Perro de San Huberto, el mejor sabueso del mundo

La FCI reconoce a los San Huberto como uno de los mejores perros rastreadores del mundo, siendo capaces de seguir rastros de más de quince días de antigüedad. Esta raza surgió en las Ardenas (Bélgica) de la mano del monje Huberto y de ahí pasó primero a Gran Bretaña y después a Estados Unidos.

Perro de San Huberto

El Perro de San Huberto es una de las escasas razas caninas originarias de Bélgica, concretamente de la región de las Ardenas. Estos perros nacidos en el monasterio de Andain de la mano del monje Huberto, de ahí su nombre, se han hecho cinematográficamente famosos con el sobrenombre de “bloodhound” y todos los hemos visto en más de una película haciendo de sabuesos de la policía o persiguiendo el rastro de esclavos o presidiarios fugitivos.

La propia Federación Canina Internacional (FCI) reconoce al Perro de San Huberto como una de las razas de sabuesos con un olfato más agudo, habiéndose demostrado que son capaces de seguir rastros con más de quince días de antigüedad. Su enorme sensibilidad olfativa se debe a los pliegues internos que existen en sus fosas nasales, por lo cual tradicionalmente estos ejemplares han sido utilizados como perros de rastreo.

En sus inicios esta raza canina fue usada en labores de caza, por algo San Huberto es el patrón de los cazadores, pero en fue el rey Guillermo el Conquistador el primero que hizo que estos perros cruzaran el Canal de La Mancha con destino a Inglaterra, donde fueron cruzados con Mastiff. A partir de ahí recibieron el nombre anglosajón de “bloodhound”, con el que acabaron llegando a Estados Unidos.

Por cierto, tan valorado era y es el olfato de estos sabuesos que durante años la justicia norteamericana consideró como prueba incriminatoria el hecho de que un sospechoso de algún delito fuera reconocido por un “bloodhound”, perros que también se caracterizan por tener grandes camadas, incluso de hasta diecisiete cachorros, aunque lo normal es que oscilen entre seis y diez.

El Perro de San Huberto es un animal de gran fortaleza y tamaño, aunque especialmente ágiles cuando se encuentran en el campo ejerciendo su labor rastreadora. Su cuerpo es más largo que alto y las marcadas arrugas en su cabeza, la papada y sus largas orejas colgantes son tres rasgos distintivos de una raza donde los machos pueden llegar a los 69 centímetros de alzada (63 cm las hembras) y a los 50 kg (45 kg las hembras).

Los colores admitidos son negro y fuego, marrón y fuego y el rojo en sus distintas tonalidades. La vida media de un Perro de San Huberto puede oscilar entre los 10 y 12 años, con un carácter siempre cariñoso con sus dueños, quizá algo tímido con extraños, buenos para convivir con niños y que suele llevarse bien con cualquier otra mascota que viva en la casa. Estos perros no necesitan un ejercicio excesivo, aunque si una salida larga al menos una vez al día, su pelo no precisa mantenimiento y el único problema es que babean en exceso.

seguro para perro
Perro de San Huberto, el mejor sabueso del mundo
5 (100%) 3 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *