El seguro, el ‘salvador’ de la Semana Santa

Hasta cuatro tipos de seguros se contratan en Semana Santa.

Paso de misterio de la hermandad de Pasión (Semana Santa de Huelva).

¿Lluvia en Semana Santa? ¿Qué más puede salir mal en una procesión?

Cofradías, imágenes, pasos y turistas se encomiendan cada año a ‘San Seguro’ para salvaguardar una de las celebraciones más importantes.

Desde tiempos inmemoriales, la Semana Santa y aquellos cofrades que la disfrutan han estado acompañados de una incertidumbre que comienza en los días previos al Domingo de Ramos y que está presente durante el resto de los siguientes siete días. Como no podía ser de otra forma, nos referimos al gran enemigo de esta celebración de pascua, la lluvia.

Las previsiones meteorológicas acechan continuamente a las hermandades que llevan todo un año preparándose para una de las fiestas más importantes del año y la posibilidad de que se produzcan precipitaciones siempre es temida por éstas por lo que supone.

El daño que el agua puede acarrear en las imágenes y en los pasos significa la triste decisión de suspender el recorrido previsto aunque los preparativos estén listos.

La póliza de Contingencias cubre la suspensión del recorrido por la lluvia.

La póliza de Contingencias cubre la suspensión del recorrido por la lluvia.

En esta disyuntiva aparece como protagonista necesario el seguro, que tiene un espacio reservado en estas fechas para evitar un disgusto aún mayor a las cofradías.

Si ya de por sí resulta doloroso no llevar a cabo el recorrido por las calles de la ciudad o pueblo que marcan su itinerario, no podemos olvidarnos de las grandes pérdidas económicas que supone tomar la dura decisión de no realizar la estación de penitencia. Pero la financiera no es la única protección de la que se encarga el seguro en estas fiestas.

¿Qué tipos de pólizas pueden contratarse en Semana Santa?

El seguro de contingencias, un ‘paraguas’ para la lluvia

‘Marzo marzuelo, un día malo y otro bueno’, y ‘en abril, lluvias mil’. Ya lo dicen los refranes. Nadie puede confiar en las inclemencias del tiempo en estos dos meses en los que suelen celebrarse la Semana Santa.

Que la lluvia frustre el trabajo de todo un año es la peor de las noticias para los cofrades y todos aquellos amantes de esta semana tan especial. Por no hablar de los turistas que visitan nuestro país para lucrarse de esta tradición. Pero es que el agua puede dañar tan gravemente las imágenes y los pasos que la decisión de quedarse en el templo -por las nefastas condiciones atmosféricas- resulta en ocasiones obligada.

Los preparativos, las bandas de música, los trayectos necesarios… el coste de una procesión suele ascender a 20.000 ó 30.000 euros, una inversión que puede resultar inútil por culpa de las precipitaciones. Una auténtica penitencia que el seguro puede remediar facilitando la posibilidad de ‘cubrirse las espaldas’ a través del seguro de Contingencias, que tras la cancelación, permite la devolución de parte de lo invertido.

Nazarenos, bandas y costaleros cuentan con un seguro de Accidentes.

Nazarenos, bandas y costaleros cuentan con un seguro de Accidentes.

La cobertura principal no es otra que la indemnización por no poder realizar el recorrido a causa de las condiciones meteorológicas. Ésta se compone de los costes fijos que declaró la hermandad cuando contrató el seguro. En función de lo declarado en la contratación, se establecerá la prima de la póliza.

Estas pólizas, que además de cubrir la suspensión del recorrido por lluvia incluyen también la cancelación por otros fenómenos naturales como nieve, granizo, tormentas o ciclones, o por sucesos de gravedad imprevistos (como una amenaza de atentado) suelen contratarse por parte de las cofradías unas dos semanas antes de Semana Santa, para de esta forma asegurar también los ensayos.

Las compañías aseguradoras que ofrecen estas pólizas específicas eligen las condiciones para abonar la indemnización cuando se lleva a cabo la contratación del seguro. Ésta sólo se producirá si se ha registrado un específico valor de lluvia, viento o nieve previamente a la salida o en las horas posteriores. Si no se alcanzara dicho valor, la cofradía no recibiría dinero alguno. Un ejemplo sería, en el caso de las precipitaciones, un número de litros por centímetro cúbico mínimos registrados.

Responsabilidad Civil para daños a terceros

La lluvia no es el único riesgo al que se enfrentan las hermandades en Semana Santa. Como no, en caso de accidente, existe la posibilidad de contratar un seguro de Responsabilidad Civil con el que la cofradía pueda protegerse en caso de ocasionar algún daño a un tercero mientras la procesión se encuentre realizando su recorrido.

Posibles siniestros por la cantidad de cera en el suelo, un incendio a causa de los cirios o la caída de algún farol del paso pueden ser algunos ejemplos que pueden ocasionarse.

Este tipo de póliza es igual de necesaria que la anterior y si no se ha producido su contratación, deben ser las juntas de las cofradías quienes deben asumir el gasto. A través de este seguro, se dará cobertura al pago de las indemnizaciones al asegurado (ya sean personas o negocios) y al resto de gastos que se pudieran ocasionar.

Este seguro suele ser contratado por el Ayuntamiento de la localidad, que es el que autoriza el recorrido de la procesión en Semana Santa.

El seguro de Responsabilidad Civil cubre los daños a terceros.

El seguro de Responsabilidad Civil cubre los daños a terceros.

Asegurar el Patrimonio de las hermandades en Semana Santa

Más allá del valor sentimental, las imágenes y los pasos están altamente valorados económicamente. Y muchos de ellos son piezas de artesanía formadas por oro y plata. Por lo que es vital protegerse de cualquier accidente, robo o pérdida mediante un seguro de Patrimonio.

Esta póliza actuaría de igual forma como asegurador de algún siniestro o de posibles daños durante la procesión que puedan sufrir los enseres de la hermandad, como las propias imágenes, el paso, el mobiliario o las insignias.

Se trata también de un tipo de seguro que puede contratarse de forma anual para cubrir el local donde se guardan algunos de los bienes, como el paso o algunas de las insignias, durante el resto del año. De esta forma se garantizan daños por posibles robos o incendios en el interior de dicho establecimiento.

Las cofradías cuentan con un seguro de Patrimonio.

Las cofradías cuentan con un seguro de Patrimonio.

Seguro de Accidentes: Asegurar a los cofrades 

De la misma forma, los nazarenos, músicos o costaleros que forman parte de la procesión durante el trayecto también pueden ser víctimas de algún percance a lo largo del recorrido. La póliza de Accidentes que contrata la cofradía cubre de igual forma este tipo de imprevistos.

Una lesión de un costalero o algún percance que le suceda a los nazarenos o los músicos estaría cubierto con este seguro y serían indemnizados o recibirían asistencia sanitaria si fuese necesaria. Para contratar esta póliza es necesario que la hermandad especifique el número de cofrades que realizarán el recorrido.

Los cofrades pueden estar asegurados a través de la Póliza de Accidentes.

Los cofrades pueden estar asegurados a través de la Póliza de Accidentes.

Seguro de Viaje: Asegura tus vacaciones de Semana Santa 

Si eres de los que prefiere utilizar los días de vacaciones en Semana Santa para hacer una escapada de relax, o incluso quieres probar y descubrir las procesiones de otra localidad o comunidad autónoma diferente a la tuya, te recomendamos de igual forma que revises los tipos de seguro que tienes a mano para comparar y contratar.

Organizar cualquier tipo de viaje por corto que sea el trayecto es fundamental para disfrutar de tus días libres asegurado y con total tranquilidad. De esta forma, si sufres cualquier percance o accidente de manera imprevista, o incluso necesitas cancelarlo, debes asegurarte que ésto no agrave los gastos que tenías ya planificados.

Semana Santa es una buena oportunidad para contratar un seguro de viaje.

Semana Santa es una buena oportunidad para contratar un seguro de viaje.

En resumen, lo que ha de quedarnos claro, cuando hablamos de Semana Santa, es que las compañías de seguros no pueden modificar el clima ni garantizar que no se produzca un resbalón, un esguince o un imprevisto desafortunado, pero sí pueden ser «el salvador» de tu Semana Santa, ya seas costalero, nazareno, un devoto asistente o un turista que aprovecha estos días de asueto para viajar. Tener asegurada tu salud, tu patrimonio o el de la cofradía es posible siempre y cuando contrates un seguro que los salvaguarde.

¿Te ha resultado de utilidad este artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales! Si deseas leer más acerca de esta época del año, te recomendamos los siguientes artículos:

Y si tienes dudas sobre las coberturas de tu póliza de viajes o lo que ofrece este tipo de seguro puedes consultar con uno de nuestros especialistas pinchando aquí o llamándonos al 91 640 30 01.

En Terránea cuentas además con el valor añadido de una correduría de seguros, que te asesorará en la contratación, te gestionará el cobro de los siniestros y te defenderá en caso de conflicto con la aseguradora.

Seguros Terranea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *