¿Cuándo deja de crecer un perro? Edad, factores y cómo saberlo

Cuando adoptamos a un cachorro, solemos preguntarnos hasta qué edad crecerá y cuánto tiempo tardará en desarrollar su tamaño de perro adulto. La respuesta a esta cuestión dependerá de las circunstancias y condiciones físicas del animal.

a qué edad deja de crecer un perro

Un nuevo y pequeño miembro llega a la familia y las preguntas son muchas en torno a él. Cuando adoptamos un cachorro, una de las cuestiones que nos planteamos, ya sea por temas de espacio, por dudas veterinarias o por simple curiosidad, a qué edad dejará de crecer el animal. La respuesta dependerá de las condiciones físicas del animal y de factores como la raza a la que pertenezca o incluso referentes a la nutrición que le aportemos en su etapa como cachorro.

Según la raza y su tamaño

Las razas pequeñas son las primeras que llegan a las proporciones adultas, mucho antes que las razas de mayor peso y tamaño. Los perros pequeño suelen dejar de crecer entre los 6 y los 10 meses de su nacimiento, incluyendo aquí a los de tamaño mediano (de 10 a 25 kg en su edad adulta), mientras que las razas más grandes pueden estar creciendo hasta los 18 o 24 meses. El crecimiento varía por tanto de unas razas a otras según sus condiciones físicas, contando en estos casos con estándares establecidos, aunque no son los únicos factores que intervienen en este proceso.

La etapa de cachorro deja paso a la del inicio del celo y la madurez sexual, por lo que el interés sexual entre los propios perros es otro de los avisos que nos sirven para comprobar que su desarrollo físico está finalizando. A partir de los 24 meses, un perro de raza grande podrá engordar y aumentar su peso, pero su tamaño no variará mucho más.

En el caso de que desconozcamos la raza o hayamos adoptado un perro mestizo, los patrones de crecimiento serán parecidos que los de sus progenitores, aunque si el tamaño es muy diferente el tiempo hasta la edad adulta puede variar. A fin de cuentas, todos los perros crecerán más rápido durante sus primeras semanas de vida y tras unos meses (3 en los más pequeños y hasta 6 en los grandes) su desarrollo se irá ralentizando hasta llegar a su fin. Un periodo en el que debemos controlar y vigilar su peso.

Según la dieta y otros cuidados o rutinas

Los nutrientes que le aportemos en su dieta los primeros meses de vida serán fundamentales para un crecimiento y un desarrollo adecuados. Junto con una dieta de calidad, mayor o menor según las características físicas, será también importante proporcionarle estímulos en forma de actividad física, con entrenamiento, ejercicio o paseos según lo que necesite. No debemos pasarnos con las cantidades para evitar que pueda sufrir obesidad, siempre peligrosa y más si cabe en época de crecimiento, displasia de cadera u otras afecciones ortopédicas.

El estado de sus dientes

Sus dientes también nos pueden aportar más pistas sobre en qué momento de su desarrollo se encuentra un perro. Tras nacer sin dientes, a las 2-3 semanas de vida comienzan a crecer las piezas dentales en los cachorros, dientes de leche más pequeños y afilados que suelen caerse entre los 3 y los 7 meses de vida para ser sustituidos por los definitivos. Comprobando el estado en el que se encuentran podremos hacernos una idea de cuál es el momento del desarrollo que vive nuestro compañero doméstico.

Cómo saber si un perro ha dejado de crecer

Hay que tener presente que cada perro se desarrolla de forma diferente. Para saber si nuestra mascota ya ha dejado de crecer también podemos fijarnos en los nudillos de sus costillas, que dejarán de notarse cuando el animal haya alcanzado su talla de perro adulto. En todo caso, las visitas rutinarias al veterinario nos servirán para comprobar si este proceso se va desarrollando con normalidad y el mismo profesional nos avisará en el momento que el can esté cerca de pasar a su etapa adulta.

Mediante las radiografías, también podremos saber si sus placas de crecimiento se han cerrado, puesto que hasta que esto no ocurra el cachorro no debe llevar a cabo actividades que le resulten demasiado extenuantes. Una vez que el crecimiento se complete, podremos adaptar sus actividades físicas a sus nuevas condiciones.

El tamaño de sus patas es otro de los indicativos para saber si un perro ha dejado de crecer. De hecho, cuando son cachorros resulta llamativa la diferencia de tamaño entre sus patas y el resto de su cuerpo, sobre todo en los perros de mayor tamaño. Pero una vez que se completa el crecimiento, podremos ver que las proporciones de las patas se ajustan a las de su cuerpo.

Como ves, el tiempo que se prolongará el crecimiento de un perro y el momento exacto en el que este llegará a su fin variará según cada mascota y los factores que se implican en este proceso.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *