Cómo montar a caballo junto a mi perro

Para poder salir a montar a caballo junto a nuestro perro lo primero que debemos hacer es presentarlos e intentar que se lleven bien entre ellos. Este primer paso puede ser un poco complicado así que no saldremos a pasear en caballo con nuestro perro, bajo ninguna circunstancia, hasta que ambos se acostumbren el uno al otro.

Como montar a caballo junto a nuestro perro

Una vez que se hayan conocido ambos animales pueden convertirse en amigos inseparables, o por el contrario, pasar el uno del otro por completo, pero primero veamos los pasos a seguir para que puedan convivir y salir juntos a dar un paseo.

Veamos una serie de consejos para poder montar a caballo con nuestro perro sin preocupaciones.

Consejos para montar a caballo junto a mi perro

Lo primero que debemos tener en cuenta para montar a caballo junto a nuestro perro es que el can tiene que estar bien atado hasta que coja confianza y se acostumbre a la presencia del equino. Así evitaremos disgustos innecesarios.

Primer contacto entre perro y caballo

Hasta que uno se acostumbre a la presencia del otro, iremos poco a poco. Para empezar, hay que establecer un primer contacto entre ambos animales, que deberán estar atados para evitar accidentes. Lo ideal es que nosotros hagamos de nexo de unión entre ambos.

Como montar a caballo junto a un perro.

Una vez que se han visto, dejaremos que nuestro can olfatee a nuestro equino para que más tarde pueda identificarlo y lo asocie a su entorno habitual. Ten cuidado en este paso, ya que tu perro puede reaccionar ladrando e incluso puede intentar saltar a morder al caballo, que se puede asustar y soltar una coz en defensa propia.

Se trata de que ambos se conozcan poco a poco, que vean que ninguno supone un peligro para el otro, y puedan convivir en armonía.

Si nuestro perro es un cachorro, el proceso será mucho más rápido y fácil, ya que, al igual que pasa con los humanos, los cachorros, son mucho más dóciles y sugestionables.

Deja que tu perro se familiarice con el establo

Tenemos que habituar a nuestro perro al establo. Lo ideal es que nos acompañe cada vez que nosotros vayamos a ir. Un truco que nos puede ayudar es dar de comer a nuestro can en el establo. Identificará el lugar y se convertirá en algo habitual que además asociará como algo positivo.

Será fácil que el perro se acostumbre a la compañía de los equinos si comparten juntos buena parte del día.

Educa a tu perro antes de montar a caballo

El proceso puede ser largo y costoso, o por el contrario, fácil y rápido. La diferencia estará en la educación que le hayas dado a tu mascota, ya que si te obedece a la primera, todo será mucho más fácil.

Si tu perro aún no te hace mucho caso, lo mejor es que primero inviertas tiempo en su educación y posteriormente le presentes a tu caballo, ya que de lo contrario puede costarte un disgusto.

Puedes ayudarte con golosinas. Cada vez que tu perro responda a tus órdenes puedes darle una golosina como premio. Suele funcionar muy bien.

Primer contacto entre un caballo y un perro.

Una vez que veamos que caballo y perro conviven bien juntos y están cómodos y tranquilos en la presencia del otro, podemos prepararnos para salir a pasear.

La primera vez que salgamos a pasear con nuestro equino y nuestro can será sin montarnos en la silla. Iremos paseando con ellos situándonos en medio y sujetando por un lado las riendas de nuestro caballo, y por el otro, la correa del perro.

Una vez superado este último paso sin percances, lo repetiremos varias veces para que ambos animales se acostumbren a salir juntos. Después, nos montaremos en el caballo y probaremos primero a dar varias vueltas en algún lugar cercado para poder ver la reacción de ambos animales.

Presta atención a la reacción de ambos

Si vemos que equino y perro responden bien ante nuestras instrucciones y que no hay ningún tipo de problema, estamos preparados para salir a montar a caballo junto a nuestro perro tranquilamente.

Lo habitual es que cada animal ande a sus aires. Cuando ya se han conocido y se han acostumbrado a convivir el uno con el otro, lo más probable es que se ignoren mutuamente.

Es habitual encontrarnos en muchos clubes hípicos a perros paseando, mientras los jinetes preparan a sus caballos y salen a montar. Los canes ni se inmutan por la presencia de los equinos y es porque están acostumbrados a su presencia.

Podrás comprobar con el paso del tiempo cómo salir a montar a caballo con tu perro se convierte en algo habitual y placentero.

Si te ha gustado este artículo puedes echarle un ojo a otros como:

seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *