Ludopatía, la terrible enfermedad de los adictos al juego

La ludopatía es una de las adicciones que más está creciendo en el mundo en los últimos años. La posibilidad de apostar online y el aumento de las casas de apuestas han multiplicado el número de ludópatas. En España, tercer país del mundo en oferta de juego, se estima que hay más de 400.000 personas que sufren esta adicción.

la ludopatía es una enfermedad grave

Antes de meternos a fondo con el problema de la adicción al juego debemos conocer de qué se trata. La ludopatía es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). El individuo que la padece siente la necesidad incontrolable de jugar a pesar de las consecuencias.

Esta adicción se genera sobre aquellos juegos en los que transcurre poco tiempo entre la apuesta y la recepción del premio, como tragaperras, casinos, bingos o juegos online. Para Jerónimo Saiz, miembro del Comité Ejecutivo de la Sociedad Española de Psiquiatría y de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, “el ludópata es como un drogodependiente que necesita el juego y hace lo que sea por jugar, es decir, convierte el juego en una primera necesidad urgente”.

Para la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR), un ludópata presenta los mismos rasgos que cualquier otro adicto. Estos son la repetición de conductas que resultan placenteras y el aumento de su frecuencia, la pérdida de control personal y la aparición del síndrome de abstinencia cuando se interrumpe el hábito.

Qué causa la ludopatía

La adicción patalógica al juego no está relacionada con una única y concreta causa, de forma que la ludopatía se genera por la conjugación de diferentes factores:

-Genética: Se ha comprobado que los hijos de padres con problemas de adicción al juego pueden desarrollar conductas similares y, por tanto, tienen mayores probabilidades de convertirse en ludópatas. Aunque no se trata de un rasgo hereditario si se puede trasmitir de padres a hijos la propensión a jugar.

-Entorno: Tanto la familia como educadores pueden convertirse en el punto de partida de esta adicción. Fomentar el juego sin restricciones puede provocar que las personas se conviertan en jugadores patológicos. También las amistades, unidas a la falta de asertividad, pueden ser un factor de riesgo.

-Inestabilidad psicológica: Otro factor de riesgo para la ludopatía son los momentos de desequilibrio o inestabilidad psicológica y social. Los problemas personales pueden hacer que encontremos en el juego una vía de escape.

-Estructura del juego: Algunas formas de juego (tragaperras, casinos, bingos, etc) tienen un componente adictivo basado en el premio o en la generación de expectativas de premio de conductas repetitivas.

-Publicidad: La publicidad de las casas de apuestas o locales de juego se basa en reforzar la falsa idea de que el juego puede ser la solución a los problemas económicos.

Tipos de ludopatía

La tipología de la adicción al juego está determinada por la forma de jugar, es decir, la manera en la que se desarrolla el juego y en este sentido existen tres tipos de adicción:

-A las tragaperras: Este tipo de juegos fomentan la repetición de una conducta a través de premios instantáneos. A pesar de que con cada moneda que se echa no se recibe un premio, la expectativa generada hace que se continúe con dicha conducta. La música y las luces se utilizan como reclamo.

ludopatía el gran mal del siglo xxi

-A los juegos de azar: Aquí podríamos integrar la lotería, los casinos, el bingo o las apuestas en general. Los juegos de azar suponen una intermitencia en los premios, sin embargo, generan una gran expectativa. Basta con ser premiado una vez para satisfacer la conducta.

-A los juegos de rol: Pese a que este tipo de adictos no encajan en el perfil de ludópata común, lo cierto es que los juegos de rol también pueden crear adicción. El principal componente adictivo es la posibilidad de escapar de la realidad.

Perfil del ludópata

En España hay cerca de 400.000 personas con problemas de adicción al juego, lo que supone aproximadamente el 1% de la población, aunque las cifras pueden resultar engañosas porque no todos los afectados pasan por manos de profesionales.

Lo que sí sabemos es que la ludopatía afecta más a los hombres que a las mujeres, de forma que entre los casos diagnosticados el 70-80% son hombres. Por sexos los lugares de juego más frecuentados son los bingos en el caso de las mujeres y los casinos en los hombres.

Si nos fijamos en el filtro de la edad detectamos un grave problema. Si hace una década eran los varones entre 35 y 40 años los que presentaba más problemas de adicción al juego, ahora es en el grupo entre 18 y 25 años en el que se ha multiplicado su incidencia. Todo apunta a que el juego online es la principal causa de este auge. Además, también hay un pequeño repunte en el grupo de la tercera edad.

Llama también la atención que, según el último estudio elaborado por científicos del Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB) de la Universidad Carlos III de Madrid, solo uno de cada ocho españoles entre 18 y 75 años declara no haber jugado nunca y que tan sólo un 1,7% afirme no haberlo hecho en los últimos cinco años.

la adicción al juego o ludopatía es muy peligrosa

Síntomas y diagnóstico

La ludopatía se hace visible debido a los cambios que el juego patológico provoca en los hábitos y la conducta de quién la padece. Algunos de ellos son el abandono de la vida social y laboral, los problemas económicos, la aparición de trastornos de ansiedad y depresión o los cambios en la personalidad.

Su diagnóstico no es fácil y suele producirse cuando la adicción ya ha causado consecuencias importantes en la vida del adicto, al tratarse de una espiral que comienza con problemas de juego y acaba derivando en problemas económicos, sociales y psicológicos.

Prevención y tratamiento

El juego es una adicción relativamente bien aceptada dentro de algunas sociedades, donde llega a formar parte de la vida diaria de los individuos. La principal acción preventiva contra el juego patológico es saber dónde está el límite entre el juego sano y la adicción. Para conocer esta frontera la información y la comunicación se vuelven esenciales, así como disponer de otras alternativas de ocio.

Como toda adicción la ludopatía también se puede tratar. Existen varios métodos. El primero es la terapia con medicamentos, muy útil ya que los fármacos ayudan a frenar los impulsos y regular la conducta. Pero la medicina no lo es todo. También se necesita de terapia psicológica individual que ayude a eliminar las conductas negativas y reforzar las positivas.

Sin embargo, si el afectado no reconoce su adicción cualquier tratamiento será prácticamente inútil. Por tanto, reconocer y querer resolver el problema se convierte en algo vital para poderlo tratar. Para ello  la familia y el entorno juegan un papel fundamental haciendo el papel de controladores externos. Estos deberán gestionar el dinero evitando que el ludópata acuda en solitario al banco o impidiendo su acceso a casino o locales de apuestas. También serán los encargados de reforzar aspectos del adicto como su autoestima o sus habilidades sociales.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *