El consumo de bebidas azucaradas provoca sobrepeso y diabetes

La OMS está decidida a fomentar una reducción del consumo de azúcar a nivel mundial y para ello propone que se incrementen los impuestos sobre los refrescos y las bebidas azucaradas. Este tipo de productos contribuyen a provocar sobrepeso, diabetes y a que la tasa de obesidad se haya duplicado en los últimos años.

El consumo de bebidas azucaradas provoca obesidad sobrepeso y diabetes

El 13% de la población mundial es obesa, otro 39% sufre de problemas de sobrepeso y de forma general la tasa de obesidad crece a un ritmo tan alarmante y vertiginoso que en los últimos años se ha duplicado sin que ninguna autoridad haya decidido poner freno a una realidad que atenta contra la salud de las personas.

Fue en el otoño de 2016 cuando la Organización Mundial de la Salud decidió aconsejar a la comunidad internacional la puesta en marcha de una medida inaudita en aquel momento. Lo que la OMS proponía -y continúa proponiendo- es incrementar en un 20% los impuestos que gravan los refrescos y las bebidas azucaradas con el objetivo de  combatir la “epidemia” de obesidad y diabetes que existe a nivel mundial.

Combatir el consumo de azúcar es para la OMS una pelea tan importante como en su momento lo fue conseguir la reducción del consumo de tabaco, una estrategia que se consolidó en el Convenio Marco para el Control del Tabaco que desde entonces ha guiado todas las políticas internacionales de espacios sin humo y prohibiciones de publicidad de cigarrillos.

El ejemplo catalán

En este escenario en nuestro país tan sólo Cataluña decidió en mayo de 2017, y en función de la cantidad de azúcar, incrementar entre un 10 y un 20% los gravámenes sobre las bebidas azucaradas, mientras que por su parte el gobierno de Mariano Rajoy anunció un impuesto al azúcar que finalmente nunca llegó a crearse.

Las patronales de la alimentación y de la distribución recurrieron el impuesto catalán y fue una posterior sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña la que acabó con el citado impuesto, aunque durante el tiempo en el que estuvo vigente se consiguió reducir el consumo de azúcar en un 15,4%, un porcentaje que en el largo plazo se calcula que servirá para ahorrar 33 millones de gasto sanitario.

El sistema NutriScore

El gobierno socialista de Pedro Sánchez, de boca de la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha confirmado que no tiene previsto incrementar los impuestos de las bebidas azucaradas y de los alimentos con un alto contenido de azúcar, pero sí que tiene intención de trabajar en la implantación de un semáforo nutricional basado en el sistema NutriScore.

Se trata de una fórmula de cinco colores que van del verde al rojo y que concede una puntuación a los alimentos en función de su contenido en sal, azúcar y grasas y que a su vez resta puntos por su contenido en fibra, proteínas, etc, de forma que un mismo alimento o bebida puede tener un “semáforo rojo” por su contenido en azúcar y al mismo tiempo un “semáforo verde” por la ausencia de grasas.

Por este motivo para algunos nutricionistas el sistema NutriScore no es el más adecuado cuando, por ejemplo, el objetivo es reducir el consumo de azúcar, porque se da el caso de que un alimento tan saludable como es el aceite de oliva con NutriScore obtendría un “semáforo rojo” por su alto contenido en grasas, mientras que determinados zumos azucarados podrían tener un “semáforo verde” cuando no debería ser así.

El problema está en los jóvenes

En estos momentos se calcula que entre el 9 y 10% de la población española consume refrescos azucarados de forma diaria, una media que puede resultar engañosa porque en algunos segmentos de población el consumo de este tipo de bebidas se sitúa muy por encima de ese porcentaje. Por ejemplo, las estadísticas afirman que el 18,44% de los jóvenes entre 15 y 24 años consumen estas bebidas a diario; al igual que el 13,96% de personas entre 25 y 34 años y el 12,52% entre 35 y 44 años, los tres grupos de población donde el consumo supera ampliamente la media del 9,13%.

seguro médico

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *