Equipación básica para montar a caballo

Cuándo nos iniciamos en el mundo ecuestre lo primero que nos viene a la cabeza es: ¿Cuál es la equipación básica para montar a caballo? Es importante centrarnos en los elementos imprescindibles para poder empezar con una buena equipación básica sin necesidad de gastarnos un dineral innecesario.

Equipacion basica para montar a caballo

La seguridad debe ser prioritaria para los que practican el deporte de la equitación, ya que al montarnos sobre un caballo estamos expuestos a caídas aparatosas, sin olvidarnos de que estos animales alcanzan gran velocidad y que pueden superar sin problemas los 500 kilogramos de peso. Para minimizar los riesgos existen una serie de equipamientos de seguridad que deben acompañar en todo momento a jinetes novatos y veteranos.

Para poder disfrutar al máximo de la monta, y sobre todo, no hacernos daño, debemos tener en cuenta el tipo de equipación básica para montar a caballo, ya que es uno de los factores más importante y no puede pasar desapercibido.

Nunca hay que olvidar que la equitación es un deporte que entraña ciertos riesgos, especialmente cuando practicamos disciplinas como el salto o el raid. Montados a caballo los jinetes vamos a cierta altura y velocidad, por lo que una caída puede provocarnos unas simples magulladuras o alguna lesión de mayor entidad.

Por otro lado, un caballo pesa media tonelada, su fuerza es mayor que la nuestra y su altura en muchos casos iguala o supera la del jinete, y aunque los caballos son una especie animal dócil y muy sensitiva, un susto o un descuido puede tener consecuencias negativas.

Por esta razón es aconsejable realizar la práctica ecuestre guiados por profesionales con experiencia y mantenernos alerta en todo momento. Además, también existe un equipamiento para montar a caballo seguro con accesorios específicos y que resulta más completo que la equipación básica de monta. Vamos a hablar aquí de los más habituales.

Repasemos todo el equipo básico que debemos tener en cuenta para montar a caballo, desde la ropa hípica hasta los accesorios más necesarios como es el caso del casco.

Casco homologado

A la hora de montar o manejar caballos es imprescindible utilizar un equipamiento básico. La cabeza es la parte más importante del jinete y también la más frágil. En este sentido el uso de un casco homologado es obligatorio en cualquier persona que vaya a montar o estar cerca de un caballo.

equipamiento para montar seguro

Sin duda el caso es uno de los componentes más importantes en la práctica de la equitación es el casco. La seguridad en deportes de riesgo, como en la hípica, es lo primordial y debemos anteponerla a todo lo demás. Además su uso es obligatorio en todos los clubs y centros hípicos.

Por lo que si nos decidimos a comprar un casco propio, debemos tener en cuenta que no vale uno cualquiera. El casco que compremos para practicar hípica debe estar homologado y debe cumplir con la normativa europea UNE-EN 1384/A1:2002. Una normativa mucho más estricta que las de otros deportes como puede ser la del esquí o el ciclismo.

¿Qué botas usar para montar a caballo?

Lo segundo es proteger los pies con unas botas o botines y polainas. Este calzado específico que forma parte de un equipamiento seguro nos evitará el roce de las pantorrillas cuando cabalgamos, lo que puede provocarnos hematomas y quemaduras.

botas para jinete

Una de las prendas fundamentales para montar a caballo cómodo y seguro es el calzado. Si estamos empezando y no queremos invertir una gran suma de dinero podemos comenzar con cualquier bota que tengamos por casa, ya sea de piel o de goma, como las típicas de agua.

Si queremos adquirir un calzado específico para montar, entonces tenemos varias alternativas.

También nos protegerá de golpes y pisotones a la hora de trasladar a los caballos o trabajar con ellos pie a tierra.

Botas o botines, nada de zapatillas

Tenemos que tener en cuenta que la equitación, y sus diversas modalidades son un deporte y como tal, la práctica libre de lesiones y molestias necesita de un vestuario adecuado, para amortiguar o proteger las zonas más sensibles.

Si además, sumamos a esto, el hecho de que tenemos que adaptarnos al caballo y el ambiente en el que el mismo se desarrolla, nos encontramos con las condiciones ideales para afirmar que una buena equipación es indispensable para montar a caballo.

botas para montar a caballo

Y si hay un elemento en nuestro vestuario que no puede faltar, éste son las botas (además de un pantalón adecuado y un buen casco). Por ello, a continuación te mostramos unos consejos para la elección de botas, en función del tipo de actividad que realices.

Lo primero que debes tener en cuenta es que tus botas son el aliado perfecto para protegerte de posibles pisadas del caballo; así como, para evitar  una mala posición o agarre al estribo. Por ello, recuerda que ahora lo fundamental es escoger un calzado cómodo, y sobre todo seguro.

Como aspectos generales, independientemente de la modalidad que practiques, te recordamos la importancia de que las botas agarren bien tu tobillo. Éste está sometido a impactos y funciona como amortiguador de nuestros movimientos cuando somos impulsados por la propia actividad del caballo. Por ello, un buen ajuste al mismo reducirá la posibilidad de lesiones.

Igualmente, debes de saber que, al encontrarse la bota apoyada en el estribo, existe riesgo de que ésta se quede atascada en el mismo… ¡Imagina el riesgo de quedar atrapado de una pierna ante una caída! Para prevenir estas situaciones, es fundamental que la parte delantera no sea demasiado alta ni ancha.

Asimismo, como ya adelantamos en el comienzo del post, los caballos, aunque dóciles y buenos amigos del hombre, pueden ser impredecibles: las pisadas son frecuentes, y un calzado fuerte reduce mucho los posibles daños.

Y por supuesto tiene que permitir la movilidad. Nuestros pies son una forma importante de contactar con el caballo: por lo que además de estar elaboradas con un material fuerte, éste debe ser flexible para que no limite nuestra actividad.

botas para montar

Finalmente, recordarte que las botas, sobre todo al comienzo de su uso, pueden parecer algo incómodas. Desde luego, el calzado que empleamos para el día a día es diferente al necesario para actividades ecuestres. Así que tranquilo, con los usos conseguirás adaptar la bota a lo que necesitas.

Además te recomendamos el empleo de medias largas para evitar las posibles rozaduras.

¿Qué tipos de botas no son adecuadas para montar a caballo?

Lo primero que debes de tener en mente es no emplear deportivas, botas de montaña o cualquier otro calzado que, aunque pueda parecerte cómodo, realmente no es el adecuado para la práctica ecuestre.

Asimismo, si hay algún tipo de bota que te recomendamos no emplear, son aquellas elaboradas con plástico o goma. El problema de las mismas, pese a lo económicas que pueden resultar, es que se calientan y mantienen la humedad. Además, este material da lugar a que las botas sean muy difíciles de colocar, especialmente de sacar después de haber practicado deporte.

Botas de Caña alta o baja

Una de las preguntas más frecuentes es la altura de la bota. Aunque la respuesta a esta cuestión depende de la modalidad, generalmente se recomienda el empleo de botas de caña alta (hasta por debajo de las rodillas). De esta manera, la pierna goza de una mayor protección, y el posible roce por el movimiento no daña al caballo.

Aun así, a continuación, os mostramos las botas más adecuadas en función del tipo de actividad.

  • Botas de caña alta: La primera, unas botas altas hasta las rodillas. Así podremos evitar enganchones con nuestra montura. El tacón va a ser otro de los factores importantes. Aproximadamente 2,5 centímetros de tacón sería lo ideal para sujetar bien los estribos y así evitar que nuestro pie se deslice hacia dentro y se pueda quedar enganchado. Aunque pueda parecer una tontería se trata de un tema de seguridad.
  • ¿Mejor de cuero o de plástico? Lo importante es que el material sea resistente. Nos valdrían unas botas tanto de caucho, como de plástico o cuero. Eso sí, como bien sabemos el plástico es algo fastidioso, sobre todo en verano. Así que si no quieres que tu pie acabe empapado en sudor lo mejor será decantarnos por el cuero, además de ser mucho más cómodas, se adaptan mejor a nuestro pie.

Pero si nos queremos guiar por precio, las botas fabricadas con plástico nos van a salir muchísimo más baratas. Para principiantes que practican hípica una vez por semana es lo mejor, en Decathlon tenemos botas de caña alta por 12,99€. Realmente asequible ¿verdad?

Si después de iniciarnos poco a poco vamos viendo que el mundo de la hípica es lo nuestro, yo personalmente me lanzaría a por unas buenas botas de cuero que pueden durar años y años.

Equipación básica para montar a caballo.
  • Botines con polainas: La segunda alternativa son unos botines con polainas. Hacen la misma función que las botas de caña alta pero son muchos jinetes y amazonas los que afirman que son mucho más cómodos los botines con polainas, ya que otorgan una mayor flexibilidad.

El material es exactamente igual que el de las botas, con los mismos pros y contras. El precio es lo que va a variar. Al ser dos partes independientes, el precio asciende con respecto a las botas de caña alta. Lo que es un botín básico de plástico, podemos encontrarlo en Decathlon por 11,99€. Las polainas las hay también desde 9,99€. Podríamos tener nuestro pack básico de botines y polainas desde aproximadamente 22€.

Las mejores botas para montar a caballo según la disciplina

Si las botas de goma son la peor opción para el deporte ecuestre y el cuero es el mejor material para las mismas, ¿Qué características deben tener en función de la actividad?

Si sueles practicar una disciplina concreta, y buscas las mejores botas para ello, te dejamos las siguientes recomendaciones:

Botas para campo

En este caso, lo ideal son botas o botines resistentes, con suela gruesa y que estén aisladas del agua o de la humedad.

Botas para salto

En esta modalidad, mantenerse coordinado con el caballo es fundamental. Durante el salto, el jinete debe elevarse al mismo tiempo que el caballo, y para ello, necesita un calzado flexible, capaz de adaptarse al movimiento sin ejercer resistencia.

Por ello, lo mejor es una bota suave y blanda, a ser posible con cordones en la zona del empeine, y con cremallera delantera o trasera.

Botas para caza

En esta disciplina se emplean botas o botines con polaina, y suele cuidarse el diseño, hasta tal punto que se suelen emplear botas con cremallera no vista (situada en la parte trasera o en el interior lateral).

Botas de Cross

El Cross es un deporte que integra los aspectos del salto, con las exigencias del campo a través. De ahí la necesidad de combinar la flexibilidad de las de salto con una suela algo más resistente.

Botas de Raid

Dado que ésta es una disciplina de velocidad y resistencia, en la que debe de tenerse en cuenta la comodidad del caballo y la del jinete; con el objetivo de hacer el esfuerzo más llevadero, se recomida un calzado especialmente cómodo.

Por ello, los botines flexibles, cómodos y con waterproof son ideales para esta modalidad.

Botas de doma

En este caso, la bota debe ser algo más rígida. Por ello,  recuerda que debes emplearla varias veces hasta que se adapten totalmente y resulten cómodas.

Además, si combinas la monta con el trabajo a pie de tierra, recuerda calzar unas botas aislantes de la humedad, el barro y la suciedad.  Para ello, las condiciones de la suela son fundamentales: una suela gruesa, en la que no se adhiera el barro y resistentes son la mejor opción.

Si hay un elemento en nuestro vestuario que no puede faltar, éste son las botas

¿Qué hacer después de usar botas para montar?

Dado que el calzado es tu aliado perfecto para montar, no olvides cuidarlas después de su uso.

Lo primero que debes hacer es eliminar los restos de polvo o suciedad, con agua y un trapo. Posteriormente, te recomendamos el empleo de un jabón o crema sobre la superficie.

Calcetines

Debajo de nuestras botas o botines con polainas, es aconsejable llevar unos calcetines largos o unas medias gruesas que sirvan contra posibles rozaduras de las botas. Estos calcetines son característicos por su resistencia. Llevan refuerzos en la puntera, en la planta del pie y en el talón. Son bastante asequibles, en Decathlon los tienes desde 2,99€.

Pantalones sin costuras

Después de elegir unas buenas botas para montar a caballo, la siguiente elección son unos pantalones cómodos. No es una de las cosas más importantes por lo que si nos estamos iniciando nos valdrá con unos leggins o unos vaqueros elásticos. Lo importante es que sean ceñidos pero cómodos, que no nos aprieten, y de un material resistente para evitar posibles rozaduras.

Pero si queremos adquirir unos pantalones de equitación, también llamados breeches, lo podemos hacer por menos de 15€ en Decathlon. Estos pantalones son pitillos ajustados para facilitar su uso con las botas y están reforzados por la parte interior de la pernera para evitar que se nos claven las costuras. La comodidad es primordial para un buen ejercicio de monta.

Chalecos para espalda, pecho y costillas

Otro de los accesorios más utilizados por los jinetes son los chalecos. Van un paso más allá que la prenda anterior, ya que cubren completamente la espalda, el pecho y las costillas.

equipamiento seguro para jinete

Son ligeros y muy flexibles y no interfieren en la monta. El precio de estos chalecos está entre los 60 y los 130 euros.

El chaleco es uno de los elementos de equipación básica para montar a caballo. Se trata de una cuestión de seguridad. Muchas veces, al iniciarnos en el mundo de la monta, tendemos a encorvarnos. Nos cuesta mantener una postura erguida, algo imprescindible para aprender a montar a caballo.

Una ayuda para corregir una postura incorrecta la podemos conseguir con el chaleco. Además es de suma importancia para nuestra seguridad. Nos puede servir de gran ayuda en caso de caída amortiguando nuestra espalda en el caso de adquirir una espaldera, e incluso protegiendo nuestras costillas y riñones si adquirimos un chaleco de protección integral.

Aunque no sea de uso obligatorio, el chaleco es muy recomendable tanto para niños como para adultos. Son cada vez más los profesionales que se unen al uso del chaleco de equitación.

Equipacion basica para montar a caballo

¡Cuidado con adquirir cualquier chaleco! En Europa existe una normativa que regula las protecciones ecuestres como es el caso del chaleco de equitación. Por lo que si nos decidimos a comprarnos uno es muy importante que esté homologado y que cumpla con la normativa UNE-EN 13158:2009.

Guantes para evitar rozaduras

Otro elemento dentro de la equipación básica para montar a caballo son los guantes. Su uso no es obligatorio pero si muy recomendable, ¡sobre todo si queremos lucir unas manos cuidadas!

Las manos son otra zona a proteger. Muchos jinetes usan guantes cuando montan, pero no cuando están en el suelo. Se trata de un comportamiento poco aconsejable, porque cuando conducimos a un caballo de las riendas o del ramal un simple tirón puede causarnos quemaduras de importancia.

Los guantes nos serán de gran utilidad para evitar callos y roces a causa de las riendas del caballo. Además en invierno, unos guantes siempre nos protegerán del frío y podremos evitar que se nos cuartee la piel.

Si montamos a caballo bastante a menudo, agradeceremos el uso de unos guantes de equitación. Y tampoco vale cualquier tipo de guantes, deben ser ajustados y elásticos, que sean cómodos, y sobre todo y lo más importante, que tengan una buena adherencia que nos permita agarran bien las riendas evitando que se nos escurran.

En Decathlon podemos elegir entre varios tipos de guantes de equitación desde tan sólo 5,99€ si no queremos invertir una gran cantidad de dinero en ellos.

Protectores de espalda

Hace apenas diez años ningún jinete se planteaba protecciones para el cuerpo en el equipamiento, pero a día de hoy el uso de estos elementos de seguridad están muy extendidos y son incluso obligatorios en muchos centros ecuestres.

Los más básicos son los protectores de espalda. Se trata de una estructura rígida sujeta por tirantes o cinchas que se coloca de forma que las vértebras queden protegidas. Es una muy buena forma de evitar lesiones en la columna en caso de caída. El precio de estas protecciones oscila entre 30 y 60 euros.

Airbag como protector corporal

Por otra parte, el protector corporal más evolucionado es el airbag. Se trata de un chaleco que tiene la capacidad de hincharse en décimas de segundo ante una caída, protegiendo por completo todo el torso del jinete. Puede usarse en cualquier nivel, aunque debido a su precio, entre 200 y 600 euros, el airbag suele emplearse en disciplinas más avanzadas o a la hora de montar potros.

Accesorios para estribos

Además de estos elementos de protección también hay que contar con los accesorios para estribos. Su objetivo es evitar que el jinete pueda quedar estribado. Los más utilizados son los protectores o topes, que impiden que los jinetes novatos metan el pie en el estribo más de lo necesario.

También se pueden colocar tacos que fijan la bota para que no resbale o emplear directamente estribos de seguridad. Estos estribos están abiertos en un lateral y el tope lo hace una goma con tensión. En caso de caída la goma se suelta y el pie se libera, impidiendo que el jinete sea arrastrado.

Con todas estas prendas podríamos finalizar la equipación básica para montar a caballo pero vamos a añadir algún consejo más.

Para las personan que tienen el pelo largo es recomendable al practicar hípica, que se lo recojan con la ayuda de alguna goma elástica. El pelo puede entorpecernos el ejercicio y hay que recordar que somos nosotros los conductores de nuestros equinos.

Al igual pasa con los complementos tales como pendientes largos, pulseras o relojes. Lo más recomendable es evitarlos puesto que nos podemos enganchar en cualquier parte y accidentarnos tontamente. Deja tus joyas para otra ocasión.

Si te estás iniciando en el mundo ecuestre también te vendrán bien estos 7 sencillos trucos para aprender a montar a caballo.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.