Othar, el caballo de Atila Rey de los Hunos

Muchos de los guerreros y líderes militaristas que han pasado a la historia iban acompañados en sus múltiples batallas y conquistas de la figura distintiva de un caballo, al que se mantenían unidos hasta alcanzar sus objetivos. Con el paso del tiempo, y del mismo modo que ha sucedido con los personajes históricos, los nombres de los equinos que acompañaban a éstos también son recordados por su protagonismo histórico.

Atila y su caballo Othar,

Al igual que hemos recordado en otros artículos a caballos como Bucéfalo, Traveller, Copenhagen o Palomo, entre otros, en esta ocasión el turno es para Othar, el famoso caballo de Atila, conocido por ser el último y más famoso rey y líder de los Hunos, tribu con un origen desconocido con la que el ‘Azote de Dios’ (como se conocía a Atila) llegó a conquistar una gran parte del continente europeo (desde Europa central hasta incluso el mar Negro, y desde el Danubio hasta el mar Báltico) tras poner en jaque el dominio del que se tornaba como invencible Imperio Romano.

La frase más célebre empleada para describir al caballo de Atila tenía que ver con las pisadas del animal, tan decisivas según se decía, que por allá donde el equino pisara, la hierba no volvería a crecer nunca más. Una cita que sin duda hacía referencia al temible y feroz dominio de la tribu de Atila como salvajes guerreros con el objetivo de conquistar el máximo territorio posible.

Othar además destacaba por ser un equino tarpán, una raza ya extinguida formada por caballos salvajes con las estepas asiáticas como origen. En cuanto a sus características físicas, el caballo del guerrero de los Hunos de color gris poseía una composición muscular compacta y robusta y superaba el metro de altura, con un cuello ancho y reducido, al diferencia de sus alargadas orejas. Su enorme tamaño no era inconveniente alguno para su gran velocidad, siendo ésta también otra de sus cualidades principales.

La importancia del caballo para la tribu nómada de los Hunos era tal que consideraban al animal como algo sagrado y una continuación de su alma y de su ser, a los que se unían para vencer en las batallas por la conquista de los territorios. No es de extrañar pues que Othar obtuviera tanta fama como aquel que se subía a su lomo para cabalgar, e incluso historiadores aseguran que se le tenía el mismo respeto que a Atila, y jamás se atrevían a colgarle de su montura ningún tipo de adorno.

Tal es así que la figura del equino pasó a la historia junto con Atila sin que se imaginaran las conquistas del caudillo de los Unos sin la presencia del famoso caballo a su lado. Con Othar, Atila llegó a gobernar un imperio de proporciones inmensas en Europa, desde el año 434 hasta su muerte en el 453, siendo durante su reinado uno de los constantes enemigos del Imperio Romano, dividido en dos en ese momento: Oriental, con capital en Constantinopla, y Occidental, con la capital en Rávena, una vez que Roma ya no era el centro político del imperio. El de los hunos vería su extinción y su final con la muerte de su líder.

Si te ha interesado este artículo, no dudes en consultar CUÁL ES EL AUTÉNTICO ORIGEN DEL CABALLO y LOS 7 CABALLOS MÁS FAMOSOS DE LA HISTORIA

seguro para caballos

Othar, el caballo de Atila Rey de los Hunos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *