, se describen algunos de los problemas de salud más comunes en los Bracos Franceses:

  • Displasia de Cadera y Codo: Esta es una condición hereditaria en la que la articulación de la cadera o del codo no se forma correctamente, lo que puede causar artritis y dolor. Aunque es más común en razas grandes, los Bracos Franceses no están exentos. Los criadores responsables suelen realizar pruebas a sus reproductores para reducir la incidencia de esta enfermedad.
  • Problemas Oculares: Algunos Bracos Franceses pueden ser propensos a enfermedades oculares como cataratas, atrofia progresiva de la retina y entropión. Los exámenes oculares regulares son importantes para detectar y tratar cualquier problema a tiempo.
  • Enfermedades de la Piel: Debido a su pelaje corto, los Bracos Franceses pueden ser susceptibles a problemas de piel, incluyendo alergias y sensibilidades. Mantener una buena higiene y una dieta equilibrada puede ayudar a prevenir algunos de estos problemas.
  • Torsión Gástrica: Esta es una emergencia veterinaria grave que afecta a muchas razas de pecho profundo, incluido el Braco Francés. Se produce cuando el estómago se llena de gas y se tuerce sobre sí mismo, bloqueando el flujo sanguíneo. Es importante conocer los síntomas y buscar atención veterinaria inmediata si se sospecha de torsión gástrica.
  • Epilepsia: Algunos Bracos Franceses pueden sufrir de epilepsia, una condición neurológica que causa convulsiones. Aunque la epilepsia no se puede curar, generalmente se puede manejar con medicación.

En resumen, mientras que los Bracos Franceses son en general perros robustos y saludables, es importante para los propietarios estar conscientes de estas posibles preocupaciones de salud. Con cuidado preventivo, chequeos veterinarios regulares y atención a su bienestar general, muchos de estos problemas pueden ser gestionados o incluso evitados, asegurando así una vida larga y saludable para estos compañeros leales.

Si eres propietario de un Braco Francés, sin duda cuentas con un compañero excepcional. Después de todo lo que has leído sobre esta raza, es evidente que tienes un perro maravilloso a tu lado. Pero es importante recordar que tener un perro conlleva una gran responsabilidad, tanto hacia él como hacia los demás.

Cualquier perro, sin importar su raza, puede causar incidentes inesperados. Por esta razón, es aconsejable contar con un seguro de responsabilidad civil. Este seguro te ofrece protección, por ejemplo, si tu Braco Francés se escapa y, al correr, provoca accidentalmente un accidente de tráfico, o si causa daños a otras personas o a sus bienes.

Algunos dueños de perros podrían pensar que su seguro de hogar cubre estos incidentes. Sin embargo, es crucial verificarlo cuidadosamente, ya que en muchos casos no es así. Es posible que necesites declarar a tu aseguradora la presencia de tu mascota antes de que suceda algún incidente. Afortunadamente, hay seguros de responsabilidad civil disponibles desde precios muy accesibles, como 18 euros al año.

Además de la responsabilidad hacia terceros, tienes una gran responsabilidad hacia tu Braco Francés. Por eso, te recomendamos considerar seguros que combinen la responsabilidad civil con asistencia veterinaria, asegurando así el cuidado integral de la salud de tu mascota. Estos seguros funcionan de manera similar a los planes de salud privados para humanos, ofreciendo servicios gratuitos y descuentos significativos en tratamientos y cirugías.

Con una variedad de opciones disponibles, que ofrecen diferentes niveles de cobertura, es aconsejable explorar y encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu Braco Francés. Te animamos a investigar más sobre estos seguros y descubrir las opciones haciendo clic en el banner que encontrarás más abajo.

seguro veterinario para perro
Perfil del autor

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios.

Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades.

Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras
con nuestro buscador de seguros.

Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

TERRÁNEA

Terránea es una correduría de seguros especialista en comparar precios del mercado asegurador para ofrecer a sus clientes todo un abanico de servicios. Dedicada a esta actividad desde 1998, pretendemos ofrecer claridad a nuestros clientes para que puedan ahorrar dinero y escoger la tarifa que se ajusta a sus necesidades. Encuentra un seguro barato entre más de 30 aseguradoras con nuestro buscador de seguros. Tendrás un asesor personal. Ponemos a tu disposición un equipo de 60 profesionales, tramitadores y abogados para gestionar tus siniestros, con las máximas garantías de indemnización, y representarte en caso de conflicto con la compañía aseguradora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *