Doma Natural, el vínculo perfecto entre caballo y jinete

La búsqueda de un mayor bienestar para nuestros caballos, unida a los muchos estudios que existen sobre el comportamiento de los equinos, han hecho resurgir la Doma Natural, una técnica utilizada por las tribus de indios americanos, donde los caballos eran animales sagrados, y cuyo objetivo era establecer sin violencia una estrecha relación entre animal y jinete.

La doma natural, el vínculo entre caballo y jinete.

Junto a las tribus norteamericanas existen datos de que las técnicas de Doma Natural también fueron empleadas por diferentes civilizaciones, con las cuales los guerreros, principalmente, conseguían establecer un profundo vínculo con sus caballos, lo que les permitía tener un control completo y fiable sobre los mismos.

En la actualidad numerosos entrenadores de caballos están aplicando la Doma Natural, una alternativa que utiliza como base la psicología del animal en libertad. Respetando los comportamientos naturales del animal el objetivo es crear una estrecha relación entre caballo y jinete basada en la confianza, el respeto y la amistad.

Figuras de renombre en nuestro país como Fernando Noailles o Lucy Rees insisten en que la Doma Natural no es ningún método místico, si no que requiere por el contrario de un amplio conocimiento de la especie y de muchas dosis de constancia y empatía, pudiéndose emplear como base de cualquier disciplina ecuestre puesto que el resultados son caballos más fiables, equilibrados, sensibles a las órdenes y dóciles.

Los animales no utilizan un lenguaje verbal, lo cual no significa que no se comuniquen continuamente mediante sonidos, gestos, posturas y olores. Esto es básico para una buena convivencia. Hay que entender que originariamente los caballos son animales integrados en manadas grandes y con un orden jerárquico claro, donde el líder no tiene necesidad de recurrir a la violencia para mandar el grupo.

En libertad los caballos se comportan de forma lógica, buscando aquellas situaciones o individuos que les generan bienestar y huyendo de los que les suponen malestar. Por esta razón el entrenador de Doma Natural debe aprender a respetar el espacio personal del animal y a convertirse en una figura de autoridad sin necesidad de emplear acciones violentas. Sólo así el caballo será libre de seguirle, estableciendo un vínculo de confianza muy importante para después poder trabajar en la disciplina elegida o simplemente para realizar un manejo cómodo y sencillo.

Doma natural.

Los comienzos de la Doma Natural comienzan siempre pie a tierra antes de comenzar con la monta. De esta forma el animal aprende a responder a señales muy sutiles, convirtiendo los equipos accesorios (bocado, fusta, espuelas…) en refuerzos a las órdenes y no en herramientas para forzarle a realizar aquello que no quiere.

El punto clave en la Doma Natural es el entendimiento del caballo como presa y del humano como depredador. Ante una situación de peligro el primero tiende a huir, mientras que el segundo tiende a pelear. Sabiendo que se trata de un animal curioso y muy inteligente con interés por explorar su entorno, podemos aprovechar esta curiosidad en un espacio donde el animal pueda escapar fácilmente del “peligro” que representamos, haciendo que sea él quien se acerque a nosotros.

Eso mismo se hace a la hora de presentarle y usar los materiales de monta o doma. Al ser una técnica respetuosa con el caballo se puede emplear para corregir comportamientos en aquellos animales que han sufrido malas experiencias en el pasado.

Para los defensores de la Doma Natural el empleo de técnicas de entrenamiento respetuosas con el caballo favorece la gracilidad en los movimientos y la belleza de la postura en cualquier disciplina. Esto se debe a que un animal nervioso o con miedo tensa todos sus músculos manteniendo una postura antinatural, gesticulando en exceso y mostrando descoordinación en sus movimientos.

Si el animal se siente cómodo con el bocado, la silla y las riendas y tiene confianza en su jinete sus actitudes serán relajadas, similares a las que vemos en caballos en libertad, suponiendo una enorme ventaja en todas aquellas disciplinas donde la exhibición es factor fundamental.

La Doma Natural requiere muchos conocimientos y disciplina, ya que mal aplicada puede tener consecuencias negativas. Los caballos  deben aprender que hay una serie de comportamientos adecuados y otros que no lo son y como animales gregarios que son tenderán a repetir los comportamientos correctos y a evitar los incorrectos, logrando así el objetivo final de la doma.

seguro para caballos

Doma Natural, el vínculo perfecto entre caballo y jinete
4.9 (98.33%) 12 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *